El sistema de reconocimiento facial ha facilitado mucho la vida de los investigadores de crímenes, o al menos eso vemos en las películas o series de televisión sobre policías que tratan de resolver homicidios y otros delitos. Pero, ¿cómo trabaja realmente la tecnología de reconocimiento facial? Descubramos un poquito más de ella.

Tecnología de reconocimiento facial: ¿cómo funciona?

Son varios los métodos de reconocimiento facial existentes, sin embargo, los más comunes son los llamados sistemas de identificación “biométricos”, éste sistema examina las características físicas del cuerpo de una persona en un intento de distinguir qué la hace única y diferente, para poderla diferenciar de todas las demás. Existen también otras formas de este tipo de sistema, entre los que se incluyen la lectura de huellas dactilares, el escaneo de retina, escaneo de iris (usando una parte más fácilmente observable del ojo) e incluso reconocimiento de voz.

Cómo funciona la tecnología de reconocimiento facial

El reconocimiento facial se hace en tres pasos: detección, creación de una marca de rostro (o faceprint) y verificación o identificación. Cada uno de estos sistemas toman datos, a menudo una imagen, de una persona desconocida, analizan los datos en esa entrada e intentan hacerlos coincidir con las entradas existentes en una base de datos de caras o voces de personas conocidas.

Cómo funciona la tecnología de reconocimiento facial

Una vez obtenida esa imagen, el software la analiza para identificar las caras, por ejemplo, en una multitud de personas. En un centro comercial, las cámaras de seguridad alimentarán una computadora con software de reconocimiento facial para llenar una base de datos con esas caras de la multitud.

Cuando el software ha llegado a un tamaño y orientación adecuados para poder analizar la cara, ahora pasa a revisar algo que se denomina “huella digital”. Al igual que un registro de huella digital, una huella, en este caso, es un conjunto de características que tomadas en conjunto identifican de manera única el rostro particular de una persona. Los elementos de esta “huella” incluyen las ubicaciones relativas de las características faciales, como los ojos, las cejas y la forma de la nariz.

Cómo funciona la tecnología de reconocimiento facial

Se puede comparar una huella digital con una fotografía única para verificar la identidad de una persona conocida, pero las huellas digitales también se pueden comparar con las bases de datos de muchas imágenes con la esperanza de identificar a una persona desconocida.

Eso sí, puede haber errores, aunque también es cierto que cada vez son menores. El Instituto Nacional de Estándares y Tecnología de Estados Unidos ha estimado que las tasas de error declaradas están disminuyendo en un 50 por ciento cada dos años, y actualmente están alrededor del 0.8 por ciento, un porcentaje mucho mejor que el del  reconocimiento de voz, que tiene tasas de error por encima del 6 por ciento.

No obstante, aunque la tecnología de reconocimiento facial suene genial para la lucha contra el crimen, ayuda a profundizar las fisuras en nuestra privacidad.

¿Qué opinas de ella? ¿Estás a favor o te genera cierta desconfianza? ¿Te parece una herramienta útil o una excusa para ejercer el control sobre la población? ¡Cuéntanos tu opinión!

También te podría interesar:

5 datos perturbadores sobre Facebook

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here