Valora este post

En Supercurioso hemos investigado en numerosas ocasiones adicciones raras y realmente curiosas. En esta nueva entrada, os mostramos adicciones extrañas que algunas personas pueden llegar a tener (no apto para sensibles). ¡Sigue leyendo!

Empecemos, ¿qué es una adicción?

La adicción puede definirse como la necesidad fuerte y dañina de tener una cotidianidad con un comportamiento o tener un gran interés por algo.

En ocasiones, las personas tienen antojos que los psicólogos no pueden aceptar como adiciones reales. Aunque estas “obsesiones” no se encuentren catalogadas en un manual de diagnóstico, a continuación os mostramos algunas de las adicciones más raras que existen.

¡3 adicciones súper extrañas!

1. Comer cenizas humanas

Una mujer que come las cenizas de su marido incinerado es una de las personas con la rara adicción que es representada el conocido programa inglés “Mi extraña adicción” (puedes ver el episodio -> aquí.)

cenizas

En el programa se ve como la viuda, triste por la muerte de su marido, lleva consigo y a todas partes sus cenizas. En un descuido, un poco de ceniza le cae en el dedo y en vez de retirar el polvo de la mano, decide comérselo. Desde ese momento, la mujer lleva consumidas cerca de medio kilo de cenizas.

2. Beber ambientador

En otro capítulo del programa anteriormente mencionado, una mujer se presenta como adicta a beber ambientador. Podemos ver como una mujer se dedica echarse líquido en spray de ambientador casi 50 veces al día que se convierten en casi 20 botes de ambientador por semana.

beber ambientador

La rutina empezó cuando, por accidente, un poco de spray cayó en el vaso de agua de la mujer. Según comenta, su sabor favorito es el de “sábanas”. ¡Horrible!

3. Masticar hielo

Seguro que en más de una ocasión te ha dado por masticar el hielo que te quedaba en el vaso, pero hay personas que tienen tendencia a masticar de manera compulsiva y a consumir grandes cantidades de agua congelada. A esta adicción se le denomina Pagofagia y proviene de la predisposición a comer alimentos que no aportan ningún valor nutritivo.

comer hielo

En este caso, masticar hielo compulsivamente, puede ser un signo de problemas por estrés o trastorno obsesivo-compulsivo, además de alguna falta alimenticia como la carencia de hierro.

¿Habías oído hablar de alguna de estas adicciones? ¡Coméntanoslas!

Si te ha parecido interesante, puede que te guste «Fumar cannabis puede producir problemas de fertilidad masculina».

Imagen: Tim Pierce

26 Comentarios

  1. Si! Dos super extrañas, una d una chica q era adicta a comer esponjas y otra a beber…esmaltes de uñas!!!! Locas las tipas

  2. Habia escuchado a cerca de la adicción a comer hielo, de hecho cuando estuve embarazada me cogió con comerlo, pero no a nivel de adicción.

    • Tal cual,,,, a mí me sucedió lo mismo, en mi primer embarazo me antoje de chupete el hielo y es una sensación delicioso, pero todo en exceso es malo.

  3. También es frecuente en las embarazadas comer cosas extrañas por «antojos» por ejemplo, colillas de cigarrillo, jabón detergente, pedazos de pared, entre otros, se dice, pero no se ha comprobado puede ser falta de minerales y nutrientes. (para esa gracia se antojarían de brocoli) este trastorno se llama pica.
    felicidades a la autora, escribe temas que me llaman mucho la atención.
    podría interesarle regresiones e hipnosis pero desde el punto de vista científico. (vidas pasadas)

  4. Yo he visto varias veces el programa del que hablan de casos extraños o algo a si se llama y también he visto capítulos de estas obsesiones,desde gente que come abono para las plantas,otras piedras,pero la de las cenizas del marido cuando se le acaben,que va hacer esa mujer.

  5. Yo soy adicta al hielo, me paso el día comiendo hielo, a la mañana me despierto directo a la heladera, y de hecho soy anemica crónica

  6. yo vi una q se comia el plastico. asi tal cual os lo digo e. desde vasos de plastico hasta rapones o lo q encontrara.
    otra q se bañaba con lejia en la bañera dios mio!!

  7. A esa mujer que se comía las cenizas de su marido, mejor lo trocea, lo guarda en el congelador y se lo va comiendo poquito a poquito, ya que por lo menos nos está demostrando que su marido ESTABA PARA COMÉRSELO.

  8. A MI EN MIS EMBARAZOS ME DIO POR COMER TERRONES DE TIERRA ¡¡¡ O LADRILLO ¡¡ ES ALGO IMPULSIVO NO ESTA EN TI CONTROLARLO, Y ES EFECTIVAMENTE POR FALTA DE HIERRO ¡

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here