Decía el escritor francés Antoine de Saint-Exupery, en una de sus más célebres frases sobre la violencia bélica, que “la guerra no es una aventura, es una enfermedad”. En efecto, son muchos los enfrentamientos que, obedeciendo intereses políticos y económicos, han sembrado la muerte y la desgracia en el mundo. La Guerra de Vietnam o la Primera Guerra Mundial han sido algunas de las guerras más terribles, pero el origen de la Segunda Guerra Mundial, su desarrollo y sus dantescas consecuencias, la sitúan sin duda en el primer lugar, como la más atroz de la historia. Hoy en Supercurioso nos acercaremos a los principales hechos que explican por qué se inició la Segunda Guerra Mundial.

Los primeros pasos de la Segunda Guerra Mundial

por que se inicio la Segunda Guerra Mundial

El por qué se inicio la Segunda Guerra Mundial lo encontramos en dos puntos fundamentales. Por una parte, la finalización de la Primera Guerra Mundial con la firma del Tratado de Versalles, que sometía a las naciones perdedoras de la contienda a condiciones altamente desfavorables. Sería este el caldo de cultivo con el que en Europa empezarían a tomar vuelo regímenes totalitarios como el fascismo italiano o el nazismo alemán.

El segundo factor clave en el origen de la Segunda Guerra Mundial fue, sin dudas, la existencia de Adolf Hitler y el crecimiento sostenido de su poderío. Fue el primero de septiembre de 1939 cuando el líder nazi, frente al edificio del Reichstag alemán, pronunciaría las palabras que marcarían el inicio del conflicto bélico más atroz que ha vivido la humanidad: “Esta noche, soldados regulares polacos han disparado por primera vez contra nuestro territorio”. Se daría de esa forma la acción que responde al por qué se inicio la Segunda Guerra Mundial: la invasión alemana a territorio polaco.

Factores que marcaron el origen de la Segunda Guerra Mundial

1. El contexto social previo

origen de la Segunda Guerra Mundial

El asesinato del archiduque Francisco Fernando de Austria, ocurrido en 28 de junio de 1924 en la ciudad de Sarajevo, se tiene como el detonante de la Primera Guerra Mundial. Pero las causas profundas las encontramos en un contexto social cultural y económico marcado por el nacionalismo, el desarrollo de la industria armamentística, las tensiones geopolíticas y la formación de alianzas en toda Europa. Estos mismos antecedentes, acentuados y sumándose a una ola de revanchismo, son el contexto en el que se da el origen de la Segunda Guerra Mundial.

Incluso, estudiosos de la materia exponen que la respuesta a por qué se inició la Segunda Guerra Mundial, la hallamos en una triste continuación del primer conflicto bélico, pero con una gravedad más profunda. Tan es así, que el mismo que años más tarde iría a la cabeza del partido Nazi, Adolf Hitler, ocupó la posición de cabo en el Ejército Alemán durante el primer conflicto. La finalización de la también llamada Gran Guerra, en 1918, y especialmente la firma del Tratado de Versalles, el 28 de junio de 1919, marcarían la generación de profundos malestares y heridas sociales, que el Nazismo bien supo direccionar en favor de su causa.

2. El Tratado de Versalles

Si buscamos una explicación a por qué se inicio la Segunda Guerra Mundial, encontramos en la firma del Tratado de Versalles y en sus condiciones, un punto clave. Este documento no solo implicó la finalización definitiva de la Primera Guerra Mundial y el reconocimiento de la derrota alemana, sino la obligatoria aceptación de una serie de términos que resultaban altamente perjudiciales para la nación germana.

La región de Renania, tierras a ambos lados del río Rin, al oeste de Alemania, tuvieron que ser desmilitarizadas. Se prohibió al país la unificación con Austria, al tiempo que perdió territorios de habla germana, como la ciudad de Danzig. Se exigía el desmontaje del Ejército, que quedó reducido a una fuerza simbólica. Se sumó a las consecuencias más graves del Tratado, y que dieron claro pie al origen de la Segunda Guerra Mundial, la inclusión de una cláusula que hacía a Alemania responsable de la guerra, y con ello obligaba a la nación a pagar enormes tributos a modo de reparación, terminando de sumirla en una crisis económica, política y social de gran escala.

3. Hitler llega al poder

El origen de la Segunda Guerra Mundial está íntimamente atado a la vida de un personaje que pasó a la historia, como una de las figuras más sombrías de las que se ha tenido referencia: Adolf Hitler. Nacido en Austria y nacionalizado alemán, este hombre mostró desde joven una predisposición a la guerra y un exacerbado sentimiento nacionalista. Como líder del movimiento Nazi, supo comprender las quejas y malestares de la sociedad alemana, para sumarles a su proyecto.

Hitler llega al poder en 1933, y desde entonces empezó a transmitir al pueblo germano, con la potente oratoria de la que era dueño, las bases de su ideología: el pangermanismo como la unificación de todos los pueblos alemanes, la recuperación del espacio vital, mediante la conquista de territorios del este de Europa, la erradicación del movimiento comunista y la consecución de la más pura raza germana, sinónimo de la mayor perfección, la raza Aria.

4. El aumento de las fuerzas políticas

Segunda Guerra Mundial

Las tensiones políticas, ideológicas y económicas de la Europa posterior a la guerra no cesaron. Al hablar de por qué se inició la Segunda Guerra Mundial, nos encontramos con un mapa de sucesos que fueron aportando en la construcción de los paradigmas que darían lugar al conflicto. El ascenso del Fascismo en Italia, con la figura de Benito Mussolini, así como el avance del militarismo japonés y sus invasiones a China en la década de 1930, fueron los pilares de alianza con los que el Nazismo se atrevería a promover de nuevo una guerra.

Con estos fuertes aliados, Hitler a la cabeza del gobierno alemán, burló las limitaciones que había sido impuestas por el Tratado de Versalles. En secreto, inició el rearme de la república. Militarizó la región del Rin en 1936 y se unió con Austria en 1938. La Sociedad de Naciones, encargada de controlar la paz luego de la finalización de la Primera Guerra Mundial, mantuvo una política de apaciguamiento que no dio ningún resultado efectivo. Hitler lanzó entonces la invasión a Polonia el primero de septiembre de 1939.

La respuesta europea fue el detonante del conflicto que explica por qué se inicio la Segunda Guerra Mundial: Reino Unido y Francia, dos días después de entrar soldados alemanes al territorio polaco, declararon la guerra a la Alemania Nazi. Fue así como, el 3 de septiembre de 1939 iniciaría formalmente una guerra que en seis años devastaría por completo Europa, y en la que se vivirían sucesos negros e inolvidables para la historia de la humanidad, como las atroces bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki, detonadas en el país nipón.

También se viviría el inolvidable Holocausto en el que el partido Nazi acabaría con la vida de homosexuales, discapacitados, gitanos, prisioneros de guerra polacos o rusos, y especialmente de los Judíos. Hasta hace poco se creyó que las víctimas del holocausto estaban alrededor de seis millones de personas, pero una reciente investigación a cargo del Museo del Holocausto de Washington, sugiere que el exterminio judío pudo ser mucho mayor, y ubicarse en una cifra de entre quince y veinte millones de fallecidos.

El origen de la Segunda Guerra Mundial fue, para muchos historiadores, previsible. Lo que nadie llegó a imaginar fue el grado de brutalidad, de odio y de barbarismo que llegarían a manifestarse en estos seis negros años de historia. Si te interesa aprender más sobre este importante tema, consulta esta selección de los mejores libros de la Segunda Guerra Mundial y aprende sobre los miles de detalles, historias y particularidades que se vivieron durante esta guerra atroz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here