Los vadoma: la tribu africana con pies de avestruz
Valora este post

Estamos en el valle del Zameze, en la siempre bellísima tierra de Zimbabue, África. Es aquí donde podemos encontrar a una tribu famosa por el hecho de que muchos de sus miembros padecen una alteración genética. Una malformación en sus pies más conocida como la ectrodactilia, la cuál les origina tener unos miembros inferiores muy semejantes al de las avestruces, es decir, dos amplios dedos deformados parecidos a dos garras por los que, obviamente, han adquirido gran fama casi sin desearlo.

Son los vadoma, un pueblo norteño a los que merece hacer un hueco en nuestro espacio de Supercurioso, siempre con respeto y admiración hacia esas personas que logran hacer de sus peculiaridades o limitaciones físicas todo un ejemplo de supervivencia y también de orgullo.

El pueblo “garras de avestruz”, los vadoma

Zimbabue, o en su traducción local, «casa de piedra», es uno de esos países de soberbia belleza donde podemos encontrar las cosas más increíbles y espectaculares. Basta con recordar que se halla situado justo entre el río Zambeze, las cataratas Victoria y el río Limpopo. Es justo al norte de este país y escondido entre una zona montañosa, donde se encuentra el pueblo de los vadoma. Es una zona casi inaccesible y es muy posible que debido a este aislamiento dicha característica física se haya hecho aún más patente.

14864614600_091325a33e_k_660x330

La condición física que hace tan especiales a muchos de los vadoma es la ectrodactilia, una alteración donde los tres dedos centrales de los pies desaparecen para dar paso únicamente, a dos prominentes garras que recuerdan mucho a los pies de una avestruz. Se trata en realidad de una alteración genética autosómico dominante originada por una alteración, un pequeño cambio en el cromosoma número siete. Pero no creas que esta característica es exclusiva de los vadoma, en absoluto.

8413063417_9e6dca4f76_k_660x330

La ectrodactilia aparece en todo el mundo, teniendo una aparición de una persona cada 90.000 nacimientos. También se conoce esta enfermedad como síndrome de Karsch-Neugebauer, derivando en malformaciones tanto en manos como en pies. Mientras los pies disponen de una apariencia semejante al de las avestruces, las manos asumen una forma muy semejante a las pinzas de una langosta. Cabe señalar además que muchas de las personas en la tribu de los vadoma que padecen de ectrodactilia, también presentan problemas de audición.

8344347253_ad2f33f6d2_k_660x330

Pero ¿crees que estos problemas limitan en algún aspecto su vida? En absoluto. Están perfectamente integrados, trabajan, tienen sus familias y viven felizmente en esas tierras que generación tras generación, han tenido siempre esta “particularidad” física. De hecho, este síndrome fue documentado por primera vez en 1770 por Jan Jacob Hartsinck, el director de la Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales. Fue tras un encuentro con un grupo de esclavos africanos que iban a ser llevados a la Guayana Holandesa. Tiempos de oscuridad y de graves violaciones contra los derechos humanos, en que muchos médicos vieron su momento para estudiar problemas genéticos de este tipo. Problemas que, a fin de cuentas, no eran solo exclusivos del pueblo africano, aunque enfermedades como la ectrodactilia eran más frecuentes en este continente.

vadoma

Llegados ya los años 60 eran muchas las revistas y los fotógrafos que se adentraban en las inhóspitas tierras norteñas de Zimbabue para ver en persona a la tribu vadoma, y posteriormente, enseñarlos al mundo a través de múltiples reportajes.  Comentar además que esta malformación también es relativamente frecuente entre los miembros de la tribu talaunda, presente en Zimbabue y Bostwana, de hecho se dice que es muy posible que ambas tribus dispongan de antepasados comunes. Sea como sea, no queda claro.

Lo que sí sabemos, por ejemplo, es que los hombres con pies de “avestruz” son hábiles escaladores de árboles. Al parecer sus dedos les dan habilidades que otras personas no tenemos. ¿El único problema? No encontrar nunca un calzado adecuado para ellos, una lástima…

vadoma tribu_660x330

Si te ha gustado este artículo, conoce también otro caso muy famoso de deformidad física: el Hombre Elefante.

Imagen: Lorenzo RidiDietmar TempsDietmar Temps

13 Comentarios

    • Aún más interesante, suponiendo que estos genes se propaguen más que los de pies normales, esto provocaría que los miembros de estas tribus, si no se mezclan con los de otras, dentro de unas pocas generaciones sean mayoritariamente de pies de este tipo.
      Es un cambio enorme (en apariencia) en unas pocas generaciones, y con una sola mutación….
      Espero no equivocarme en decir que es una muestra de lo que los modernos evolucionistas llaman equilibrio puntuado… es decir, una especia cambia poco durante mucho tiempo, y entonces pasa algo (cambio en el entorno o una mutación “conveniente” como esta) y la especie en poco tiempo se vuelve muy distinta, porque muchos cambios pequeños se acumulan sobre uno grande. Impresionante.

  1. […] Si ahondamos en su pasado descubriremos que se trata de un rincón del mundo no exento de cierto interés histórico: la isla fue descubierta en 1506 por el marino portugués Tristão da Cunha. Quién a pesar de darle nombre nunca llegó a conocerla en persona. De hecho, no puso ni un pie en esta tierra. Le pareció demasiado abrupta, con demasiados acantilados como para explorarla. Quizá por ello no fue hasta 400 años después, cuando los británicos empezaron a ocuparla poco a poco, como humildes asentamientos temporales en épocas de caza de focas y ballenas.También Estados Unidos la usó con el mismo fin, aunque llegado el siglo XX y a mediados de los años 50, los asentamientos temporales se volvieron fijos cuando se desarrolló la industria de la langosta y otros tipos de pesca bastante rentables. Era el momento de poblarla y de echar raíces.Puede que ahora te estés preguntando por las modernidades que dispone a día de hoy Tristán de Acuña. Bien, te diremos en primer lugar que no, no hay aeropuerto, el único contacto con el exterior llega, de hecho, una vez al año. ¿Cómo? Por mar y  gracias al barco RMS Saint Elena que llega siempre cargado de medicinas, libros, revistas, correo… y con alguna persona que quiera quedarse y se lleva al que quiera marcharse de la isla. Es un viaje de ida y vuelta que muchos suelen aprovechar.¿Y qué hay del WiFi? Sí, Internet llegó a la isla en el 2001, aunque la televisión llegó unos años después gracias a un técnico inglés que se responsabilizó de que los habitantes de Tristán de Acuña, pudieran distraerse con algo más que con el bello paisaje y su amenazante volcán. Aunque como ya debes deducir, quien viva aquí se debe únicamente a una clara elección personal muy firme. De hecho, y como curiosidad, te diremos que en 1961 la actividad volcánica hizo que todos los habitantes tuvieran que ser evacuados a Londres. ¿Imaginas la expectación?El contraste de escenario debió ser sobrecogedor y asombroso. Pero, ¿piensas que alguien de ellos eligió quedarse en la capital británica en lugar de volver? En absoluto, todos regresaron. Ahora bien, existe un inquietante problema con la población de Tristán de Acuña: la endogamia. Son 271 habitantes que forman 8 familias, ocho apellidos básicos. Un lugar al que los científicos suelen acercarse para estudiar muy de vez en cuando por su claro interés genético.Si deseas saber algo más de esta isla, podrás encontrar por ejemplo su referencia en uno de los cuentos de Edgar Allan Poe: “Las aventuras de Arthur Gordon Pym”. Mientras, te dejamos con otro interesante artículo: La tribu con los pies de avestruz” […]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here