La madre naturaleza no para de sorprendernos con sus rincones remotos y sus curiosas criaturas. En el mundo natural nos encontramos con raros animales que casi no duermen, o con otros que, por sus características físicas, se cuentan entre las especies más raras del planeta. Pero hoy en Supercurioso hemos querido profundizar en un aspecto quizás un tanto más complejo y que bien vale la pena estudiar. Se trata del hermafroditismo en animales. Esta condición que también está presente en el mundo de los seres humanos, tiene en el universo animal una peculiaridad, y es que se trata de especies que pueden autofecundarse, sin necesidad de contar con un compañero del sexo opuesto. Acompáñanos a conocer de qué se trata este raro proceso biológico, así como los principales animales hermafroditas. ¡Empecemos!

¿Qué es hermafrodita?

Hermafroditismo en animales

Partimos la definición de qué es hermafrodita, y en este sentido encontramos diferencias en la aplicación del concepto a seres humanos o al mundo animal. En el caso de las personas, esta condición se hace presente cuando se tienen los órganos sexuales masculinos y femeninos. Es decir, que aunque haya predominio físico de algún género, la persona expone en su cuerpo características de los órganos sexuales tanto del hombre como de la mujer, esto como consecuencia de una anomalía somática o física.

Ahora bien, en lo que respecta al hermafroditismo en animales, se trata de la manifestación orgánica en la que, además de apreciarse órganos sexuales correspondientes al macho y la hembra en un mismo animal, este tiene en muchas ocasiones la posibilidad de autofecundarse. En definitiva, los seres vivos llamados hermafroditas tienen un aparato mixto que tiene la capacidad de producir tanto gametos femeninos como masculinos. Se considera que esta manera de reproducción que muestran estas especies puede ser ideal en el caso de motivos como el hábitat, su escasa población, sus lentísimos traslados o su aislamiento hace muy difícil que encuentren pareja.

Hermafroditismo en animales

En el mundo animal la cantidad de especies de animales hermafroditas ronda las 65.000. Respecto a la cantidad de especies de animales en total, que son aproximadamente 8.6 millones, representa un porcentaje relativamente bajo: el 0.7%. El mayor número se da entre los artrópodos. Ahora bien, yéndonos a la realidad, entre los animales hermafroditas no es cosa común la fecundación interna o autofecundación. Lo más habitual es que actúen como machos o hembras en un proceso que se conoce como «hermafroditismo simultáneo» o que atraviesen períodos de su vida en los cuales únicamente son capaces de reproducirse como seres de sexo femenino o masculino de manera alternada, lo que se conoce como «hermafroditismo secuencial».

En efecto, la reproducción de los animales hermafroditas puede producirse por fecundación cruzada (la combinación de gametos de dos padres) o por autofecundación. En los animales hermafroditas simultáneos, que son los que tienen órganos masculinos y femeninos al mismo tiempo, como es el caso de los gasterópodos (los caracoles y babosas, entre otros) hay un intercambio de material sexual a través del espermatóforo, una cápsula o masa creada por los machos de diversas especies animales, principalmente invertebrados, que contienen espermatozoides. Pasado un período gestacional, ambos animales pondrán huevos que estarán fertilizados. Algunos tipos de peces como el hamlet alternan la función de macho o hembra durante las horas o días que puede durar el apareamiento.

El hermafroditismo en animales también tiene variaciones como la de los hermafroditas secuenciales. Se trata de los individuos de aquellas especies que nacen con un sexo y pueden cambiar al opuesto. Los hermafroditas secuenciales, a lo largo de su vida, únicamente pueden cambiar de sexo una vez. Se dividen en tres categorías diferentes: Los protoandrinos, los protoginos y los cambiadores de sexo bidireccionales.

En el caso de los animales hermafroditas protoandrinos, son aquellos en los que el organismo nace como macho y posteriormente cambia de sexo para convertirse en hembra. Los protoginos son lo contrario. Nacen como hembras y luego mutan a machos. Por último nos encontramos con los cambiadores de sexo bidireccionales, que son animales que poseen ambos tipos de órganos reproductivos, y actúan de una manera o de otra de acuerdo a la etapa de su vida en la que estén.

7 Ejemplos de animales hermafroditas

1. El pez payasoAnimales hermafroditas.

El pez payaso es uno de los animales hermafroditas que entra en la categoría de los protoandrinos. Su organismo nace como macho y generalmente habita en arrecifes de coral en simbiosis con las anémonas de mar. Por lo general una anémona tiene lo que se conoce como un «harén» que está compuesto por una hembra grande y un macho reproductor de menor tamaño. También suelen haber otros machos más pequeños que no son reproductivos. Si falta la hembra, el macho reproductor cambia de sexo y el de mayor tamaño de entre los que no son reproductivos madurará sexualmente y se convertirá en el macho reproductivo.

2. Los peces

Quizás no sabías que el 2% de las especies de peces sobre el planeta son hermafroditas. Sin embargo, al vivir la mayoría de ellos en las capas más profundas del océano, su estudio se ha hecho complejo. Además del pez payaso con el que abrimos nuestra lista, se destaca también el Serranus tortugarum, que habita en los arrecifes costeros de Panamá. Esta especie tiene ambos sexos desarrollados a la vez, y puede llegar a alternarlos con su pareja hasta veinte veces por día. También existen otras especies de peces que cambian de sexo por razones sociales. Cuando viven en colonias y muere el macho dominante, la hembra de mayor tamaño del grupo cambia de sexo y pasa a adoptar su rol.

3. La estrella de mar

animales que se autofecundan

Otra de las especies clásicas del hermafroditismo en animales es la estrella de mar. La realidad es que, aunque mayoritariamente son dioicas (machos y hembras), existen especies hermafroditas secuenciales y hermafroditas simultáneas.

4. Las ostras, vieiras y almejas

Las ostras, las vieiras o las almejas también son animales hermafroditas, que aunque suelen tener sexos separados, en ocasiones lo cambian a lo largo de su vida.

5. Las lombrices de tierra, caracoles y sanguijuelas

especies que se autofecundan

Estas tres especies también se suman al listado de animales hermafroditas. Sin duda que se trata de animales en general muy poco agradables para el hombre, sin embargo su faceta hermafrodita es muy interesante desde el punto de vista biológico. Pueden ser hermafroditas simultáneos o permanentes.

6. La Tenia

Entre los animales que se autofecundan tenemos a la tenia. Se trata de un parásito interno al que se le hace muy difícil reproducirse con otro organismo. Por ello su método más común de reproducción es la autofecundación, aunque también puede realizar la fecundación cruzada.

7. Las Ranas

especies que se autofecundan

Y el último de los ejemplos que te comentamos sobre el hermafroditismo en animales es el de las ranas. En efecto, existen algunas especies como la rana arbolícola africana, que nacen y viven sus etapas juveniles como machos, pero al llegar a la edad adulta se transforman en hembras.

Sin duda que la naturaleza es un universo infinito que no para de sorprendernos. Aunque parezca insólito, el hermafroditismo animal es una condición con la que viven más de 65 mil especies. Sin duda que un aspecto muy complejo de la biología animal, que en muchos casos representa la supervivencia de estos curiosos animales. Y tu, ¿Conocías a estos animales hermafroditas? Si eres, como nosotros, un amante del mundo animal, no te pierdas esta selección de los animales más inteligentes del mundo.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here