Fernando VII de España | ¿Por qué le llamaban «El deseado»?
5 con 1 voto[s]

Fernando VII fue un rey de España muy controvertido que fue llamado tanto «el Deseado» como «el Felón», fue rey de España en el breve periodo de marzo a mayo de 1808 y luego de la invasión de Napoleón, nuevamente desde mayo de 1814 hasta su muerte, exceptuando un breve intervalo en 1823 en que fue destituido. Pocos monarcas disfrutaron de tanta confianza y popularidad iniciales por parte del pueblo español. Pero todo los historiadores coinciden en un rasgo para definir a Fernando VII:  pésimo gobernante con una personalidad mas bien despreciable y odiosa. Hoy en Supercurioso vamos a hablar de uno de los apodos mas curiosos de la monarquía española que le pertenecía a este hombre poco agraciado, que huyó siempre de su deber como rey.

 ¿Por qué llamaban «El Deseado» al rey Fernando VII?

se puede decir que La gran  mayoría de los españoles conocen las andanzas de una de las figuras más interesantes de toda la historia monárquica: Fernando VII. Este curioso y nada valeroso rey abandonó a España durante la Guerra de la Independencia de mediados del siglo XIX  y la dejó a su suerte ante las tropas de Napoleón. La sociedad española estaba entrando en crisis con la invasión francesa y es por ello que muchos pedían sin descanso la vuelta del legítimo rey a España. Este hecho le acabó valiendo el apodo a Fernando VII de “El Deseado”.

Hasta aquí lo que dicen las versiones «oficiales» de los libros de historia. Existen varias voces discordantes al respecto, que abogan por un origen diferente de este apodo. De hecho, no son pocos los que defienden que los motivos tenían más que ver con la increíble dotación sexual del rey, bastante por encima de lo normal. Hay documentos que recogen de primera mano historias que hablan del miembro viril del superdotado monarca.

fernando VII

Los problemas maritales de Fernando VII por su famoso atributo.

Sin embargo, a pesar de ser catalogado para la época como una magnífica cualidad, En la actualidad es una patología : el Rey sufría de macrosomía genital, es decir, las dimensiones de su miembro viril eran muy superiores a la media. El asunto trascendió angustiosamente a la política porque sus tres primeras esposas no pudieron darle descendencia a causa de lo complicado de las relaciones sexuales con el Monarca.

Ya en su cuarto matrimonio, con la joven María Cristina, se dice que el tamaño del miembro del rey asustaba considerablemente a la reina, a la que además le producía un tremendo dolor el acto sexual con su marido. Es por ello que rechazaba cualquier tipo de contacto íntimo con el monarca. Esto suponía un verdadero problema pues el estado de la sucesión sin herederos a la vista , ya era obvio y la sociedad empezaba a presionar. Así pues, los propios miembros de la Corte idearon la forma de que Fernando VII pudiera satisfacer sus deseos con la reina sin que ésta pusiera ninguna objeción.

Fernando VII

El cojín salvador

El problema fue solucionado fabricando un cojín con un agujero en medio (a modo de donut) para que el rey pudiera apoyarse por completo en su esposa sin tener que penetrarla por completo. De este modo Fernando VII podía desfogarse sin problemas. El mismo Fernando era quién luego explicaba la situación a sus más allegados corriéndose así el rumor por toda la corte y trascendiendo más tarde al pueblo ,llegando a los libros de historia y a nuestros oídos hasta el día de hoy . ¡Sorprendente!. Fuera de España, también el rey Carol II de Rumanía tuvo que emplear el mismo artilugio, y varias de sus amantes tuvieron que ser operadas a causa de su exuberante cualidad o deformidad , como se le quiera llamar. si te interesa este curioso tema te invitamos a leer nuestro  artículo sobre deformidades de personajes históricos .

Ahora que ya sabemos que Fernando VII pudo ser apodado «El Deseado» por este motivo, nosotros proponemos otros apodos que también le hubieran hecho honor: «El superdotado»o «El cojinete» . Ser rey y tenerla grande podría ser perfectamente el sueño de muchos o de todos . Una vida de poder acompañado de una obvia y frágil autoestima . El problema es que cuando no es grande, es enorme, y encima no tiene una forma muy común,  afecta la salud y aparte tu posición de rey te exige tener descendencia añadimos presión a una situación ya de por si bastante complicada.  Si quieres saber más sobre monarcas sorprendentes, te recomendamos la historia de la Reina Cadáver. ¡Gracias por leernos! ¡Déjanos tus comentarios!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here