Ya sabemos que los nazis tenían especial predilección por los temas esotéricos. Pero no, esta vez no os vamos a hablar de sus cruzadas en busca del Santo Grial o la lanza de Longinos. Pero os aseguramos que si en alguna ocasión tuvieron escusa para temer a unas mujeres, fueron precisamente a las llamadas «Brujas de la noche». ¿Quieres saber quiénes eran? Una pista: volaban, pero no llevaban escoba.

 

Las Nachthexen, las brujas de la noche

Bien, la verdad es que estas avispadas y hábiles brujas no tenían nada de sobrenatural.  Pero sí una gran habilidad y una gran valentía. Sus nombres eran Polina OsipenkoValentina Grizodúbovatres y Marina Raskova. Las aviadoras militares del 588º Regimiento de Bombardeo Nocturno de la Unión Soviética, a quienes los alemanes tenían auténtico pánico. Tanto, que se ganaron a pulso el sobrenombre de «Las brujas de la noche».

Puede que te sorprenda saber que existían mujeres aviadoras. Pero la realidad es que fue así, y posiblemente sean estas tres damas rusas las más famosas de toda la historia de la aviación. Ya en 1938 recibieron una distinción como «Heroínas de la Unión Soviética». Y una de ellas, Marina Raskova, fue precisamente la primera mujer instructora, una mujer que recibió la admiración del propio Stalin, dándole el grado de Mayor.

las brujas de la noche II guerra mundial

Fue por esta amistad con Stalin, por la que Marina pudo llegar a cumplir su sueño: crear tres regimientos compuestos exclusivamente por mujeres, 400 en total. ¿Increíble, verdad? Así fue, y todas tenían una media de edad de unos 22 años. ¿Y cuál fue el más renombrado de todos esos regimientos? El 588º Regimiento de Bombardeo Nocturno.

Entre sus entrenamientos, solía ensalzarse una frase que les servía como una especie de lema motivacional:

«-¿No tenéis miedo de ir al frente? ¿No sabéis que los alemanes os pueden matar? -¡No si les disparamos primero!»

Lo normal era que el entrenamiento  como pilotos de guerra durara años. Entraban a la academia e iban recibiendo instrucción hasta que lograban subir a su primer avión de guerra. Pero estas mujeres fueron reclutadas y entrenadas en cuestión de meses. La guerra apremiaba, y, desde la ruptura del pacto de no agresión por parte de Hitler a la Unión soviética, la necesidad por tener personal en el aire era más que urgente.

Las chicas recibieron un entrenamiento físico y a un  breve cursillo intensivo en tácticas de combate. ¿Y sus aviones? ¿Eran quizá maquinas sofisticadas de la armada soviética? En absoluto. Se trataban de simples Polikarpov U-2 (Po-2), un tipo de biplano muy sencillo que se utilizaba para prácticas de vuelo y la fumigación de los campos. Eran máquinas lentas, hechas con madera, sin radio ni paracaíadas… poco más que «escobas voladoras».

Nachthexen

Como es normal, pensarás que estos pobres aviones no tenían posibilidad alguna frente a los cazas alemanes, pero la verdad es que resultaban mucho más maniobrables, ágiles, y con la facultad de volar muy bajo, casi entre los bosques… no tenían más que apagar sus motores para que su ronroneo no se escuchara en el momento justo y, entonces, dejar caer las bombas.

Los alemanes les tenían auténtico pánico. Desde 1941 hasta el final de la guerra, estas valientes jóvenes realizaron  23.672 misiones y lanzaron más de 3.000 toneladas de bombas. Pero eso sí, la mayoría de ellas fallecieron en acto de servicio, grandes mujeres con escasos medios y mucha habilidad que sembraron el miedo entre los nazis a lo largo de la guerra.

Las brujas de la noche no necesitaron hechizo alguno para ganar sus batallas o conseguir el respeto de sus enemigos. Solo necesitaron su propia valentía y su determinación…

7 Comentarios

  1. Hola!! Muy interesante el texto.. Sólo quería hacerte una apreciación y es que lo que se buscó de Longinos no fue su espada si no la lanza con la que atravesó el costado de Jesucristo. Lo digo para que no puedan buscarte las cosquillas con eso. Un saludo!

  2. También estaban las mujeres rusas francotiradoras, causaron verdadero terror. Lyudmila Pavlichenko, quien certificó 309 muertes entre ellas 36 francotiradores, como era pequeña y fina, se escondía en los arboles, se disfrazaba de campesina. Se retiró cuando fue herida por un mortero y dedicó el tiempo a la instrucción militar y propaganda, terminó sus estudios universitarios y se licenció de historiadora. Viajó por el mundo dando conferencias como ayudante del cuartel general de la armada soviética. También están en esta lista: Maria Polivanova, Nina Lobkovskaya, Roza Shanina y muchas más.

  3. Pero tambien se puede buscar la espada de longinus. Al fin y al cabo era un soldado y debia tener espada, lanza, escudo, casco y unos buenos calzones, no?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here