Tipos de masajes y técnicas para hacerlos bien
4.7 (93.33%) 42 votos

¿A quién no le gusta que le hagan un buen masaje? Pero lo que en principio parece fácil, en realidad no lo es. No permitas que alguien sin conocimientos ponga sus manos sobre tu espalda u otra parte de tu cuerpo con la intención de hacerte un masaje si no sabe cómo hacerlo, porque te puede producir algún daño peor que el que ya tenías. Para que esto no te pase te explicamos los tipos de masajes que existen y las técnicas para hacerlos bien.

Tipos de masajes. Terapias orientales

Suscríbete a nuestro Youtube | Gana una tarjeta Amazon 100$
Suscríbete a nuestro canal de YouTube y disfruta de las mejores curiosidades en vídeo. Además, cada mes, ¡Sorteamos una tarjeta Amazon de 100$ entre los suscriptores más activos. ¿Quieres ser tú? 👉🏻 Haz clic y Suscríbete Ahora

Hoy en día tenemos a nuestra disposición una gran variedad de masajes, que podemos clasificar en función de la escuela a la que pertenecen: la oriental o la occidental. Las terapias orientales son muy estimulantes y emplean presiones muy focalizadas; entre las más populares se encuentran el Tui Na, el shiatsu o la reflexología.

El masaje terapéutico chino o Tui Na

Con más de 4.000 años de antigüedad, es uno de los métodos que usa la Medicina Tradicional China con el objetivo de “prevenir, curar y conservar la salud”. Utiliza gran variedad de técnicas con el objetivo de armonizar el flujo interno de energía y se adapta a las características de cada persona aumentando progresivamente la intensidad.

El shiatsu

Es una terapia manual japonesa que se desarrolló a partir de la acupuntura china. La técnica se centra en la presión que ejercen los pulgares y las palmas de las manos sobre determinados puntos, con el objetivo no solo de prevenir la enfermedad sino también de activar los mecanismos de curación del propio organismo.

La reflexología

Es una antigua ciencia cuyos orígenes se encuentran en China, Egipto y la India. Se fundamenta en el principio de acción/reacción, es decir, que presionando sobre uans determinadas partes del cuerpo (pies y manos) se pueden estimular otras. La modalidad más conocida es la reflexología podal, que se basa en que si una zona es particularmente sensible es porque tiene una anomalía energética.

Tipos de masajes
La reflexología podal estimula todo el cuerpo

Tipos de masajes. Terapias occidentales

Los masajes que se basan en técnicas occidentales inciden en la relajación muscular y los tipos de masajes más conocidos son el sueco, el californiano y el masaje holístico.

El masaje sueco

Fue desarrollado por Per Henrik Ling, un especialista en técnicas orientales que las adaptó a sus necesidades. Los tres tipos de movimientos que desarrolló fueron: la fricción, el amasamiento y la percusión, con los cuales se consiguen beneficios como la mejora de la circulación sanguínea o la relajación de la tensión muscular.

El masaje californiano o sensitivo

Utiliza una gran variedad de técnicas para enriquecer la sensibilidad del individuo. Se estimulan suavemente los músculos para proporcionar una estado profundo de relajación. Los beneficios de esta técnica son muchos: activa la circulación de la sangre, calma el sistema nervioso, libera tensiones acumuladas y predispone a la meditación.

El masaje holístico

Es la unión de cuatro métodos de masaje: shiatsu, reflexología, tántrico y sensitivo, con la finalidad de conseguir el equilibrio del ser humano a todos los niveles, físico, mental y espiritual.

Tipos de masajes
El amasamiento, técnica muy usada en las terapias occidentales

Técnicas para hacer un buen masaje

Existen cuatro técnicas básicas que se utilizan en función de la zona:

  1. Percusión. Consiste en aplicar golpes cortos y suaves para estimular los músculos. Es muy recomendable cuando la persona realiza un trabajo sedentario y poca actividad física. Por medio de rápidas palmadas y pequeños golpes con el borde de la mano se dilatan los vasos capilares y se recupera el tono cardiovascular.
  2. Amasado. Se trata de usar las yemas de los dedos ejerciendo cierta presión. De este modo se calientan los músculos, que es la forma correcta de empezar y acabar un masaje.
  3. Fricción. Consiste en frotar con las manos extendidas la zona que queremos masajear. Primero se usa una mano y después la otra, ejerciendo siempre cierta fuerza.
  4. Presión. Esta técnica es muy beneficiosa cuando el dolor se localiza en una zona concreta y se requiere un alivio rápido. La forma correcta de hacerlo consiste en usar las yemas de los dedos y apoyarse en el pulgar para obtener un poco más de fuerza. Y debe presionarse la zona dolorida entre cinco y diez segundos antes de soltarla.

Ahora que ya conoces los distintos tipos de masajes y sus técnicas, ¿qué te parecen?, ¿cuál preferirías que te aplicasen?

Y si además de relajar tu cuerpo quieres relajar tu mente: ¿Necesitas desestresarte? Ejercicios relajantes de menos de 10 minutos

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here