A finales del siglo XX empezó a popularizarse la terapia asistida con animales o zooterapia, cuya misión es ayudar a pacientes que sufren trastornos psicológicos, ya sean niños o adultos, y acompañar a personas mayores. Seguro que has oído hablar de ella, pero desde Supercurioso queremos ofrecerte las claves de la zooterapia y que sepas qué es y cómo funciona.

¿Qué es la zooterapia?

La zooterapia o terapia con animales tiene como misión aprovechar las ventajas de las mascotas para tratar los casos de enfermedades de cualquier tipo, sobre todo, en niños y personas mayores. Es muy usada para el autismo y las discapacidades mentales o intelectuales.

zooterapia
Los perros ayudan a relacionare tanto a niños como a mayores

Está demostrado científicamente que la zooterapia es muy positiva para el ser humano, tanto física como psicológicamente. Entre sus beneficios podemos destacar:

  • La empatía: los niños se identifican fácilmente con los animales; es más sencillo enseñar a un niño a sentir empatía por un animal que por un humano, ya que es más fácil determinar los sentimientos de un animal a través de los gestos que los de una persona. Por eso se usa tanto la terapia con animales en niños con autismo y con problemas de relaciones.
  • La socialización: la presencia de un animal hace que las personas se relacionen mejor, se muestren más alegres y sociables y disminuya la ansiedad y el estrés que puedan tener. El animal puede servir de nexo de unión entre personas con dificultades para relacionarse.
  • La aceptación: los animales, por lo general, aceptan a todas las personas, sin calificarlas. Les es igual si eres alto o bajo, guapo o feo, listo o tonto. El animal no tiene prejuicios y de esta manera aquellos que se ven diferentes se sienten aceptados por alguien especial para ellos.

¿Cómo funciona la zooterapia?

Las terapias asistidas con animales son intervenciones terapéuticas en una persona a través de un animal con el objetivo de mejorar y complementar un programa de estimulación multisensorial. El animal favorece y facilita de una manera lúdica la consecución de los objetivos individuales y/o grupales.

La zooterapia se utiliza principalmente en tres colectivos: gente de la tercera edad, niños con autismo y personas con discapacidad intelectual. En cada uno de estos grupos el uso de estas terapias alternativas presenta unos objetivos diferentes, pero la finalidad acaba siendo la misma, que a través de los animales todos y cada uno de los pacientes se sientan mejor consigo mismos y con los demás.

zooterapia
Los gatos potencian la salud de los ancianos

Veamos los objetivos perseguidos en la terapia con animales en cada uno de los grupos citados:

-Personas de la tercera edad: se trata de estimular la motricidad; trabajar la memoria a corto, medio y largo plazo; mejorar las habilidades sociales y trabajar la comunicación; y aumentar la autoestima y la seguridad en uno mismo.

-Niños con autismo: lo que se persigue es potenciar la empatía, mejorar las habilidades sociales y comunicativas, agrandar la tolerancia a la frustración y reducir la impulsividad.

-Personas con discapacidad intelectual: se busca trabajar la motricidad y la coordinación ojo-mano, estimular las habilidades sociales, mejorar la empatía y que se hagan cargo de las consecuencias de sus actos.

Los mejores animales para poner en práctica la zooterapia

Perros, gatos, caballos y delfines, por su carácter, son los animales más usados para estas terapias y con los que se obtienen mayores beneficios.

Los perros son excelentes compañeros y su presencia sirve para disminuir el estrés, mejorar el estado de ánimo y la capacidad de atención. Los perros de terapia ayudan a reconocer el cuerpo, ejercitar la memoria y desarrollar habilidades de ocio. Además, favorecen el desarrollo de los sentidos, brindando estímulos táctiles, visuales y auditivos. La mejores razas para perros de terapia son el chihuahua, el labrador, el cavalier, el salchicha o el yorkshire terrier.

Los gatos son ideales para los tratamientos en personas mayores. El gato está presente en un gran número geriátricos porque potencia la salud de los ancianos, les relaja y les quita la depresión. Un gato sirve para recuperar a quienes han sufrido accidentes cerebrovasculares, reduce la ansiedad en tratamientos extensos como la quimioterapia y previene la depresión.

Los caballos se utilizan para mejorar el equilibrio, el control muscular y los movimientos articulares. Gracias a la terapia equina, los niños y adolescentes que sufren de TDA-H consiguen modificar rápidamente su conducta inadecuada. Las características de los caballos permiten que las personas puedan trabajar su motivación, facilitando una comunicación que no está basada en palabras, sino en gestos y amor.

zooterapia
Delfinoterapia, altamente beneficiosa para estimular a niños con autismo

Y por último, los delfines. La delfinoterapia es otra de las terapias alternativas que se utilizan para mejorar las capacidades psicoemocionales, cognitivas e incluso motoras de muchos pacientes, sobre todo de niños con autismo. Se basa en la influencia beneficiosa y el estímulo que supone estar al lado de unos animales tan carismáticos y poco accesibles como los delfines. Más el añadido de un ambiente como el acuático, que facilita la activación motriz y lúdica incluso para personas con dificultades físicas.

¿Conocías todos los beneficios de la zooterapia? ¿Con qué animal te quedarías para realizar una terapia? Explícanoslo.

Si quieres saber más sobre la relación de las personas y los animales, Los “espíritus familiares” de las brujas encarnados en animales domésticos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here