Las sensaciones nerviosas son en realidad muy útiles. Se remontan a miles de años atrás, a una época en la que la mayor parte de lo que los humanos no sabían, no entendían o no podría predecir, literalmente, qué podía matarlos. Si los primeros humanos eran lo suficientemente valientes para caminar sobre una pradera de hierba desconocida, por ejemplo, podían terminar convirtiéndose en la cena de algún animal salvaje que estaba al acecho. Por eso, ponerse nervioso en esa situación, era normal, y también necesario para estar alerta.

¿Por qué te pones nervioso? ¡Descúbrelo y enfréntate a ello!

Así que los humanos y otros animales desarrollaron un miedo incorporado a lo desconocido. En un mundo peligroso, incierto, era muy útil para los primeros seres humanos ser capaces de reaccionar ante el peligro con rapidez y eficacia. Esta respuesta al miedo estaba conectada con el sistema nervioso. Estaba diseñada para dar una gran cantidad de fuerza, inteligencia, y velocidad. Cuando los primeros humanos se enfrentaban a los animales salvajes peligrosos, por ejemplo, la respuesta de miedo les ayudaba a correr y esconderse. También les ayudaba a encontrar la fuerza, incluso a hacerse el muerto, si era necesario.

Rara vez nos enfrentamos a los animales salvajes en los tiempos modernos, pero seguimos teniendo la misma respuesta de miedo. Cuando estamos asustados, nerviosos o estresados, nuestro cerebro activa el sistema nervioso simpático. Esto desencadena la liberación de hormonas del estrés, como la adrenalina y la noradrenalina. Y una cascada de reacciones que incluyen:

Aumento de la energía y la fuerza, frecuencia cardíaca y frecuencia respiratoria, que se aceleran en un esfuerzo para proporcionar más sangre oxigenada a los músculos. Bombeamos el azúcar por el torrente sanguíneo para que nuestro cerebro y músculos pueden quemar con facilidad y rapidez, lo que nos permite huir o defendernos de un atacante. Este aumento de la energía y la fuerza ha, por ejemplo, permitido a algunas madres, levantar automóviles bajo los que sus hijos habían quedado atrapados. También mayor agudeza en vista y oído, lo que nos permite ver y oír mejor para que podamos detectar más fácilmente a depredadores peligrosos.

¿Por qué te pones nervioso? ¡Descúbrelo y enfréntate a ello!

Por otro lado, durante la respuesta de miedo, el cuerpo suda. Esto sirve como un mecanismo de pre-enfriado por el que somos más capaces de funcionar sin pasar calor. También rechazamos a nuestra percepción del dolor. Es por esta razón que la víctima de una bala podría no darse cuenta de que ha recibido un disparo. El dolor finalmente no entra en juego – hasta que la persona lesionada se haya desprendido de la respuesta de miedo. Cuando nuestra respuesta al miedo se enciende, nuestro cuerpo entero se moviliza para hacer una cosa y sólo una cosa: sobrevivir.

¿Superarlo?

Mucha gente piensa ponerse nervioso ante algo es una respuesta negativa, y quieren eliminarla. Pero nuestra respuesta de miedo, en realidad puede convertirse en una fuerza que podemos aprovechar y utilizar para nuestra ventaja. Aunque normalmente no tengamos que luchar o correr en situaciones de  vida o muerte, también podemos convertir el miedo en una fuerza cuando entregamos un discurso o mantenemos una conversación durante una primera cita. En lugar de tener miedo a esta respuesta, ¡abrázala y convierte tu temor más grande en su punto más fuerte!

Si te ha gustado este tema, no te puedes perder nuestro artículo sobre: ¿Somos capaces de oler el miedo?

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here