Los helados, chocolates y galletas forman parte de los gustos de todos aquellos fanáticos de los sabores dulces. Pero hay algunas golosinas especiales, cuyo sabor y aspecto nos llevan en un viaje directo a lo mejor de nuestra infancia. Los dulces Pez son una de las más especiales. Se trata de aquellos deliciosos y pequeños caramelos que vienen en unos dispensadores automáticos, decorados con el rostro de nuestro personaje favorito. Causaron furor durante muchas décadas, y aún hoy siguen siendo uno de los mejores clásicos en el mundo de las golosinas. Hoy en Supercurioso hemos querido descubrir la historia y las más interesantes curiosidades sobre los caramelos Pez.

¿Cuál es el origen de los caramelos Pez?

Caramelos Pez

Un emprendedor de origen austríaco, fue el responsable de la creación de las golosinas que revolucionarían el mundo de los sabores azucarados: los dulces Pez. Fue Eduard Haas III, descendiente de una acaudalada familia de médicos y comerciantes, quien decidió apostar por un camino empresarial diferente. Fue así como nacieron en la ciudad de Viena y en el año 1927, los famosos caramelos Pez.

Para la fabricación de los caramelos Pez, Haas usó Pfefferminz, o aceite de menta. Con sus conocimientos en química, se propuso la elaboración de unos pequeños caramelos que servían para refrescar la boca y para disimular el aliento pesado que quedaba luego de fumar o mascar tabaco. Con el nombre de su ingrediente estrella, el Pfefferminz, realizó un acrónimo de las letras. De allí proviene el nombre de los caramelos Pez.

Tan sólo ocho años le llevó a los curiosos caramelos convertirse en una sensación en ventas. Haas abrió entonces una gran fábrica en la entonces llamada Checoslovaquia, que le permitiría aumentar la producción. Pero fue luego de la Segunda Guerra Mundial cuando el éxito de los dulces Pez se internacionalizó y consolidó. Fue en el año 1949 cuando el ingeniero Osker Uxa diseñó el primer dispensador, con una bonita forma de encendedor dorado, que hacía muy fácil y cómodo ofrecer caramelos.

Entonces el dispensador de caramelos Pez empezó a hacerse muy popular entre la alta sociedad. En aquellos lugares en los que se prohibía fumar, era considerado un elemento elegante. En 1950 Haas patentó el expendedor en todo el mundo. En 1952 se extendió por Estados Unidos. La idea de apostar al mercado infantil vino después, y así empezaron a ponerse las cabezas de los personajes más populares de ficción en los dispensadores. Los primeros fueron Mickey Mousse y Santa Claus. Desde entonces se han hecho cientos de diseños diferentes para los dispensadores.

Las 10 mejores curiosidades de los caramelos Pez

1. ¿Cuántos caramelos hay en cada dispensador?

En cada uno de los los dispensadores clásicos de los ricos caramelos Pez, caben doce dulces de la marca, ¿los habías contado?

2. Las Azafatas Pez

Caramelos Pez | Origen y curiosidades del famoso dispensador de dulces

Como publicidad para los caramelos Pez se hizo una campaña en la que chicas jóvenes y guapas, vestidas con vistosos uniformes con la marca Pez, ofrecían en bandejas consumiciones gratuitas de los dulces. La imagen de las azafatas de Pez estuvo en carteles, exposiciones, anuncios e incluso en las máquinas de vending, convirtiéndose en un clásico de la marca.

3. Las máquinas de Vending

Las máquinas de vending o expendedoras de caramelos Pez funcionaron entre los años 1950 y 1980, especialmente en Austria y Alemania. En los momentos de mayor auge de los dulces Pez, se llegaron a contar hasta 36 mil máquinas.

4. Los nuevos sabores

Si bien el inicio de estos curiosos caramelos fue sólo con el sabor de menta, luego fueron incorporándose otros gustos que fueron muy bien aceptados, especialmente en el público infantil. Los primeros sabores comercializados fueron frutales y tuvieron especial éxito los de fresa, cereza, manzana, limón, sandía y naranja. Más adelante se añadieron otros como el de cola o café, y en la actualidad hay varios sabores sin azúcar.

5. La creación de los dispensadores, como llegada a Estados Unidos

Después de la Segunda Guerra Mundial, como producto de la depresión económica del continente entero, la marca experimentó una caída en ventas. Pero sería también justo en ese período cuando se crearía el dispensador de caramelos Pez, que impulsaría de nuevo la comercialización. Fue gracias a este invento que Haas logró penetrar, en 1952, el mercado norteamericano. En la actualidad la marca Pez tiene una gran fábrica en Orange, Connecticut. En este país, son tan populares que cada año se consumen más de 3 mil millones de piezas-ladrillitos de caramelos Pez.

6. Los caramelos Pez de Elvis

En principio las cabezas de los dispensadores debían ser siempre personajes de ficción, pero la compañía de caramelos Pez ha hecho algunas excepciones. Entre ellas, en 2007, para conmemorar el 30 aniversario de la muerte de Elvis Presley, sacó al mercado un juego de tres dispensadores con la cabeza del cantante, en tres momentos diferentes de su vida.

7. Los dulces Pez de la realeza

En el año 2011 la marca contravino de nuevo su propia norma, creando dos dispensadores de caramelos Pez con la cara del príncipe William de Reino Unido y la que se convirtió en su esposa, Kate Middleton. Se hicieron pocas unidades y se subastaron en e-bay para recaudar fondos con fines benéficos. Se vendieron por algo más de 13.000 dólares.

8. El logo de los caramelos Pez

Caramelos Pez | Origen y curiosidades del famoso dispensador de dulces

¿En algún momento te has dedicado a detallar el logotipo de los dulces Pez? Pues resulta que la figura está integrada por los propios caramelos Pez. En total hay 44. ¡Puedes contarlos!

9. Los personajes más populares

Entre los personajes más populares que hemos podido ver como cabezas de los dispensadores Pez encontramos personajes de Disney, Warner Bros, Nickelodeon o Cartoon Networks, aunque también se han hecho ediciones especiales de Star Wars, Spider-Man o Mario.

10. Los dulces Pez como objetos de colección

Los dispensadores se han convertido en objetos de colección y alcanzan precios elevados en subastas de todo el mundo. Una cabeza antigua de Mickey Mouse se vendió por 7.000 dólares y una con la efigie de un burro demócrata que había pertenecido a John F. Kennedy, por 13.000 dólares.

Estos ricos caramelos se han convertido en una leyenda viva en el mundo de los dulces. Desde su origen, como pastillas para refrescar el aliento, hasta los geniales dispensadores con figuras de moda, que los niños adoran, los caramelos Pez llegaron para quedarse por muchos años en el gusto de grandes y chicos.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here