Una cintura de avispa. Para muchas es símbolo de feminidad y de atractivo absoluto. Una estrecha cintura que oscila entre los 60 y los 30 centímetros. Obviamente no es natural, algunas recurren a la cirugía y la mayoría a asfixiantes corsés que llegan a modelar la figura hasta extremos poco estéticos y dignos de un circo de criaturas asombrosas. No solo fue canon de belleza de los siglos pasados, hoy en día es muy habitual ver estos arriesgados looks en las siempre llamativas chicas pin-up.

¿Te gustaría conocer un poco de la curiosa historia del corseting?

El corseting o cómo llegar a tener una cintura de avispa

Tal vez  te sorprenda saber que esta moda fue iniciada por Catalina de Medicis. Esta regia dama siempre estuvo obsesionada con cinturas finas y estilizadas, incluso prohibió el acceso a las salas de baile a muchachas que no fueran ataviadas con el obligatorio corsé. Se dice incluso que su cintura medía poco más de 30 centímetros. Asombroso ¿verdad? para darte una ligera idea de lo que esto significa, basta con decirte que de tener una cintura así podrías juntar las manos con los pulgares y los índices para rodear tu abdomen.

Lo que hacen en realidad los corsés es contraer las costillas. Oprimen y deforman los pulmones, impidiendo la respiración. Pero aún hay más… los músculos de la zona abdominal se van debilitando, provocando que los órganos internos cambien de lugar originando problemas digestivos, ardores…una auténtica atrocidad que a pesar de no producir la muerte, obviamente ocasiona serios dolores y alteraciones de salud. Pero ¿les importa esto algo a las mujeres que juran fidelidad absoluta a los corsés? En absoluto. Y para darte un ejemplo permite que te hablemos de tres interesantes señoritas.

  • Ethel Granger, nació en 1905 y dispone a día de hoy, el récord de cintura más estrecha de todos los tiempos. ¿Qué cuánto media? 33 centímetros ni más ni menos. Y lo más fascinante de esta atractiva dama fallecida ya en 1974, es que no solo gustaba lucir esta cintura de infarto, además, era una fantática de los piercings. Los llevaba en la nariz, orejas, cejas… una mujer increíble que fue portada en numerosas ocasiones del Vogue. Razones no le faltaban.
Ethel-Granger
Ethel Granger
  • Cathie Jung. Se trata de una auténtica fanática de los corsés y los corpiños, los cuales utiliza desde 1983 de forma que cada año, son un poco más estrechos. No se los quita en todo el día, lo cual le ha permitido llegar a una medida asombrosa que roza casi-casi el récord Guiness: los 38 centímetros. Pero tranquilidad… es casi seguro que dentro de poco lo logre.
Cathie Jung
Cathie Jung
  • Ioana Spangenberg, es una exótica modelo Rumana de 1,70 de altura. A simple vista parece una auténtica muñeca de plástico… tiene algo de artificial, algo de singular y algo de encantadora fantasía. Ella dice que su cuerpo es totalmente natural, aunque muchos lo ponen en duda. Si es natural al menos no es nada saludable… porque pesa poco más de  40 kilos de peso y dispone de  una cintura de 40 centímetros de diámetro. Es otra fiel seguidora de los ajustados corpiños, y según dice, no solo son un modelo de exquisita belleza que toda mujer debería utilizar, sino que además, admite que ya no podría vivir sin ellos.
Ioana-Spangenberg
Ioana Spangenberg

¿Fanatismo? ¿Enfermedad? ¿O incomprensible locura?….

5 Comentarios

  1. Parecen fotos alteradas por photoshop pero, tristemente, son reales……

    Increíble lo que una obsesión puede lograr, deformar tu propio cuerpo y estar dispuesta a sufrir las consecuencias de tener una figura poco atractiva…….

    Pero bueno, cada quien jejeje saludos Valeria!! 😀

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here