Valora este post

Nuestros queridos perros y gatos, esas mascotas que son parte de la familia, también pueden presentar demencia. Si observas que tu mascota está desorientada, no te reconoce o no responde de igual manera a los estímulos, es muy probable que ya estén enfermos.

Te explicamos un poco más para que puedas prepararte y darle los cuidados necesarios para que sus últimos momentos no sean tan duros.

¿Tu mascota sufre demencia? Éstos son los síntomas

En un reporte del Daily Mail, se habla de una investigación llevada a cabo en la Universidad de Edimburgo (Escocia), donde se encontró que la mitad de los gatos mayores de 15 años, y un tercio de los que tienen entre 11 y 14, sufren de demencia; asimismo, otro estudio indicó que el 41% de los perros de 14 años o más, y el 23% de los mayores de 12 también la sufren.

¿A qué se debe esto? Los investigadores creen que es el resultado del hecho de que la expectativa de vida de estas mascotas haya aumentado. Irónicamente los cuidados extremos, la comida cara, medicamentos, cirugías y todo lo que hacemos por nuestras mascotas para alargarles la vida tienen, en muchos casos, un desenlace muy triste: la demencia.

PerroNegro

La principal forma de demencia en los animales se llama “síndrome de disfunción cognitiva”, que es una enfermedad cerebral degenerativa sorprendentemente parecida al Alzheimer en las personas.

Al igual que en los seres humanos, las áreas del cerebro dejan de funcionar correctamente, lo que conlleva a problemas de aprendizaje, memoria, patrones de sueño, interacción social e incluso la continencia (control de los esfínteres).

Gato

Jon Bowen, profesor honorario del comportamiento en pequeños animales en el Real Colegio Veterinario de Londres, dice:

“Hace muchos años no solíamos ver a las mascotas vivir 16, 17 años o más, y hoy en día es usual. Sus cerebros no evolucionaron para vivir tanto tiempo, y por lo tanto colapsan. En cierta medida, son los propietarios de estos animales los responsables del aumento de la demencia”.

Los científicos aún no se explican satisfactoriamente por qué algunos animales se ven afectados y otros no, aunque han visto que la pérdida asociada a la edad de la función cognitiva en perros y gatos se vincula a cambios estructurales parecidos a los del cerebro humano: una acumulación de una proteína llamada amiloide en el tejido cerebral. Esta proteína se acumula en las células nerviosas del cerebro y altera su funcionamiento.

El deterioro suele ser progresivo y mientras más anticipado sea el diagnóstico mejores probabilidades tendrá tu mascota de recibir un tratamiento más adecuado.

PastorAlemán

En cuanto a los síntomas, éstos son algunos que los científicos lograron establecer, una serie de preguntas a las que nosotros, como dueños, contestaremos:

  • ¿Se olvida de hacer sus necesidades en sus sitios habituales, o de buscar atención?
  • ¿Vocaliza repetidamente o sin razón aparente?
  • ¿Se pierde o se confunde en casa?
  • ¿Reconoce de forma adecuada a los miembros de la familia, o a gente conocida?
  • ¿Miran fijamente a su alrededor, como si no reconocieran dónde están?
  • ¿Vagan sin rumbo fijo, y no parecen conocer el camino habitual?
  • ¿Está irritable, duerme más de día y está inquieto por la noche?
  • ¿Responde menos a los estímulos?

Si has contestado a tres o más preguntas de forma afirmativa, lo mejor es que lleves a tu mascota al veterinario, para que te indique la mejor manera en que de ahora en adelante sea tratado este miembro de la familia, querido e irremplazable.

Y si quieres saber cómo envejece tu perro, pincha aquí.

Imágenes: Artur StaszewskiPhil RomansDimitri Torterat, JustShot., FrANk.H ^.^

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here