Hay quien los teme y a quien los adora, los rayos tienen una fuerza hipnótica donde se entremezcla la sobrenaturalidad y esa magia inigualable de los elementos ante los cuales, casi siempre nos vemos indefensos. Iluminan los cielos en los días de tormenta acompañando un estallido espeluznante que nos estremece, que nos hace temblar en nuestras noches arropados en la cama, o nos obliga a ir hasta la ventana para ser testigos de ese nervio rodeado de fulgor que parte los cielos y alcanza nuestros bosques o nuestras casas…

Hay verdaderos cazadores de rayos, personas que ansían esos días de tormentas para salir con sus camionetas para perseguirlos y aguardarlos con el foco de sus cámaras para captar ese instante magnífico. Pero ¿Cómo ocurre, cómo se originan?

Como se forman los rayos

Los rayos, el dedo de Dios

Para que aparezcan los rayos, se necesitan unos factores esenciales que dan paso a estas brutales descargas naturales. En las precipitaciones deben aparecer un tipo muy especial de nubes, las llamadas cumulonimbos, unas nubes densas y poderosas semejantes a grandes torres celestes que edifican lo que comúnmente conocemos como tormentas.

Llega un momento en que estas fantásticas nubes empiezan a girar sobre sí mismas cargándose de energía poco a poco, originando las llamadas supercélulas de tormenta, esas que finalmente acaban originando fenómenos como tornados, granizados y cómo no… los rayos. Pero el modo en que aparecen surcando el cielo de la nada, es un fenómeno que ha intrigado desde siempre a los científicos, dejando aún hoy algunos aspectos que no quedan del todo claro, como es el hecho del electromagnetismo y cómo es posible que se produzcan en el aire…

Curiosidades rayos

Los pasos esenciales son los siguientes:

1. Separación de cargas eléctricas. En la propia nube del cumulombino se van separando las cargas, la de arriba son de carga positiva, y las de abajo negativa. Pero entonces ¿Cómo es que el rayo cae en la tierra, o en nuestros árboles, o en nuestros tejados o antenas? sencillamente porque nuestro suelo también se carga, pero en este caso positivamente. El efecto es inmediato.

2. Cuando esta fuerza de atracción entre las nubes y la tierra es muy alta, se produce una descarga. Y esa descarga, es lo que conocemos como el rayo, un fenómeno de cargas positivas volante viajando hacia las negativas, y al revés con el fin de neutralizar toda la carga neta. Tan complejo como fascinante.

Lo curioso sin duda es que esta descarga se produzca en el aire, ya que es un medio aislante por naturaleza. Pero lo que ocurre en realidad es que se sucede una ruptura dieléctrica, un fenómeno que descubrió el científico Alex Gurevich en 1992, demostrando que en verdad, las nubes reciben ayuda del medio ambiente terrestre para desencadenar esa fascinante descarga a la que muchos suelen llamar nada más y nada menos, que el dedo de Dios.

Pero ten cuidado, los rayo son un espectáculo realmente atractivo, pero debes saber que matan a cerca de 24, 000 personas en todo el mundo cada año y alrededor de 240, 000 resultan heridas teniendo que vivir con secuelas verdaderamente serias. De hecho, hay casos realmente curiosos tratados en nuestro espacio, donde se sabe de personas que tienen una extraña atracción hacia los rayos, habiendo experimentado el poder de su terrible contacto en innumerables ocasiones…

¿Quieres conocer a la persona que más impactos de rayo ha recibido? Haz clic aquí.

 

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here