La modernidad ha dibujado condiciones de vida con las que los hombres y mujeres de otras eras no alcanzaron siquiera a soñar. Nuestras actividades diarias están marcadas por magníficos avances científicos y tecnológicos, que hemos convertido en hábitos cotidianos del que ya hemos olvidado su valor. Pequeñas cosas como refrigerar una bebida para tomarla fría, encender con tan solo un botón la luz de nuestro hogar, o disfrutar de un clima a nuestro gusto con la calefacción o el aire acondicionado, son realidades simples del presente, que han sido posibles gracias a algunos de los inventos que cambiaron el mundo. Según plantea la teoría de Olduvai, todas estas realidades que hoy asumimos como «normalidad», podrían acabarse a corto plazo.

Las creaciones e inventos de la Revolución Industrial, sus métodos y los nuevos procesos, generaron formas de vida diferentes a las que existían hasta el momento. Pero esto que hoy vivimos como realidad, podría tratarse de una etapa finita con fecha de caducidad cercana. Este es el planteamiento que hace el científico Richard C. Duncan al formular la hipótesis de la teoría de Olduvai. Acompáñanos en Supercurioso a conocer de que se trata este planteamiento que a todas luces, se sale de la norma.

Qué es la teoría de Olduvai y cuáles son sus bases

La teoría de Richard Duncan

Como veníamos diciendo, a partir de la explosión de la Revolución Industrial, el mundo no ha parado de moverse a pasos agigantados. La ciencia y la tecnología invaden nuestras vidas, participando en prácticamente todas las actividades. Pero, ¿esta realidad podría tener un punto de colapso? Esto es justamente lo que plantea la hipótesis bajo la que se sustenta la teoría de Olduvai.

El planteamiento fundamental de la teoría sostiene que la civilización industrial actual, bajo cuyos parámetros vivimos, tendría una duración máxima de cien años, contados a partir de 1930. Esta hipótesis defiende que desde el año 2030 en adelante, la humanidad empezaría a caminar a la inversa. Es decir, que poco a poco todos regresaríamos a niveles de civilización comparables a los de etapas pasadas.

La proyección de la teoría de Olduvai se extiende por un milenio entero, hasta el año 3000 d.C. Al llegar a este momento, quienes defienden esta teoría estiman que la civilización humana habrá vuelto a sus formas más primitivas, sustentando la supervivencia de la especie en actividades como la caza.

1. El origen de la teoría de Olduvai

Sin duda, esta teoría ha levantado grandes polémicas en el seno de los diversos grupos científicos. Su creación se atribuye al científico Richard C. Duncan, quien acuñó la idea por primera vez en el año 1989, con la publicación de un trabajo que en ese momento recibió el nombre Teoría de pulso-transitorio. En este texto, Duncan reflejó su experiencia en el manejo de fuentes de energía, así como su afición por la arqueología.

Esa versión inicial recibió a lo largo del tiempo diferentes modificaciones, hasta adoptar en el año de 1996 su nombre definitivo, por el que es conocida en la actualidad. La teoría de Olduvai es renombrada en honor al famoso sitio arqueológico La garganta de Olduvai o de Oldupai, un lugar repleto de yacimientos paleontológicos y arqueológicos, enclavado en el norte de Tanzania, al este de África. Se cree que los sedimentos que nacen en los barrancos de los cañones de la zona, guardan muchos misterios sobre la evolución humana.

2. Los principios que sustentan la teoría

Postulados de la Teoría de Olduvai

La teoría de Olduvai ha sido objeto de muchas modificaciones a lo largo de los años. Desde su formulación inicial hasta el presente, Duncan ha agregado elementos que den fuerza a su planteamiento. El documento presentado por el científico en el año 1996, se tituló «La Teoría de Olduvai: cayendo hacia una era post-industrial de la edad de piedra».

El eje central de la teoría se basa en que, según Duncan, a partir del año 2007 la producción mundial de energía per cápita empezó a disminuir de una manera que, aunque no alarmante al corto plazo, si era continuada en el tiempo. Esto se presentaría como consecuencia de un descenso global de la extracción de combustibles fósiles, que a su vez se justificaría por el agotamiento natural de estos.

Al mismo tiempo, la teoría de Olduvai plantea que el crecimiento poblacional seguiría incrementándose de forma sostenida, aumentando cada vez más su requerimientos energéticos. Las principales consecuencias de esto serían acciones como grandes apagones eléctricos en todo el mundo. Y, a largo plazo, los efectos de la baja en la producción de combustible y electricidad, redundarían en un colapso económico y social de proporciones catastróficas. Duncan hizo una actualización de su teoría en el año 2007, planteando la existencia de algunos postulados fundamentales.

3. Postulados de la Teoría de Olduvai

Postulados de la Teoría de Olduvai

La producción de energía mundial per cápita

Duncan plantea con su teoría que la capacidad real de supervivencia de la Tierra, una vez acabado el petróleo, podría abarcar entre unos 500 y 2.000 millones de personas. Esto implica que, si decae la producción petrolera hasta desaparecer (teniendo en cuenta que hablamos de un recurso no renovable), al menos 4.000 millones de personas no podrían ser reguladas por el sistema, lo que implicaría enormes niveles de mortalidad.

La capacidad de carga terrestre

La teoría de Olduvai refiere al concepto de capacidad de carga terrestre o de sustentación de una especie biológica en un ambiente, como la referencia al tamaño máximo que puede llegar a tener una población, viviendo a largo plazo en un ambiente marcado por ciertas condiciones de alimento, hábitat, agua y otros factores necesarios, entre los que la teoría destaca, la ausencia del petróleo.

El Cénit del Petróleo

En la Teoría de Olduvai, Duncan refiere a la teoría del pico de Hubbert, también llamada el Cénit del petróleo, que plantea el total agotamiento del petróleo y de otros combustibles fósiles a largo plazo. Esto implicaría necesariamente el retorno a la utilización del carbón como fuente primaria y menos potente de energía.

Los movimientos migratorios y las etapas de utilización de energía en Estados Unidos

La teoría de Olduvai pone de manifiesto entre los principios que la determinan los movimientos migratorios de grandes lotes de población, que han ocurrido y seguirán ocurriendo a medida que estos cambios vayan materializándose. De igual modo, plantea la influencia de una serie de etapas en la utilización de energía en Estados Unidos, lo que marca una pauta del uso que se da al petróleo a escala global.

Duncan expone en las diferentes modificaciones que ha hecho en su teoría de Olduvai, la existencia de etapas marcadas en la producción de energía. Refiere por ejemplo, una etapa de crecimiento ocurrida entre 1945 y 1970 en Estados Unidos, en la que se materializó un incremento medio del 1,4% anual en la producción de energía per cápita. En este sentido, hace una proyección de 1998 en adelante, en la que según él, aparece la etapa de declive final o decadencia, con una disminución media del 1,8% anual en la producción de energía per cápita.

El científico habla de la etapa 2008-2012 en adelante, como el declive final del mundo, que no tendría vuelta atrás. La teoría de Olduvai ha sido protagonista de críticas por parte de sectores científicos, políticos e incluso ecologistas, que apuestan por las energías alternativas como sustitución del petróleo. Y tú, ¿qué opinas sobre esta peculiar teoría? ¿Crees que es el camino que está siguiendo el mundo?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here