Según el escritor británico de ciencia ficción y futurista Arthur C. Clarke, “cualquier tecnología suficientemente avanzada es indistinguible de la magia”. Eso es probablemente lo que sucede con nosotros, los humanos, y la vida alienígena que puede ser tan avanzada que la confundimos con las leyes de la física. Descúbre de qué trata esta hipótesis.

Podríamos estar confundiendo la vida alienígena con los fenómenos de la física en nuestro universo

En 2016, el director de astrobiología de la Universidad de Columbia, Caleb Scharf, planteó un fascinante experimento mental. Propuso que, tal vez, los alienígenas están tan avanzados respecto a nosotros que no podemos diferenciarlos de las leyes de la física.

Su hipótesis exponía que si el cosmos tiene otras formas de vida, y si parte de esa vida ha evolucionado más allá de nuestros propios puntos de referencia de complejidad y tecnología, deberíamos considerar algunas posibilidades muy extremas.

En el artículo donde planteó esta idea, Scharf explicó que, tal vez, el conjunto de todo lo que existe en alguna parte sea en sí mismo inteligencia alienígena. Según el científico, la vida podría no tener que estar hecha de átomos y moléculas, sino que podría ensamblarse a partir de cualquier conjunto de bloques con la complejidad requerida. De ser así, una civilización podría transcribirse a sí misma y a su reino físico completo en nuevas formas.

“De hecho, tal vez nuestro universo sea una de las nuevas formas en que otras civilizaciones transcribieron su mundo”, sostiene.

Los futuristas y los creyentes en una “singularidad” de máquina predicen que la vida y su bagaje tecnológico podrían terminar tan fuera de nuestro alcance que ni siquiera nos daríamos cuenta de que lo estábamos mirando. Aunque suene demencial, esto explicaría claramente por qué todavía no hemos visto inteligencia avanzada en el cosmos que nos rodea, a pesar del gran número de planetas en los que podría haber surgido. Eso es lo que conocemos como la paradoja de Fermi.

La vida alienígena podría ser tan avanzada que no la distinguimos de las leyes de la física

Scharf argumenta que su experimento de pensamiento podría explicar los fenómenos cósmicos más misteriosos, como la evasiva materia oscura. Este material invisible constituye el 27% del universo observable, pero aún desconocemos casi todo sobre ella. En base a las suposiciones y predicciones de los cosmólogos y astrónomos, la materia oscura podría ser mucho más complicada de lo que estamos dispuestos a entender.

Ante esta aparente complejidad, Scharf dice que no sería descabellado pensar que vida tecnológicamente avanzada está almacenada allí. Argumenta que no hay mejor manera  de escapar de los desagradables caprichos de las explosiones de supernova y rayos gamma que adoptar una forma que sea inmune a la radiación electromagnética.

Este astrobiólogo explica finalmente que tal vez la vida hiper-avanzada no es solo externa. Quizás ya esté por todas partes, incrustada en lo que percibimos como la física misma, desde el comportamiento de las partículas y los campos hasta los fenómenos de complejidad y emergencia. En otras palabras, la vida podría no estar solo en las ecuaciones. Podría ser las ecuaciones mismas.

Debemos tener en cuenta que este es solo un experimento de pensamiento de la mente activa de un astrobiólogo, una posibilidad entre millones de otras, pero fascinante de considerar después de todo.

¿Qué te parece esta hipótesis sobre la vida alienígena?

Imágenes: Angela_Yuriko_Smith / Wikimedia Commons

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here