El despiadado Más Allá en el Antiguo Egipto. ¿Sabes cómo era?
4.7 con 3 voto[s]

Las diferentes culturas siempre han expresado su manera de ver la vida… y la muerte. ¿Qué sabes sobre el más allá en el Antiguo Egipto? Seguro vienen a tu mente momias, pirámides y fascinantes rituales ceremoniales, ¿pero sabías que las almas debían luchar por pasar al Más Allá? Era un viaje horrible y lleno de peligros, tal vez muchos más que cuando estaban vivos. ¡Ven y descubre más!

El despiadado Más Allá en el Antiguo Egipto

Para la fe egipcia como en la mayoría de religiones existe un paraíso, y se llamaba Aaru, un lugar abundante y lleno de vida, donde finalmente las almas podían descansar…pero no era tan fácil llegar, ya que morir no era suficiente, y se debían superar varias pruebas difíciles.

más allá en el antiguo egipto, paraíso

Para llegar al Aaru, el alma debía atravesar las 12 tierras del infierno, conocido como Duat. Este lugar incluso estaba «cartografiado» y mostraba una tierra dividida por dos caminos, estos estaban separados por un río de fuego, sin embargo, lo peor no era el río, sino las criaturas que vivían en él. La tierra no era más segura; estaba llena de demonios y monstruos dispuestos a destruir a cualquier alma que pasara cerca. Los muertos debían evitar todos estos obstáculos si querían vivir en el paraíso, de otra manera, serían condenados al olvido.

el Más Allá en el antiguo egipto, anubis

Además de que la tarea en sí era bastante titánica, había otro factor importante; las almas debían atravesar el Duat antes de que sus cuerpos se descompusieran, esta era la razón por la cual se realizaba la momificación, para darles mas tiempo para llegar a su destino. Para tener fuerza y superar esta prueba, las almas debían comer, es por eso que cuando una persona moría, se hacía una estatua de ella y se le abrían huecos en los ojos y en la boca, en donde se ponía un pedazo de carne, esto garantizaba que el espíritu tuviera comida y que pudiera ver, si tenías suerte y los tuyos te amaban, harían este ritual para ti y eso te permitiría empezar el viaje por el Duat.

Si eras el faraón tenías suerte, ya que todos harían lo posible por cuidar tu alma, pero para ello, tus esclavos, criados y toda persona valiosa para ti debía morir contigo para acompañarte, incluso tus animales. Uno de los casos más extremos, fue el del faraón Djer, que envenenó a 569 personas para que lo acompañaran al otro lado.

el Más Allá en el antiguo egipto, faraón

Para atravesar el Duat en el Más Allá en el Antiguo Egipto, las almas debían atravesar 12 puertas, cada una con un guardián que tenia diferentes pruebas para dejar o no entrar a las almas e infinitas maneras crueles de destruirlas si fallaban.

Finalmente, al atravesar el Duat, el alma se encontraba con Osiris, el señor del inframundo, frente a quien debía jurar que no había violado las leyes divinas, y era aquí cuando su corazón era pesado en una balanza; si era inocente, entraría al paraíso, si no, seria arrojada a la bestia Ammitt, quien la torturaría y devoraría, arrojándola al fuego y al olvido.

el Más Allá en el antiguo egipto, osiris, anubis, horus

Como te diste cuenta, el Más allá en el Antiguo Egipto era bastante cruel y complicado. No bastaba con todas las pruebas que imponía el Duat, sin la prueba final, todo el esfuerzo podía perderse.

¿Conocías estos datos sobre el Más Allá en el Antiguo Egipto? No te pierdas 5 motivos por los que algunos relacionan extraterrestres y Antiguo Egipto

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here