Cerdos en llamas, los antitanque de la antigüedad
5 con 1 voto[s]

El general cartaginense Aníbal Barca puso en jaque al imperio romano gracias a su ejército en el que se incluían los temidos Elefantes de Guerra. Muchos conoceréis al dedillo esta épica campaña gracias al juego de PC Age Of Empires, un clásico. Por aquel entonces los Elefantes de Guerra eran como los tanques de la actualidad, su gran tamaño, su robusta piel y su fuerza en carga los hacía prácticamente indestructibles. Eran capaces de pisotear lineas enteras de enemigos casi sin recibir daños.

Pero si los elefantes de guerra eran los tanques del pasado, los cerdos en llamas fueron los misiles antitanque de aquella época. Este «dispositivo de defensa» contra los Elefantes de Guerra consistía en piaras de cerdos untadas de brea a las que se les prendía fuego. El chillido de los cerdos al verse en llamas, corriendo en dirección hacia los elefantes enloquecía a estos últimos que huían en estampida aplastando tras su retirada a sus propias tropas y causando innumerables destrozos.

Elefantes batalla

Tal es así que durante la Guerra de Cremónides (267 a.C – 261 a. C) la ciudad de Megara se defendieron de un ataque de elefantes de guerra por parte de Antígono II Gónatas con una piara de cerdos en llamas. Los chillidos de los cerdos hicieron que los elefantes salieran huyendo y destrozaran a sus propias tropas, lo que dio un vuelco a la batalla. Desde entonces Antígono II comenzó a criar a sus elefantes de guerra junto a cerdos para que se acostumbraran a la presencia de estos y a sus chillidos.

De todos modos también hay que destacar que los cerdos en llamas no eran ni mucho menos un arma perfecta. Tenían varios problemas importantes que limitaban su uso solamente a ocasiones desesperadas. El primero de sus handicaps era el alcance, los ejércitos se dieron cuenta muy pronto de que un cerdo en llamas tenía muy poco recorrido antes de morir, es por ello que obligaba a lanzar a los cerdos contra el enemigo cuando este ya se encontraba muy cerca. Es aquí donde viene el segundo problema, al lanzar a los cerdos a tan poca distancia en muchas ocasiones estos se giraban y en lugar de correr contra los elefantes corrían contra sus propias tropas creando un caos y descontrol digno de película de humor.

Si os ha gustado este artículo histórico de guerra, puede que os interese conocer la batalla más etílica y absurda de la historia.

Imágenes: jaci XIII

7 Comentarios

  1. Un artículo muy interesante, aunque breve. Me hubiese gustado que se abundase más en este tema y se ofrecieran más datos de batallas en las que se emplearon estos «dispositivos de defensa».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here