Cuenta la leyenda japonesa que en el siglo XVI, los feroces guerreros samuráis fueron asaltados y abatidos por demonios, mitad peces, mitad lagartos.

Para aterrar a los niños, está muy bien, pero lo cierto es que el ejército que venció a los nipones no vino de ultratumba, sino de España y en Supercurioso te contamos qué ocurrió en este hecho histórico. Eso sí, no sabemos si los derrotados se hicieron el Harakiri por honor o vergüenza, como mandaba la tradición.

Causas del enfrentamiento

Todo ocurrió en torno al año 1580, en las Islas Filipinas, que por aquellos entonces estaban bajo la protección administrativa española. El gobernador de España en esta zona, Gonzalo de Ronquillo, fue alertado de que un grupo de piratas japoneses, los wokou, no sólo estaban asaltando las poblaciones filipinas de la provincia de Luzón, sino que también sometían a la población.

Protecciones Samuráis

Ronquillo avisó con una misiva a Felipe II sobre la conflictiva situación que estaba germinando y el capitán de la Armada Española Juan Pablo Carrión fue enviado para poner fin a la beligerancia.

Y es entonces cuando se desarrollan los llamados Combates de Cagayán, por su proximidad a este río. De un lado, la Armada Española con Carrión al frente; de otro, un numeroso ejército ronín (samuráis sin señor).

Lucha por mar y tierra

En la primera batalla, la flota española, compuesta por siete embarcaciones y unos 40 soldados, obligó a su enemigo a retirarse, aprovechando el factor sorpresa y los adelantos técnicos de los barcos hispanos.

Armada Española

Sin embargo, diez nuevos navíos nipones se pusieron rumbo a Cagayán comandados por Tay Fusa y ocupados por un numeroso ejército que se contaba por cientos, encrudeciéndose la batalla tanto en mar como en tierra.

Pero, a pesar de la superioridad numérica, el acero español se impuso a las armas japonesas y Carrión logró expulsar a los piratas de Filipinas.

Tras la contienda, el capitán fundó en la zona Nueva Segovia (hoy llamada Lal-lo) y los samuráis decidieron incluir protecciones metálicas a sus armaduras, copiando los diseños europeos.

Si te ha gustado este artículo, conoce otros episodios bélicos curiosos, como el protagonizado por El ejército fantasma que luchó en la II Guerra Mundial.

Imágenes: Lorianne DiSabatoFondo Antiguo de la Universidad de Sevilla

2 Comentarios

    • Hola El salomon. ¡Gracias por la puntualización! Efectivamente, no todos los guerreros por ser japoneses son samuráis. No obstante, en esta batalla participaron en su mayoría guerreros rōnin (que eran samuráis sin señor), junto a ashigarus (o soldados rasos). Un saludo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here