Quienes han tenido la suerte de volver de esos estados inconscientes, inducidos médicamente, pueden presentar ciertos recuerdos, sensaciones o visiones de cuando estaban en coma.

Para ello, el doctor Alex Proekt, profesor asistente de anestesiología en el Colegio Médico Weill Cornell de Nueva York, quiso juntar los testimonios y las experiencias de las personas que estuvieron en coma, y lo primero que indica es entender lo que significa “estar inconsciente”.

La inconsciencia, o “estar por debajo”

Cuando una persona sufre un golpe grave en la cabeza, hay poco tiempo para los médicos. El cerebro se inflama en respuesta a la lesión, a veces presionando contra el cráneo, otras veces cortando el oxígeno a ciertas partes, lo que puede causar daño cerebral o incluso la muerte.

En algunos casos, para salvar al paciente, se recurre a un método drástico que consiste en provocar un coma, inducirlo a un estado inconsciente que permitirá a los médicos algún tratamiento, y dará tiempo. La limitación de la actividad cerebral mediante la inducción de un coma reduce el flujo sanguíneo y la tasa metabólica del cerebro, y esto ayuda a que la inflamación se reduzca.

Uno de estos casos fue el exitoso corredor de la Fórmula Uno, Michael Schumacher, quien sufrió un terrible accidente y fue hospitalizado en el Hospital Universitario de Grenoble el 30 de diciembre de 2013. No sabían si iba a sobrevivir y estaba tan grave que los médicos decidieron inducirle inmediatamente un coma.

Coma natural y coma inducido, ¿es lo mismo?

Comparten el nombre pero uno y otro son radicalmente distintos. El coma inducido es poner de forma intencional a alguien bajo anestesia, y completamente inconsciente, mientras que el coma natural es el causado por un traumatismo. Pero la diferencia más grande entre uno y otro es que en el inducido los médicos saben cómo despertar al paciente.

En el caso de Schumacher, el proceso de “traerlo de regreso”, de despertarlo, comenzó en febrero de 2014, y el 16 de junio ya estaba consciente otra vez. Ese proceso que sufre la mente cuando se está despertando es complicado e implica que nuestra ¿conciencia?, viaje a través de distintos estados mentales, que apenas ahora se están comenzando a entender.

Alex Proekt indica que, así como el sueño tiene etapas, hay también diferentes estados cerebrales que la mente puede registrar mientras está inconsciente, y mientras se está despertando del coma. Pero no es una trayectoria uniforme, de “estar menos consciente” a “más consciente”, hay altibajos en el camino.

pesadilla

En un coma natural (no inducido), no existe evidencia de la fluctuación de los ciclos circadianos o de cambios en la actividad cerebral, según reporta el doctor Proekt. De acuerdo con él, es muy poco probable que alguien recuerde nada o que siquiera sueñe, aunque si despierta –que no está garantizado– podría entrar en ciertos estados mentales que le permitirían soñar.

Como no se sabe qué sucede en la mente de quien se despierta de un coma verdadero, aun cuando estén despertando podría seguir pareciendo que están en coma, y en algún momento tendrían conciencia parcial de su entorno.

Pero cuando un médico induce el coma a un paciente, lo que intenta es reducir al máximo la actividad del cerebro, así como su conciencia y su percepción del mundo que rodea al paciente. Sin embargo, el cerebro de esta persona podría pasar más tiempo entrando y saliendo del coma inducido, tal y como sucede con la anestesia. Como ya te explicamos en otro artículo, hay personas a las que se les administra anestesia que pasan tiempo en ciertos estados que les permiten experiencias parecidas a los sueños, y en casos muy raros, algo así como una de cada 1.000 personas, pueden recordar efectivamente lo que les pasa durante la cirugía.

Algunas experiencias

Si bien es difícil comprobar o verificar estos reportes, las siguientes experiencias muestran lo que la mente puede percibir o “ver”, ya que en muchos casos parecen sueños o alucinaciones. Como verás, muchos de los relatos muestran miedo.

1. «Estuve en un coma inducido durante dos semanas. Tuve un sueño en el que todo sucedía en tiempo real. Recuerdo que conduje hasta una casa y el viaje duró dos horas, no unos segundos como sucedería en un sueño nocturno. También, cuando andaba, no tocaba el suelo, sino que flotaba».

2. «Fue una pesadilla de la que no podía despertar. Me tomó mucho más tiempo sanar las imágenes que vi durante el coma que las lesiones físicas».

3. «En julio de 2009 me encontraba en coma inducido por sufrir el virus H1N1 y la enfermedad del legionario, lo que hizo que mi cuerpo entrara en shock séptico. Experimenté pesadillas y parecían increíblemente vívidas y detalladas. Durante un tiempo no tuve recuerdos de cómo terminé en el hospital, y ciertas cosas que la gente decía a mi alrededor mientras estaba en coma se incorporaron a las pesadillas. Fue más difícil superarlas que recuperarme físicamente».

¿De dónde vienen estas “visiones”?

Proekt dice que en muchos sentidos, las cosas que se ven o se sueñan (o se recuerdan) durante un coma inducido es un intento de nuestro cerebro por aclarar o codificar las representaciones del mundo exterior que apenas se siente. Es como si el cerebro quisiera dar sentido a los estímulos externos, y entonces hay gente que se aferra a cualquier explicación que le aporte más coherencia, aunque sean pesadillas.

red

Sean o no reales estos recuerdos o visiones, las personas parecen sufrir más los efectos psicológicos del coma inducido que los traumas físicos. ¿Qué piensas tú?

Y si te ha gustado el artículo, entonces también te gustará saber qué le ocurre al cerebro cuando nos levantamos sonámbulos.

Imágenes: Alyssa L. MillerXava duRodrigo Marín Matamoros, Shivenis, Zoriah

3 Comentarios

  1. Mi padre estuvo 18 día en coma inducido, vivió pesadillas horribles, con mi madre, conmigo, mezclaba épocas, lo perseguían, lo torturaban, está intentando escribir todo lo que soñó, al principio mezclaba la realidad con las pesadillas y nos hacía preguntas muy raras. Dice que fue horrible que lo pasó muy mal.

  2. La fase mas amarga de mi vida está relacionada con el tema de esta publicación, un día hace ocho años una hora antes de que sonara mi despertador para ir a trabajar me despertó un desgarrador grito de mi hija llamándome, bajé lo mas rápido que pude con un gran confusión y algo asustado hasta que llegué a la cocina y vi la espantosa situación, mi esposa tendida en el suelo con la mirada desorientada y pude comprobar que tenía dificultad para respirar haciendo ruidos muy extraños al intentarlo, yo no supe que hacer porque sabía de sobra que no era infarto, sospechaba algo mucho peor como un problema neurológico ya que ella no reaccionaba a mis intentos por reanimarla, a la media hora llegó el médico y efectivamente, le diagnosticó un trastorno neurológico grave, después de llegar al hospital y una larga espera para saber exactamente lo que mi mujer tenía salió el médico para explicarnos que mi mujer ha tenido un derrame cerebral muy grave, la actividad cerebral totalmente nula según los encefalogramas, ninguna esperanza de vida cerebral ni recuperación según los médicos, yo me subía por las paredes, en todo lo que llevo vivido nunca había llorado tanto por ella porque yo estaba convencido que de esa no salía.
    El segundo día que me dejaron entrar en la U.C.I. me senté al lado de su cama y le cogí la mano sin parar de llorar, se me ocurrió decirle que si me oye me pretara con su mano la mía, mi gran sorpresa fue que lo hizo, pero le seguí diciendo que hiciera mas fuerza y también me pretó con mas fuerza, seguido de eso vi como le salían dos grandes lágrimas y le pedí que si era capaz de abrir los ojos, lo hizo durante una fracción de segundo, todo eso se lo expliqué a los médicos y me respondieron que esos movimientos eran involuntarios producidos por las graves lesiones del cerebro, les dije que lo hizo porque yo se lo pedí y no me creyeron, en un ataque de rabia por mi parte amenazé a esos médicos diciendo que si mi mujer moría irían ellos detrás, me sentía impotente frente a esa situación que estaba en manos de esos médicos y que no aceptaba su supuesta negligencia, no hubo ninguna negligencia por parte de ellos porque realmente estaba en coma cerebral extrema sin ninguna posibilidad, al día siguiente intenté hacer lo mismo cogiendo su mano y hablando con ella pero sin ninguna reacción, lo intenté muchas veces mas y nada de nada, yo ya estaba en una situación desesperada y me quería ir con ella a pesar del esfuerzo por parte de familiares y amigos por tranquilizarme, todo ya me daba igual, incluso me pasó por la cabeza arrojarme a la calle desde las cuatro alturas que había en el lugar donde estaban todos familiares y amigos, a los cinco días ya mas animado me llama un celador para que le acompañe a la habitación donde estaba mi mujer y antes de llegar un médico me interrumpe el paso para hacerme entender la mas cruda realidad y seguido sacan en camilla a mi esposa sin vida y con algodones dentro de la nariz y boca, me quedé paralizado sin poder mover un músculo y sin saber que hacer, lo peor que pasó por mi mente fue el no saber como decir a mis dos hijas que su madre había fallecido.
    Necesitaba decir todo esto porque aunque sean situaciones amargas que a veces nos regala la vida sirve de desahogo emocional.

  3. Viví hace muy poco una experiencia de este nivel… en enero de 2018 sufrí un paro respiratorio debido a una crisis asmática, permanecí 10 días en estado de coma… viviendo cosas que me llenaron de tal impacto … que aún después de La recuperación física requerí tratamiento psiquiátrico…. en el tiempo en que estuve en este estado tuve visiones que para mí fueron muy reales…vi pasar frente a mi muchos momentos de vida… muchos de los que me avergonzaba y muchos que me llenaron de gozo como cuando nació mi hija… iba a un lugar tranquilo en el que habían cuartos hermosos pero fuera de lo convensional … como nubes… y después llegaba a otro lugar estrecho en el que estaba un ser que me miraba … era un hombre físicamente agraciado todo su cuerpo era rojo, estaba desnudo y se reía de mi…. pasaba a otro lugares en los que veía accidentes de tránsito… familias discutiendo… y sentía que yo era un amigo creación de alguien … una práctica y que estaba a vivir ese sueño una y otra vez… esas imágenes se repetían una y otra vez en Ale mente… me sentía desesperada … lloraba… me sentía sola …. no comprendía donde estaba…. antes de despertar del coma… llegaba a un lugar de prados verdes con tanta luz que no podía ver el paisaje… desperté con una promesa muy linda… yo soy Jehova tú Dios, quien te sana y te arrebata de las manos de la santa muerte… volverás a contar mis maravillas… está sin duda ha sido la experiencia más grande en mi vida… la angustia que sentí una y otra vez al pasar por este sueño fue terrible… cambio mi forma de ver la vida y comprender a Dios… algo que realmente me marcó para siempre

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here