Si los chistes macabros son lo tuyo, existe la posibilidad de que esto se deba a que posees una inteligencia más elevada que el promedio, de acuerdo con una investigación científica reciente.

¿Te gusta el humor negro? Podría ser signo de una gran inteligencia

El equipo de científicos de la Medical University of Vienna (Universidad Médica de Viena)en Austria que llevó a cabo la investigación estudió el vínculo que existe entre la inteligencia de las personas y el proceso cognitivo que ocurre al procesar una broma pesada.

Por si fuera poco, los investigadores también han descubierto algo interesante y es que las personas que mejor procesan el humor negro tienen las puntuaciones más bajas en escalas de agresión y mal temperamento.

De acuerdo a los investigadores, estos descubrimientos respaldan la noción de que el procesamiento del humor depende tanto de aspectos cognitivos como emocionales, y sugieren que esto también explica el procesamiento del humor negro, que parece ser una tarea compleja de procesamiento de la información.

El estudio del que se desprenden estas conclusiones consistió en entrevistar a 156 sujetos femeninos y masculinos con una edad promedio de 33 años sobre su grado de comprensión y disfrute de 12 viñetas de humor oscuro extraídas de El Libro Negro, obra del caricaturista alemán Uli Stein.

Los tópicos de las bromas en este libro van desde la muerte, enfermedades, discapacidades y la guerra. Para pintar una clara imagen de los chistes a los que los participantes del estudio fueron expuestos sirven estos ejemplos.

¿Te gusta el humor negro Podría ser signo de una gran inteligencia

En la primera caricatura una dama es enviada a la morgue para identificar el cadáver de su esposo. Allí, el médico levanta la sábana blanca sobre el cuerpo para mostrarle el rostro del difunto, a lo que ella responde: «Si, ese es mi esposo. De todos modos, ¿qué polvo blanqueador usó para dejar eso tan blanco?».

En otra caricatura figura un hombre desorientado, utilizando un teléfono público. La voz que habla desde el otro lado de la línea le dice: «Aquí está el contestador automático de la asociación de autoayuda para los pacientes de Alzheimer. Si todavía recuerda su tema, por favor hable después del tono».

Fue requerido a los participantes del estudio que por cada caricatura evaluaran varias cualidades, como qué tan vulgar o de mal gusto encontraban el chiste, qué tan apropiada era la frase final, qué tanto les había gustado y qué tan fresco o novedoso habían encontrado al mismo.

De la misma forma, les fueron evaluadas varias características propias, como su coeficiente intelectual verbal y no verbal, alteración del estado de ánimo, agresión y antecedentes educativos.

Finalmente, descubrieron que no había diferencia entre mujeres y hombres respecto a su apreciación del humor negro y también que la edad no parece ser relevante en este aspecto. ¿Y a ti, te gusta el humor negro?

Imágen: succo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here