A lo largo de los años hemos escuchado infinitas veces las antiguas historias de amor, esas que tanto nos han contado, relatos clásicos llenos de romanticismo. Historias de amor como la de Romeo y Julieta, la de Cleopatra y Marco Antonio y como la de Abelardo y Eloísa. Un apasionado romance de la Edad Media que muy pocos conocen. Esta historia fue por mucho tiempo un relato referente del amor prohibido, perseguido y castigado. Por eso hoy en Supercurioso te vamos a contar todo sobre esta historia tan interesante. ¡No te lo pierdas!

El amor prohibido de Abelardo y Eloísa en la Edad Media

Seguramente tienes alguna idea sobre estas historias, un clásico es la de Romeo y Julieta, una de las más famosas. Pero si te preguntamos por la historia de Aberlardo y Eloísa ¿sabes quiénes fueron? o sabrás por ejemplo ¿Qué les ocurrió? porque debió haber ocurrido algo para que su historia se recuerde. De hecho, este relato se convirtió en un símbolo de la literatura de la Edad Media, y ya sabrás por qué. Lo primero que debes saber es que fueron una pareja de enamorados que vivieron un pasión desbordada y sin medida en  Francia durante el siglo XII. Se sabe que su amor era como una llama incesante, porque hubo prueba de ello, esto gracias a las cartas que se enviaban y que hoy en día son un referente literario de esa época. Pero a pesar de su inmenso amor, cuando el romance se hizo público fue cuando el drama llegó a sus vidas, convirtiendo el amor en una gran desdicha.

¿Quienes eran Abelardo y Eloísa? Bien, Pierre Abelard (Pedro Abelardo en español) fue un filósofo y teólogo francés que nació en 1079 en Palais, Alta Bretaña. Un hombre que se dedicó a la enseñanza y que en la actualidad es reconocido como uno de los grandes genios de la historia de la lógica, así como por su talento para la dialéctica y la poesía. Pero para conseguir todo esto tuvo que hacer algunos sacrificios, pues se esperaba de él que fuera un gran militar, así que al evadir este destino tuvo que renunciar a su herencia y a sus tierras. Eloísa por su parte (22 años menor que Abelardo) era una mujer hermosa pero huerfana, la cual quedó bajo el cuidado de su tío Fulberto. Era una mujer muy culta, y a pesar de que se tiene menos información de ella, sabemos que hablaba tres idiomas (hebreo, latín y griego), lo que causaba gran furor para la época. Pero, ¿Cómo comenzó esta historia?

Abelardo y Eloísa. Amor y tragedia entre maestro y alumna. 1

¿Cómo empezó esta historia de amor y dolor?

Abelardo y Eloísa eran dos personas muy diferentes, pero aún así desarrollaron un gran amor que comenzó de la siguiente manera. Fulberto, el tío de Eloísa, era el canónigo de París, y al conocer a Abelardo le encarga la educación de su sobrina Eloísa, dejándolo entrar en su casa no sólo para educar a la muchacha sino también para cuidarla, ya que Abelardo en aquella época contaba con una gran fama como maestro y como persona. Abelardo aceptó la misión y sus intenciones de educar y cuidar de la sobrina del canónigo estaban más que claras hasta que conoció a la joven y quedó deslumbrado. Eloísa era una joven adolescente de 17 años que combinaba su belleza con una fuerte personalidad y agudeza intelectual que sin duda fueron la perdición de Abelardo.

A pesar de la gran diferencia de edad, Abelardo y Eloísa compartían una energía intelectual y gusto por el aprendizaje de las artes que los unía, y aunque el deseo era muy intenso el aprendizaje no dejaba de ser importante. Sin embargo, Abelardo, un hombre apuesto y carismático, al parecer también era un gran seductor. Sabía cautivar a las mujeres, y esto lo convertía en el Don Juan de su época. Él mismo cuenta en sus escritos que apenas la vio supo que Eloísa sería su próxima conquista, pero con lo que no contaba es que quedaría completamente enamorado de ella.

¿Qué sucedió para acabar con el amor?

Para la época, estaba fijado que los educadores debían practicar celibato, pero Abelardo no pudo resistirse a la  muchacha y buscó todos los medios para seducirla. Incluso en uno de sus escritos Abelardo lo cuenta.

Abelardo y Eloísa. Amor y tragedia entre maestro y alumna. 2

«Bajo el pretexto de estudio pasamos nuestras horas en la felicidad del amor, y el aprendizaje nos dio las oportunidades secretas que nuestra pasión ansiaba. Nuestro discurso fue más de amor que de los libros que se abrían ante nosotros; nuestros besos eran mucho más numerosos que nuestras palabras razonadas.»

Abelardo y Eloísa no tardaron en comenzar una relación amorosa de forma secreta, y esto llevó a Abelardo al desequilibrio emocional, no al nivel de locura, sino al nivel de desconcentración. Sus sentimientos por Eloísa comenzaron a afectar su vida normal. Se dice que Abelardo empezó a sentirse agobiado en sus estudios, su energía para el aprendizaje se vio mermada, su clases empezaron a perder inspiración, y sus poemas se centraban ahora en el amor. Pronto sus estudiantes empezaron a darse cuenta de lo que ocurría y dedujeron que el amor se había apoderado de él, así que los rumores de un posible romance entre Abelardo y Eloísa empezaron a correr por París. Sus encuentros se volvieron cada vez más carnales, al nivel de que Abelardo escribía: «Mis manos se iban más a sus senos que a los propios libros…»

El rumor de un romance se esparcía rápidamente, pero estos rumores no llegaban a Fulberto, el único que parecía no enterarse de nada, pues su confianza en su amada y admirada sobrina era muy fuerte. Sin embargo, el rumor llegó finalmente a Fulberto, y aquí Abelardo escribió: «¡Oh, cuán grande fue el dolor del tío cuando se enteró de la verdad, y qué amargo fue el dolor de los amantes cuando nos vimos obligados a separarnos!«

¿Huida y venganza?

La historia de amor entre Abelardo y Eloísa duro cuatro años, pero debido a que el tío se enteró de lo ocurrido los amantes tuvieron que separarse. La separación no duró mucho, pues poco tiempo después Eloísa descubrió que estaba embarazada y al enterarse Abelardo de la noticia, huyeron y se refugiaron con la familia de Abelardo, con la que permanecieron hasta que nació el bebé, al que llamaron Astrolabio. La solución al problema no era tan simple como parecía, pues el matrimonio no era una solución para los hombres de ciencia, las normas eran tan estrictas que este hecho acabaría con la carrera de Abelardo. Así que decidieron celebrar un matrimonio secreto, pero Fulberto vio su orgullo dañado y no guardó silencio, dando a conocer la unión en matrimonio de la pareja.

El niño murió poco tiempo después y Abelardo decidió enviar a su esposa al convento de Argenteuil, para mantenerla segura. Pero Fulberto se enfureció y decidió vengarse. Para ello sobornó a dos funcionarios para que permitieran dejar entrar durante la noche a unos atacantes a la habitación en la que Abelardo dormía, y que de este modo pudieran castrarlo. Lo que ocasionó que Abelardo pensara en una vida de reclusión, dedicada a Dios, pues para él esta era la única alternativa que su orgullo le permitiría. Abelardo convenció a su esposa para que tomara el velo y se convirtiera en monja. Eloísa aceptó haciéndose monja, y aunque sus cuerpos ya no pudieron estar unidos, sus almas siguieron compartiendo un viaje intelectual, emocional y espiritual.

Mientras ambos estaban en el claustro, se seguían enviando cartas llenas de la pasión que se tenían el uno por el otro, cartas que luego se convirtieron en una muestra y una referencia de la literatura de la época. Los años pasaron y Abelardo murió primero, cuando Eloísa muere, fue enterrada junto a él y todavía hoy yacen juntos, creando lo que sólo podría ser el final de una historia de amor medieval. ¿Qué te ha parecido la historia de Abelardo y Eloísa? Déjanos un comentario, queremos leerte.

8 Comentarios

  1. No cabe duda que la realidad supera la ficción. Hermosa pero trágica historia de amor en la que -como siempre- la familia tenía que meter la cola.

  2. Hola, me gustó esta historia, pero quede con dudas… ¿Y qué paso con el hijo de ellos? ¿pudo ser monja teniendo un hijo?, creo que hicieron falta algunos detalles, saludos 🙂

  3. Hola, yo hace varios años vi una película con esta historia, pero ella era hija como del rey. Y al hijo lo dejan con la familia y luego el papá lo lleva al convento de la mamá cuando el era adolecente .
    Si logras obtener el nombre de la película por favor házmelo saber, que hubo un tiempo que la busque y nunca lo encontré.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here