En todo el mundo, el español es el idioma más hablado por personas que lo tienen como lengua materna, justo detrás del chino mandarín, pero la necesidad inherente de comunicación que siente el ser humano y la aceleración de la globalización nos ha llevado a convertirnos en bilingües y hasta políglotas.

Sin embargo, el que ha emprendido el camino de aprender otro idioma sabe que no suele ser tarea fácil. Algunos guardan similitudes con la lengua de Cervantes, otros son tan diferentes que no sabemos ni por dónde empezar.

Los idiomas más fáciles de aprender para los hispanohablantes

El español es una lengua romance oriunda del Reino de Castilla, por lo que también se le conoce como castellano y tiene aproximadamente 427 millones de hablantes que la tienen como idioma materno. Además, 472 millones de personas lo hablan como primera y segunda lengua, sumando así 567 millones de personas, si contamos a hablantes con competencia limitada.

Estas cifras convierten al español en la tercera lengua más difundida del mundo, después del mandarín y el inglés.

Sin embargo, aunque los expertos no pueden determinar con exactitud cuáles son los idiomas más fáciles o más difíciles de aprender para nadie, puesto que cada quién tiene capacidades de aprendizaje distintas que pueden influir en este aspecto, sí existen algunas generalidades que podrían prever qué lenguas resultan familiares al hispanohablante.

Varios expertos coinciden en que los idiomas más sencillos de asimilar para nosotros son aquellos cuyo origen es el mismo, es decir, las lenguas romance o neolatinas.

Los idiomas más fáciles y los más complicados de aprender para los hispanohablantes

La lingüista de la Universidad de la República en Montevideo (Uruguay), la Dra. Beatriz Gabbiani, explica que al compartir gran parte de sus estructuras y léxico el aprendizaje de portugués, francés, italiano, catalán, gallego, rumano, y demás lenguas romance se nos presenta con más facilidad.

Esto lo apoya Martha Varón Páez, profesora de Lenguaje y Cultura de la Universidad del Tolima en Colombia.

 «Si la enseñanza se basa en la comparación o contraste gramatical puede ser sencillo para una persona adulta que tenga un conocimiento básico de su propia gramática».

Los idiomas más difíciles de aprender para un hispanohablante

De esta manera, es lógico concluir que las lenguas con las que podríamos encontrar más dificultades son aquellas con las que no compartimos un origen, aunque no con todas es igual. El inglés, por ejemplo, es un idioma que intimida a los hispanohablantes. Según la Dra. Varón Pérez, los estudiantes creen que el inglés es muy difícil de aprender, pero en realidad tiene una secuencia gramatical muy lógica y más sencilla de la que estamos acostumbrados y en ese sentido, resulta más fácil, a pesar de que su correcta pronunciación resulte un reto.

El alemán puede ser más fácil de pronunciar para un hispanohablante que el francés y el portugués, pero gramaticalmente es muy distinto al español y por eso puede hacerse cuesta arriba dominarlo.

Sorprendentemente, el japonés es un idioma que, en términos de fonética y pronunciación, es sencillo para quienes se comunican en español, puesto que tiene sonidos básicos muy parecidos a este.

Las más complejas para nosotros son las más lejanas a la gramática castellana, como el árabe o el chino. Estas son lenguas que no se manejan en la cotidianidad del contexto hispano y poseen muchas más grafías (letras) que nos resulten muy poco conocidas, en general.

¿Y tu, hablas otro idioma? ¿Cuál te animarías a aprender?

Si te ha interesado este artículo sobre los idiomas más fáciles y más difíciles de aprender, no te pierdas: ¡Encontrada! La única palabra que se entiende en cualquier idioma.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here