La muerte es casi siempre un hecho trágico. Sin embargo, si echamos un vistazo a la Historia, encontramos algunos casos en que ésta sobreviene a los personajes más encumbrados de una forma que roza lo absurdo. Acompáñanos a conocer las 10 muertes históricas más absurdas.

Las 10 muertes históricas más absurdas

1. Esquilo

El dramaturgo griego murió el año 456 a. C. Poco antes de morir un oráculo le hizo una predicción: moriría aplastado por una casa. Temeroso, decidió residir en el campo. Murió por el golpe en la cabeza producido por una tortuga que cayó del cielo. Era la presa de un quebrantahuesos que la soltó en pleno vuelo. De alguna manera, el oráculo acertó. Al fin y al cabo, ¿no es el caparazón de estas criaturas su hogar?

2. Arquímedes

Arquímedes de Siracusa, matemático, astrónomo e inventor, entre otras cosas, murió en el 212 a.C. a manos de uno de los soldados romanos que participaron en el sitio de Siracusa. Dice la leyenda que se encontraba dibujando diagramas matemáticos en el suelo, cuando un soldado los pisó, él enfadado lo increpó, a lo que el soldado respondió atravesándolo con su espada.

3. Atila

El rey de los hunos murió el 453 d.C. Murió asfixiado por su propia sangre, al sufrir una imparable hemorragia nasal el día de su boda con una goda llamada Ildico.

Las 10 muertes históricas más absurdas

4. Federico I Barbarroja

El Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, murió en el año 1190. Se encontraba en Anatolia volviendo de una de sus batallas (la de Iconium) cuando, acalorado, se acercó al río Saleph a refrescarse. Al agacharse le venció el peso de la armadura y, antes de que nadie pudiese socorrerlo, se ahogó en el río

5. Hans Steininger

Este personaje murió el año 1567. Es famoso por haber tenido una de las barbas más largas del mundo. Medía 1’5 metros. Cuenta la historia que se inició un incendio en la ciudad de Braunau y él, que era guardián de la puerta de la villa, corrió a sofocarlo. La fortuna quiso que con las prisas olvidara recoger la barba en el bolsillo, como hacía habitualmente, tropezándose con ella al bajar las escaleras y se rompiéndose el cuello.

Las 10 muertes históricas más absurdas

La barba fue cortada y ahora se guarda en un museo en Austria.

6. Jean-Baptiste Lully

El compositor francés de origen italiano, murió en 1687 de una gangrena en un pie. En aquella época los directores llevaban unas varas de hierro para dirigir a la orquesta y se hirió con ella.

Las 10 muertes históricas más absurdas

La herida se infectó pero no dejó que le cortaran la pierna ya que quería, además de músico, ser bailarín.

7. Clement Vallandigham

Este eminente político y abogado norteamericano, murió en 1871 en un juicio. Defendía a un acusado de asesinato y para demostrar que el fallecido se había disparado a si mismo durante una disputa, escenificó los hechos ante otros abogados, con tan mala fortuna que el arma, que el creía descargada, se le disparó.

Las 10 muertes históricas más absurdas

El tiro lo hirió de muerte en el abdomen, ya que le provocó una peritonitis. Con su escenificación consiguió demostrar la tesis que defendía y en el juicio, que se hizo posteriormente, el acusado quedó absuelto.

8. Allan Pinkerton

Pinkerton, el célebre  fundador de la primera agencia de detectives del mundo, murió en Chicago en 1884 de gangrena. El detective caminaba por una acera cuando resbaló y al caer se mordió la lengua. La herida se infectó y a consecuencia de esta infección falleció.

Las 10 muertes históricas más absurdas

9. Alejandro I de Grecia

El monarca griego murió en 1893 de la infección producida por el mordisco de un mono. El rey intentó separar a su perro de un mono propiedad del administrador de los viñedos del palacio. Cuando lo intentaba fue atacado por un segundo mico que lo mordió en el abdomen y en la pierna. Murió a los pocos días de este suceso.

10. Isadora Duncan

La gran Isadora, bailarina y coreógrafa, murió en 1927. Subió a su coche con un echarpe enrollado alrededor de su cuello. Uno de los extremos, debido al viento, salió por la ventanilla enrollándose en la rueda del coche y estrangulando a la bailarina.

Si te ha interesado este artículo sobre muertes históricas absurdas, quizá quieras leer el artículo 1000 maneras de morir en el Imperio Romano.

Imágenes: Mór ThanMM,

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here