Valora este post

La mitología y el folclore de muchos pueblos incorpora demonios femeninos. En Supercurioso hemos conocido a Abrahel y en esta ocasión os traemos otros 3 temibles demonios femeninos.

Demonios femeninos

1. Ardat Lili

Ardat Lili es un demonio nocturno al que también se conoce como Lilu o Lilitu. Lo encontramos en las culturas sumerias, babilonicas, asirias y en la tradición hebrea. El nombre significa «Dama de la desolación» y es descrita como un espíritu volador que para los asirios tiene alas hechas de viento y para los hebreos toma la forma de una lechuza. Su pelo está permanentemente enmarañado y hace todo el daño que puede a los humanos con los que entra en contacto.

3 temibles demonios femeninos

Se la asocia también con las tormentas y actúa como un súcubo, atrayendo a los hombres a zonas desérticas para acabar con ellos. También causa daños a los niños y las embarazadas. En algunas tradiciones se la considera la madre de Lilith, la primera esposa de Adán.

2. Batibat

El Batibat, también llamado Bangungot por la enfermedad que provoca, es un demonio femenino del folclore ilocano. Los ilocanos son un grupo etnolingüístico filipino. El Batibat toma la forma de una mujer muy gruesa y es un demonio pacífico hasta que alguien corta el árbol en el que vive. Entonces se vuelve vengativa. Acudirá a la casa que se haya hecho con la madera de su árbol y se sentará sobre el pecho del que duerma en ella causándole la muerte. El fallecimiento se producirá por asfixia y esta enfermedad fatal nocturna recibe el nombre de Bangungot y su descripción es muy semejante a la muerte súbita del adulto que se produce durante el sueño.

3 temibles demonios femeninos

Existe una manera de contrarrestar el ataque de una Batibat: morderse el dedo pulgar del pie. De esta manera el atacado se despertará de la pesadilla a la que lo ha inducido la Batibat y se librará de su ataque.

3. Empusa

La Empusa es una figura que pertenece a la mitología de la antigua Grecia. Se la considera una diablesa guardiana del hades, hija de Hécate y Mormo. Es una «cambiaformas», este don le permite adoptar la apariencia de animales domésticos como perros o vacas, pero también la de una bellísima hetera o prostituta. Sin embargo, cuando se convierte en mujer no consigue transformarse completamente y una de sus piernas queda con la forma de una pata de burro o se convierte en un miembro de bronce.

3 temibles demonios femeninos

Las noches de luna llena le gusta atraer a sus víctimas, principalmente viajeros, hacia parajes desiertos y mientras duermen beber su sangre y luego comérselos. Actualmente aún existe en el folclore de las montañas griegas un duende que asusta a los pastores tomando la forma de un perro, un buey o una mula.

¿Que te han parecido estos temibles demonios femeninos? ¿Conoces otros? Si te ha interesado este artículo, quizá quieras leer:

Un demonio para cada Pecado Capital. ¿Sabes sus nombres?

¡Escalofriante! El DEMONIO de los sueños de China

Imágenes: Aiwokchris blackman

3 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here