Hablar de quién fue Stephen Hawking es hacer referencia a una de las mentes más visionarias, futuristas y brillantes de la contemporaneidad. Sus teorías disruptivas en el mundo de la física y su constante afán en ponerse a prueba a si mismo, revolucionaron la forma en la que comprendemos el mundo. Pero más allá de la genialidad de su mente, su propia vida estuvo marcada por los más crudos obstáculos, que superó de forma admirable. Este genio de la física fue dueño de una mente voraz y que no conocía de límites, pero tuvo también que convivir con un cuerpo enfermo, que aunque limitó su movilidad, no pudo contener sus hallazgos. Hoy en Supercurioso nos hemos dispuesto a contarte los más interesantes datos curiosos de Stephen Hawking.

Por ejemplo, ¿Habías escuchado alguna vez que Stephen Hawking sacaba malas notas en el colegio? ¿O que nació en el 300 aniversario de la muerte de Galileo? En las próximas líneas repasaremos algunas de las curiosidades sobre Stephen Hawking más peculiares, que tocan aspectos de su vida tanto académica como personal. ¡Acompáñanos!

8 datos curiosos de Stephen Hawking que debes conocer

1. Sacaba malas notas en el colegio

datos curiosos de Stephen Hawking

Empecemos este recorrido por los datos curiosos de Stephen Hawking en su época escolar. Resulta que, lejos de ser brillante, Hawking sacaba muy malas calificaciones, aunque estaba muy interesado en saber cómo funcionaban las cosas y sus profesores parecían entender que tenían un futuro genio entre ellos. A pesar de sus malas notas, Hawking consiguió una beca para la Universidad de Oxford, con una nota casi perfecta en el examen de física.

2. No le gustaba la biología

Otro de los datos curiosos de Stephen Hawking es que se aficionó a las matemáticas desde una edad temprana, pero su padre quería que estudiara medicina. A pesar de su interés por la ciencia, a Stephen no le gustaba nada la biología. Para él, era demasiado inexacta y descriptiva, y prefería dedicar los esfuerzos de su mente a conceptos más precisos y bien definidos. Ya en la Universidad de Oxford se encontró con que la materia de matemáticas no era una de las principales, por lo que decidió estudiar física.

De hecho, incluso dentro de la física, se centró en las preguntas más importantes. Cuando nos enfrentamos a decidir entre las dos pistas de la física de partículas, que estudia el comportamiento de las partículas subatómicas, frente a la cosmología, que estudia el universo grande como un todo, Hawking eligió la segunda. Eligió la cosmología a pesar del hecho de que, en ese momento, apenas se reconocía como un campo legítimo. Al explicar por qué, dijo que la física de partículas «parecía botánica. Había todas estas partículas, pero ninguna teoría».

3. En Oxford formaba parte del equipo de remo

Esta es uno de los datos curiosos de Stephen Hawking que pocos conocen, pues no se lo solía relacionar con el deporte. Durante su primer año en Oxford, Hawking se enfrentó al aislamiento y la infelicidad. Parece que unirse al equipo de remo le ayudó a superarlo. Hawking no era un gran atleta por aquel entonces. Sin embargo, los equipos reclutaban hombres más pequeños como él para ser timoneles, una posición que no rema, sino que controla la dirección y velocidad de carrera. Debido a que el remo era tan importante y competitivo en Oxford, el papel de Hawking en el equipo lo hizo muy popular. Pero los entrenamientos empezaron a afectar a sus hábitos de estudio, por lo que empezó a tomar “atajos graves” y a utilizar lo que él mismo llama “análisis creativos para crear informes de laboratorio”.

4. A los 21 le diagnosticaron ELA y le dieron pocos años de vida

Stephen Hawking

Ya graduado, Hawking comenzó a mostrar síntomas de dificultades par andar y torpeza general. Su familia comenzó a preocuparse durante unas vacaciones de Navidad e insistió en que visitara a un médico. Antes de ver a un especialista, sin embargo, asistió a una fiesta de Año Nuevo, donde conoció a su futura esposa, Jane Wilde. Ella recuerda haber sido atraída por su «sentido del humor y su personalidad independiente». La semana siguiente Hawking cumplió 21 años, y poco después ingresó en el hospital, donde le hicieron pruebas durante dos semanas para descubrir lo que le ocurría.

Posteriormente, fue diagnosticado de esclerosis lateral amiotrófica (ELA), también conocida como enfermedad de Lou Gehrig, que es una enfermedad neurológica que hace que los pacientes pierdan el control de sus músculos voluntarios. Los médicos le dijeron que probablemente le quedarían pocos años de vida. Hawking recordaba que se conmocionó y se preguntaba por qué le había sucedido esto a él. Sin embargo, ver a un niño de morir de leucemia en el hospital le hizo darse cuenta de que había otras personas en peor situación que él. Fue justo después que, para dar lugar a uno de los más increíbles datos curiosos de Stephen Hawking, se decidió a invitar a salir a Jane.

Luego de ello su estado fue empeorando, limitando cada día más su movilidad. A sus 23 años y luego de un cuadro de neumonía que derivó en una traqueotomía, se vio en la necesidad de utilizar un sintetizador de voz para comunicarse. Tal era su personalidad y fortaleza, que entre los datos curiosos de Stephen Hawking se cuenta que contaba con humor que no cambiaba la voz de su sintetizador porque no hallaba ninguna que le gustara más.

5. Ayudó a crear la teoría del universo sin límites

Uno de los mayores logros de Hawking, que comparte con Jim Hartle, fue llegar en 1983 a la teoría de que el universo no tiene límites. Para comprender la naturaleza y la forma del universo, Hawking y Hartle combinan los conceptos de la mecánica cuántica (el estudio del comportamiento de las partículas microscópicas) con la relatividad general (teorías de Einstein sobre la gravedad y cómo la masa curva el espacio) para mostrar que el universo es una entidad contenida y sin embargo, no tiene fronteras. Para conceptualizar esto, le dicen a la gente que piensen en el universo como la superficie de la Tierra. Como es una esfera, se puede ir en cualquier dirección de la superficie de la Tierra y nunca llegar a una esquina, un borde o a cualquier frontera donde la Tierra se puede decir que tenga un fin.

Sin embargo, una diferencia importante es que la superficie de la Tierra es de dos dimensiones (a pesar de que la Tierra misma es tridimensional, la superficie es sólo de dos dimensiones), mientras que el universo es de cuatro dimensiones. Hawking explicaba que el espacio-tiempo es como las líneas de latitud en el globo. Comenzando en el Polo Norte (el comienzo del universo) y hacia el sur, las circunferencias se hacen más grandes, hasta más allá de la línea ecuatorial, cuando se hacen más pequeños. Esto significa que el universo es finito en el espacio-tiempo y finalmente se colapsará (aunque para eso faltan al menos 20 mil millones años.)

6. Perdió una apuesta sobre los agujeros negros

Uno de los datos curiosos de Stephen Hawking que también muestran parte de su personalidad: su capacidad para rectificar. En 2004, Hawking admitió que se había equivocado y que con ello había perdido una apuesta que hizo en 1997 con un colega científico acerca de los agujeros negros. Para entender la apuesta, repasemos en primer lugar qué son los agujeros negros. Las estrellas son gigantescas; tienen tanta masa que su gravedad es increíblemente fuerte. Mientras la estrella está quemando el combustible de su núcleo no hay problemas, porque la energía que genera hacia el exterior contrarresta esa gravedad. Sin embargo, cuando estrella suficientemente grande «muere» o se quema, la gravedad se convierte en la fuerza más fuerte, y hace que esa gran estrella se colapse sobre sí misma. Esto crea lo que los científicos llaman un agujero negro.

La gravedad es tan poderosa en este colapso que ni siquiera la luz puede escapar. Sin embargo, Hawking propuso en 1975 que los agujeros negros no son realmente negros, sino que más bien, irradian energía. En su momento, Hawking dijo que la información se perdía en el agujero negro y que finalmente se evaporaba. El problema fue que esta idea de que la información se perdía entraba en conflicto con las reglas de la física cuántica, creando así lo que Hawking llamó una «paradoja de la información» o “paradoja de los agujeros negros”.

El físico teórico estadounidense John Preskill no estuvo de acuerdo con la conclusión de que la información se perdía en el agujero negro y en 1997 hizo una apuesta con Hawking diciendo que la información sí podría escapar de ellos y por lo tanto, no se rompían las leyes de la física cuántica. En 2004, Hawking admitió que se equivocó en una conferencia en un congreso científico. Dijo que, debido a que los agujeros negros tienen más de una «topología», y cuando uno mide toda la información liberada de todas las topologías, la información no se pierde.

7. Obtuvo numerosos premios y distinciones

teoría del big bang

Sumamos a los datos curiosos de Stephen Hawking el hecho de que en su larga carrera en la física acumuló una increíble variedad de premios y distinciones. Por ejemplo, en 1974 fue incluido en la Royal Society (la real academia de la ciencia en el Reino Unido, que data de 1660), y un año después, el Papa Pablo VI le otorgó la XI Medalla de Oro de la Ciencia. También pasó a recibir el Premio Albert Einstein y la Medalla Hughes de la Royal Society. En 1979 le otorgaron la Cátedra de Profesor de Matemáticas en la Universidad de Cambridge (Inglaterra), un puesto que mantendría durante los siguientes 30 años.

En la década de 1980, fue investido como Comandante del Imperio Británico, que es un rango en el Reino Unido que significa poco menos que ser nombrado caballero. También entró a formar  parte de la «Companion of Honour», que es otra distinción otorgada en reconocimiento nacional por los servicios prestados. No puede haber más de 65 miembros en la orden a la vez. En 2009, Hawking fue galardonado con el más alto honor civil de los Estados Unidos, la Medalla Presidencial de la Libertad. Pero, a pesar de que Stephen Hawking alcanzó 12 títulos honoríficos, el Premio Nobel no le fue concedido, al menos en vida.

8. El mismo coeficiente intelectual de Albert Einstein

Y cerramos este recorrido por los datos curiosos de Stephen Hawking contándote que este genio de la modernidad se equipara en inteligencia con el legendario Einstein. De hecho, mientras los adultos promedio cuentan con un coeficiente intelectual de 100 puntos, tanto Einstein como Hawking compartían el superador dato de 160 puntos de coeficiente intelectual. 

Y tu, ¿Conocías estos datos curiosos de Stephen Hawking? Sin duda que personas como él demuestran que el ser humano es mucho más que el cuerpo físico, y que es en la grandeza y las posibilidades de nuestra mente donde se encierra el verdadero y supremo valor de la humanidad. Si quieres seguir aprendiendo sobre este extraordinario personaje de la ciencia moderna, disfruta de esta selección de las mejores frases de Stephen Hawking. ¿La mejor, a nuestro criterio? «La inteligencia es la habilidad de adaptarse a los cambios».

4 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here