Seguramente, cuando oyes hablar de danza, te imaginas a un montón de chicas esbeltas y delgadas subiéndose a unas puntas de infarto, pero en esta entrada os explicamos una nueva forma de hacer ballet con un toque de humor bastante atrayente. ¿Quieres conocer más sobre esta nueva manera de presentar un espectáculo clásico? No te pierdas lo mejor del Ballet el Trockadero.

Puntas de la talla 44

El «Ballet el Trockadero de Monte Carlo» es una compañía estadounidense de hombres que realizan parodias de clichés del romántico y clásico ballet.

Esta empresa fue fundada por tres bailarinas en la ciudad de Nueva York en el año 1974 y se inició con la creación de espectáculos nocturnos en Broadway. Su primer show fue representado el 9 de septiembre de 1974. Después de recibir una crítica favorable en el periódico “The New Yorker”, la compañía empezó a recorrer el mundo con contratos prologados en muchas ciudades internacionales.

ballet_humorístico-supercurioso

Los miembros del Ballet El Trockadero conjuntan, con una buena técnica de ballet, la parodia inofensiva y las payasadas. Todos sus componentes son hombres que representan versiones originales a las convenciones de los diferentes estilos de danza. La comedia se consigue con la inclusión y el exageramiento de accidentes e incoherencias de la danza tradicional. El hecho de que el hombre interprete a la perfección todos los personajes que son ejecutados por féminas en el baile convencional (cisnes, princesas, damas, sílfides, etc.), hace que se observe como una forma más de arte.

Los bailarines se valen del tono humorístico para combinar parodias, poses y elementos físicos enfocados a mostrar las habilidades técnicas de los intérpretes. Gran parte del sentido del humor de este ballet, se encuentra en ver como los componentes se adueñan de las cualidades y funciones femeninas para efectuar el espectáculo.

¿Quieres ver cómo lo hacen? Te dejamos con este vídeo en el que representan una parte del afamado «Lago de los cisnes«

Si te ha gustado este tema, quizás te animes con la lectura de «Anna Pavlova, la bailarina que se obsesionó con los cisnes«.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here