Curiosidades sobre la higiene en la Edad Media (Parte II)
4.7 con 26 voto[s]

Continuamos con el tema de la limpieza en la oscura época medieval. Hay datos tan curiosos como interesantes, como los que te presentamos a continuación.

Curiosidades sobre la higiene en la Edad Media (Parte II)

¡A casarse en junio!

¿Sabías que la mayoría de los matrimonios europeos se celebraban en junio, al comienzo del verano?

La razón era muy simple: en mayo era cuando se tomaba el primer baño del año, y en junio, por tanto, el olor corporal era tolerable. Además, algunos olores podían ser en verdad muy molestos, y por eso las novias se acompañaban de numerosos ramos de flores en el carruaje, para disimularlos.

PAREJA MEDIEViAL

Con el tiempo se tomó la costumbre de casarse en mayo, luego del primer baño, y de allí pasó a ser considerado el mes de las flores y de las novias. Y de allí viene también la tradición de que las novias lleven flores al casamiento.

¿Dónde está el baño?

Tanto en palacios como en casas de familia los baños no existían. Tampoco los sistemas de alcantarillado. La gente, entonces, hacía sus necesidades en callejones y patios.

Las ciudades medievales eran bastante sucias, pues sus calles solían estar cubiertas de basura y excrementos. Por ejemplo, Londres o París, podrían considerarse para aquel momento como dos de los lugares más sucios del mundo. Virginia Woolf, en una de sus estampas sobre Londres, habla del estado francamente insalubre del Támesis y sus orillas, y cómo la suciedad era demasiado corriente. Imagínate, ella hablaba del Londres de finales del siglo XIX, ahora piensa cómo habría sido varios cientos de años atrás…

La vajilla, de estaño

Era común que los que tenían más recursos tuviesen platos de estaño en sus mesas. Lo malo era que ciertos alimentos oxidaban el metal provocando que mucha gente se intoxicara y muriera.

estaño

Además, como no lavaban los platos, la higiene era bastante precaria. Los tomates, por ejemplo, por ser ácidos, hacían el efecto de oxidación, y ésa fue una de las razones por las que esta fruta americana fuera considerada tóxica durante bastante tiempo.

En los vasos pasaba lo mismo, siendo el whisky o la cerveza, al contacto con el estaño, los causantes de que sufrieran de un estado narcoléptico. Así, a muchos se les daba por muertos y comenzaban a preparar el entierro.

cocina

Pero para asegurarse dejaban el cuerpo en la mesa de la cocina durante algunos días, allí al lado de quienes comían y bebían, esperando a ver si se despertaba o no.

De esta costumbre vino después la de velar a los muertos.

Y con respecto a beber agua…

En la Edad Media, como ya hemos visto, los servicios de agua corriente eran muy precarios. En esta época el agua de los pozos se obtenía de forma manual y muchas veces su calidad no era buena.

Pero otra cosa era el agua de beber. Hay muchos registros médicos medievales que indican lo adecuado de beber agua para el cuerpo, aunque siempre hacían la acotación de que “no fuese demasiada”. Bebían agua todos, siempre que fuera “limpia, y sin cualidades de sabor u olor”, pero preferían el vino por considerarlo más nutritivo (cosa en la que no les faltaba razón), y porque seguramente les gustaba más.

Adminículo de bronce que se utilizaba para purificar el agua
Adminículo de bronce que se utilizaba para purificar el agua

En un Coloquio del siglo X, a un joven sajón le preguntan qué bebe y él responde: “Cerveza si la tengo o agua si no tengo cerveza”. Frase que recuerda al verso del poeta Antonio Machado: “Donde hay vino beben vino, donde no hay vino agua fresca”.

Si te interesó este artículo no puedes dejar de leer sobre las curiosidades de la cama medieval.

Imágenes: Lima Pix, Parallax Film, Fidelia Nimmons, Jim Surkamp, Didriks

10 Comentarios

  1. Según había leído la peste negra fue a causa de los malos hábitos higiénicos. No se si ya han publicado algo referente a eso

  2. Respecto a Virgina Woolf, ella vivió en en siglo XIX o sea durante la era industrial. Creo que no se puede comprarse la cantidad de inmundicias arrojadas al agua por las fábricas comparado con la suciedad de la Edad Media, que si bien era mucha, había menos población y una industria aún artesanal. No pienso que se pueda pensar en términos de «mientras más avanza el tiempo, más hedor»… Sería generalizar demasiado según yo.

  3. Hola Maite!

    Me han gustado mucho tus articulos de la higiene en la edad Media. Tengo la curiosidad de como era la higine en las mujeres cuando tenian su periodo, seria interesante que lo comentaras. Saludos desde Mexico

  4. En nombre del equipo de Supercurioso, gracias a todas por comentar, y quiero contestar a cada una: Faty, sí, hay un artículo en Supercurioso sobre las máscaras que se usaron durante la peste negra, pero más bien enfocado hacia ese tema; Karina, claro, Virginia Woolf cabalgó entre el siglo XIX y el XX, y por supuesto que sus estampas eran una crítica bastante fuerte a eso que comentas, la industrialización «salvaje» (sobre todo en Londres). En todos los textos que revises sobre la Edad Media hay innumerables referencias a lo sucio de las calles por los excrementos. De hecho, es posterior todo lo relativo a servicios públicos (bastante irónico tomando en cuenta que los romanos ya habían pensado y hecho acueductos) y en el siglo XIX es cuando se comienza con una incipiente conciencia de «limpieza». Andrea: no eres la primera en plantear ese tema. De hecho, estoy investigando para escribir un post sobre eso, 😀 De verdad, les agradezco mucho sus aportes y sus comentarios!

  5. Juro que desde que leí la primera parte de este artículo, me sentí definitivamente asqueada; pero, con este, la sensación aumentó… De verdad, ¿hacer sus necesidades en patios y callejones? En serio, sé que fueron otros tiempos y otras creencias, pero ¿cómo es posible que soportaran el vivir en tanta inmundicia?…. Si realmente el olor era tan insoportable, ¿por qué no tomar otro baño?
    No imagino lo feo que debieron haber sido esos tiempos; yo no soporto más de un día sin tomar un baño, ni hablar de un año entero…….. :/

  6. Se dice que el famoso Palacio de Versalles era una inmundicia y el hedor era insoportable. Hay gente que piensa que el orden y la limpieza distinguieron a la aristocracia europea, pero la realidad es que nuestra actual obsesión por la higiene es un legado de otra clase social que alcanzó hegemonía: la burguesía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here