En 1919, después de cinco años de lucha, un documento puso fin a la Primera Guerra Mundial: El Tratado de Versalles. Aunque el acuerdo señalaba a Alemania como culpable del conflicto bélico que azotó a Europa durante años y, por lo tanto, responsabilizaba al país del daño y le imponía importantes multas, el pacto fue objetivo de muchas críticas, por las duras cláusulas contra la nación vencida. En Supercurioso investigamos y te contamos más sobre El Tratado de Versalles.

El Tratado de Versalles y el fin de la Primera Guerra Mundial

El Tratado de Versalles y el fin de la Primera Guerra Mundial

El Tratado de Versalles es una de las curiosidades de la primera guerra mundial. Se firmó el 28 de junio de 1919, día en que se cumplían exactamente cinco años del atentado de Sarajevo, donde fue asesinado el archiduque Francisco Fernando, suceso que dio inicio a la Primera Guerra Mundial. Los términos del tratado habían sido discutidos con anterioridad en la Conferencia de Paz de París, por los países aliados: Francia, Reino Unido y Estados Unidos, quienes elaboraron un documento por cada potencia vencida. El Tratado de Versalles fue el impuesto al Imperio Alemán.

Así, los representantes de los países aliados, reunidos en la Galería de los Espejos del Palacio de Versalles, redactaron un acuerdo con cláusulas de distinta índole, pero todas con el mismo objetivo: hacer pagar a Alemania por su culpabilidad en la guerra. Estados Unidos fue el único miembro que no ratificó el pacto, por la división política entre demócratas y republicanos.

El Tratado de Versalles se conformó entonces de 15 partes, que contemplaban sanciones, reparaciones, y cláusulas de castigo en áreas como la financiera, militar y territorial. Sin embargo, los representantes de Alemania consideraron que el acuerdo había sido, en realidad, un mandato, puesto que fue establecido a la fuerza sin un mecanismo de consulta o participación.

1. Una deuda que terminó en 2010

El Tratado de Versalles impuso sanciones a Alemania en distintas áreas. En la territorial, el documento quitó al país el 13 por ciento de su suelo y una décima parte de su población. También fue obligado a ceder todo su imperio colonial, que fue repartido entre los miembros de la nueva Sociedad de las Naciones (creada con el mismo tratado), principalmente entre el Reino Unido y Francia.

Entre las cláusulas militares, lo más relevante fue la reducción del ejército alemán a apenas 100 mil hombres, sin artillería pesada, submarinos ni aviación. Se prohibió que el país reclutase soldados y se confiscaron la mayoría de sus armas y buques. También se les ordenó dejar de fabricar material de guerra.

La cláusulas económicas fueron las que mayor vigencia tuvieron. El Tratado de Versalles exigía que Alemania pagara 269.000 millones de marcos de oro, el equivalente a 33.000 millones de euros. Alemania canceló la totalidad de la deuda para reparaciones de guerra en 1983. Sin embargo, todavía tenía pendiente el pago de los intereses generados desde la aprobación del tratado, cuyo pago estaba regulado por una cláusula especial: estos intereses no podían ser abonados hasta que Alemania no estuviese reunificada.

Tras la reunificación del país, Alemania contaría con 20 años más para la cancelación de los intereses de la deuda fijada por el Tratado de Versalles. Y así fue. Se fijó el 3 de octubre de 1990 como fecha de inicio de esos 20 años. Alemania liquidó totalmente las reparaciones de guerra, finalmente, el 3 de octubre de 2010.

2. Resentimiento que trajo más guerra

El Tratato de Versalles obligó a Alemania a someter a juicio a su emperador, Guillermo II, por crímenes de guerra, y le exigió al país asumir toda la culpa del conflicto bélico, así como la total responsabilidad sobre las causas y pérdidas. En esencia, frases de guerra que traen más guerra.

Muchos coinciden en que esta obligación, junto con el resto de las sanciones impuestas, reforzaron el sentimiento nacionalista que dio paso años más tarde a la Segunda Guerra Mundial. De hecho, Adolf Hitler se opuso, desde que comenzó su ascensión política, al Tratado de Versalles, y ganó el apoyo de quienes, como él, consideraban injusto que Alemania hubiese tenido que asumir toda la culpa de la Primera Guerra Mundial, que se cobró la vida de más de 8,5 millones de miembros del ejército y de al menos 6,6 millones de civiles.

¿Te gustó este artículo sobre el Tratato de Versalles y el fin de la Primera Guerra Mundial? ¿Conoces alguna otra curiosidad sobre la Primera Guerra Mundial? Y, ¿ya conoces la historia de Warrior, el caballo condecorado de la Primera Guerra Mundial? En Supercurioso valoramos mucho tu opinión, así que anímate, déjanos todo lo que quieras decir en un comentario, ¡estaremos deseando leerte!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here