Una de las peores situaciones en las que una persona puede hallarse es ante el suicidio de un familiar o de un ser querido. La pregunta de si se hubiera podido hacer algo es inevitable, y la sensación de fracaso, muchas veces insufrible. La AMERICAN ASSOCIATION OF SUICIDOLOGY  y la SAVE (Suicide awareness Voices of Education) han elaborado estudios de los que se pueden extraer 5 actitudes que hacen sospechar que una persona necesita ayuda médica, ya que está pensando en quitarse la vida. No siempre encontraremos síntomas, pero conviene tenerlos en cuenta.

¡ATENCION! 5 Síntomas de suicidio

1. Autolesionarse

No todo el que se autolesiona (cortes, golpes…) es un potencial suicida, pero sí es un síntoma que debe alarmarnos y conducirnos a solicitar ayuda para esta persona, pues en muchos casos es una antesala del suicidio.

cutter

También hay que añadir otros comportamientos autodestructivos, como la ingesta desmesurada de alcohol o drogas.

2. Sensación de pérdida

Otro síntoma que se puede detectar en una persona que esta pensando en quitarse la vida, es la sensación de pérdida profunda. Ésta tanto puede ser por el fallecimiento de un ser querido como, en el caso de los jóvenes, al ser rechazado por un grupo o el haber perdido a los amigos. Incluso en niños esta sensación puede formarse por el divorcio de sus padres.

suicidio

Todas estas situaciones acrecientan la impresión de soledad y puede, en algunos casos, conducir al suicidio. Hay que fijarse en la persona que habla de suicidarse y en aquella que después de un período de gran ansiedad, aparece con una gran calma. Es posible que haya tomado una determinación fatal y que este hecho la haya tranquilizado.

3. Cambio de hábitos y personalidad

Si se observan actitudes como pérdida de interés por las cosas y en especial una apatía frente a obsequios o actividades que debieran hacer ilusión. Regalar las pertencencias a personas del entorno. Alteraciones en la alimentación o en el sueño y falta de motivación general. Cambios como no querer realizar actividades fuera de casa o evitar a los amigos de siempre.
suicidio
Todas estas variaciones deberían hacer saltar la alarma.

4. Baja autoestima o inseguridad

Frases como  «Si no estuviera nadie me echaría de menos» o «Nadie se preocupa por mí» indican una baja autoestima y pudieran indicar que se necesita ayuda. Esto puede traducirse también en dificultades en el trabajo o en el colegio en caso de niños.

5. Desesperanza

La persona que está pensando en el suicidio no utilizará expresiones como «la próxima semana» o «el año que viene» o si es un niño no dirá cosas como «cuando sea mayor», ya que indican un proyecto de futuro que no tienen.

suicidio

La desesperanza puede hacerse evidente en frases en las que hable de «marcharse» o de dejar los «asuntos en orden», así como en expresiones que indiquen que se siente culpable o ya no espera nada.

Estas son las indicaciones recogidas en la Asociación Americana para la Prevención del Suicidio y en la SAVE. No necesariamente cuando una persona tiene alguno de estos síntomas está pensando en suicidarse. Pero, ante cualquier duda, lo mejor es contactar con un especialista.

Si te ha interesado este artículo, quizá quieras saber porque son más altas las tasas de suicidio en Europa.

Imágenes: Kiran Foster

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here