¡Hola Supercurioso! Antes de leer el artículo nos gustaría que conocieras una nueva forma de descubrir nuestro curioso mundo, ¡a través de Youtube! Tenemos un canal del que nos encantaría que formaras parte. ¡Puedes suscribirte y conocerlo aquí –> YouTube Supercurioso!

Te subes en un ascensor en el que te encuentras a tu vecino. Os dais los buenos días, seguido de un “parece que hoy hace bueno”. Y luego, nada. Es una escena muy común que le puede pasar incluso hasta a los más habladores. Sin embargo, este tipo de silencios incómodos pueden marcar la diferencia entre sentirte aceptado o no. ¿Quieres saber cuántos segundos se necesitan para sentirte rechazado?

Silencios Incómodos. Este es el tiempo que necesitas para sentirte RECHAZADO y es demasiado poco

Cuatro segundos. Parece un intervalo de tiempo muy corto, pero es todo lo que se necesita para que un silencio se vuelva incómodo y nos sintamos rechazados.

triste sentirse rechazado

Por contra, un buen flujo conversacional implica que mejoremos nuestro autoestima y sentimiento de pertenencia, según señala un estudio holandés publicado en 2011 en el Journal of Experimental Social Psychology.

El flujo de conversación se asocia con emociones positivas y un mayor sentido de pertenencia, autoestima, validación social y consenso“, explicaba el equipo de investigación del psicólogo Namkje Koudenburg, mientras que “interrumpir el flujo por un breve silencio produce sentimientos de rechazo y emociones negativas“.

Los silencios incómodos de más de cuatro segundos nos pueden provocar ansiedad. La respuesta a este enigma se remonta a algo muy primario: Para nuestros ancestros, la exclusión social podía llegar a suponer incluso la muerte. Aunque esto haya cambiado en la actualidad, sí explica que aún conservemos un instinto que nos haga sentir incómodos antes las incompatibilidades con nuestro interlocutor.

triste chica rubia

Para llegar a dicha conclusión, los investigadores realizaron dos experimentos. En la primera prueba, 102 estudiantes tuvieron que leer una conversación en la que uno de los oradores comentaba de forma insensible que “las personas obesas debían pagar dos asientos en el autobús“. En la primera versión, el comentario sin tacto iba seguido de un silencio incómodo, mientras que en la segunda no. Los participantes tuvieron que meterse en la piel del interlocutor que profería la observación y, obviamente, se sintieron más ansiosos, rechazados y con peor autoestima en la primera versión.

En el segundo experimento, 60 estudiantes tuvieron que ver dos vídeos sobre relaciones sexuales entre alumnos y profesores. En ambas conversaciones se trataron los mismos temas, solo que en una de las versiones se incluyó un silencio de cuatro segundos. A pesar de que los estudiantes no fueron conscientes de esta pausa, coincidieron en señalar este vídeo como el más incómodo.

silencio incómodo, desafío

Así que ya sabéis. Si no queréis que vuestro interlocutor se sienta rechazado, tratad por todos los medios de evitar estos cuatro segundos nefastos. Y, si no sabéis cómo hacerlo, haced uso del método FORD, tal y como señala Curiosity. Es decir, cuando no sepáis de qué hablar, preguntad sobre las cuatro iniciales FORD: Family, occupation, recreation, dreams, que en español se traduce como familia, ocupación, ocio y sueños.

Aunque existen muchos otros consejos para ser un buen conversador, y desde Supercurioso ya os hemos desvelado algunos.

¡Esperemos que os funcionen!

Imagen: sifotography / 123RF Foto de archivo, sifotography / 123RF Foto de archivo

Compartir

Dejar respuesta