«La soledad es el hecho más profundo de la condición humana. El hombre es el único ser que sabe que está solo». Esta es una de las más célebres frases de Octavio Paz que nos introduce a una increíble historia de aventura, en la que el protagonista es Masafumi Nagasaki, un hombre que decidió por cuenta propia alejarse de toda civilización conocida y dejarse llevar por el llamado de la naturaleza. Él y una isla al sur de Japón, ¿quieres saber qué pasó? En Supercurioso te lo contamos. ¡Continúa leyendo! 😀

La increíble historia de Masafumi Nagasakimasafumi nagasaki

La historia del ahora conocido náufrago japonés fue producto de una coincidencia. Masafumi Nagasaki llevaba más de 30 años habitando una isla desierta; desnudo, en completa soledad y anonimato cuando fue encontrado por Álvaro Cerezo en la isla japonesa de Sotobanari. En el 2012, Cerezo, un malagueño que dirigía una agencia de viajes para personas que desean experimentar aislamientos extremos, se encontró a Masafumi Nagasaki mientras buscaba esos destinos idílicos. Su pasión por las historias curiosas lo llevó a dar a conocer la historia de este anciano y su exploración de la soledad.

Desde el segundo cero de la grabación que hizo Álvaro Cerezo, vemos a Masafumi Nagasaki con un rostro y una actitud resuelta y satisfecha. Te aseguramos que al verlo te causará desconcierto, aunque también, debemos admitir, un poco de envidia… ¿Serías tú capaz de abandonarlo todo y cumplir tu sueño? La aspiración de este hombre de 77 años fue siempre algo tan sencillo como elemental: vivir desnudo en una isla desierta.

1. El hombre de la islamasafumi nagasaki

Aguas de una translúcida tonalidad turquesa, arena blanca satinada, palmeras mecidas por una brisa ligera… y la más completa soledad; solo el vasto océano y Masafumi Nagasaki. Las curiosidades del cerebro siempre nos sorprenden, tanto, que hacemos cualquier cosa con tal de cumplir un sueño profundo… Así fue como Masafumi Nagasaki, un buen día, decidió dejar su trabajo y el mundo de la civilización, las prisas y las responsabilidades y cambiarlas por uno de los pocos rincones vírgenes de humanidad que aún salpican este extenso y habitado planeta Tierra.

Lo del náufrago japonés Masafumi Nagasaki no es un capricho pasajero, estamos hablando de un reputado fotógrafo que, antes de convertirse en el hombre solitario de la isla, llevaba allí más de 21 años. Sí, lo has leído bien… 21 largos años que para él no han sido más que un dulce suspiro.

En una de las muchas entrevistas que realizó tras cerrar el capítulo de la soledad, Masafumi Nagasaki admitió que al principio llegó con sus pertenencias, sus objetos y también su ropa; pensaba pasar unas largas vacaciones alejado de todo el mundo para intentar reconectar con sus raíces y con él mismo. No obstante, los planes no siempre salen como uno desea y a la isla llegó un caprichoso y virulento tifón, que se llevó todas y cada una de sus cosas. Todo aquello que le unía a la civilización de la que había escapado, había desaparecido en un abrir y cerrar de ojos.

Fue justo en este momento cuando Masafumi Nagasaki se convirtió en un verdadero náufrago: la ira del océano había cesado dejándolo desnudo de todos los objetos que le quedaban, fue en ese instante cuando emergió el verdadero Masafumi… Sin comida, ropa o un lecho donde dormir, Masafumi Nagasaki entendió la simpleza de la vida y la relación con la naturaleza que el ser humano debía tener. Preguntémonos por un momento ¿de qué te sirve la ropa en una isla desierta? Los náufragos deben aprender a vivir con los recursos que les aporta la madre naturaleza… y eso, era lo que siempre había soñado Masafumi.

2. La vida Masafumi Nagasaki en la isla

Lo primero que hizo después del Tifón fue cambiar su alimentación, dejó por completo la carne, los huevos de tortuga, los peces y, en cambio, decidió alimentarse de insectos, hiervas, frutas y verduras que él mismo conseguía en su vida diaria en la preciosa isla desierta.

Con el paso del tiempo, aventureros y exploradores de las pequeñas islas en oriente se aventuraron a visitar la isla. La razón por la cual antes de que llegara Masafumi Nagasaki estaba completamente desierta, es que siempre ha tenido un complejo acceso, las aguas de esta isla son sumamente engañosas, aun así, algunas veces Masafumi Nagasaki tuvo compañía; pescadores y mercaderes que visitaban la isla cuando las condiciones climáticas lo permitían. Muchos de ellos lo bautizaron como el «ermitaño nudista» o el «Robinson Crusoe japonés», y algunos se atrevían a llevarle algo de comida diferente o un cigarro, cosas que él agradecía porque nunca pudo olvidar tras dejar la civilización.

Por su parte, Masafumi Nagasaki, el náufrago de risa desdentada, siempre acogía con cordialidad a curiosos y periodistas. No le molesta exhibir con orgullo su desnudez y dejarse fotografiar. Para él, como buen fotógrafo que fue, las fotos que le hacían constituyen un importante archivo documental que permite sentir a los espectadores aquello que él sentía: paz.

Masafumi Nagasaki siempre asumió su edad, sabía que los años le traerían achaques e incluso la muerte, pero él dice aguardarla complacido, porque quien vive la vida que desea no se avergüenza de nada ni espera nada. La felicidad tiene la forma de esa isla bordeada de azules y verdes, de aire puro y brisa salitrada. Pero la historia no termina aquí…

3. Un sueño interrumpido

Después de casi 30 años habitando en soledad y conviviendo con él mismo, una persona (de esas que realizaban visitas esporádicas a Masafumi Nagasaki) alertó a las autoridades de la ciudad de Ishigaki. Les avisó que el náufrago japonés se encontraba delgado y muy débil. Era momento de actuar y así lo hicieron. Tras toda una operación de rescate, lograron llevarse a Masafumi Nagasaki para un hospital al sur de la ciudad. Por más que este hombre aventurero se negó, las autoridades lo llevaron a más de 60 kilómetros de lo que en algún momento fue su hogar y al cual jamás podrá regresar.

Cuéntanos ¿lo dejarías todo para cumplir el mismo sueño que este simpático fotógrafo? Recuerda que siempre te leemos. Esperamos que la historia de Masafumi Nagasaki te haya gustado, y si quieres conocer más datos interesantes sobre la sociedad y el mundo, te invitamos a descubrir a Yakuza, la mafia japonesa más famosa de todos los tiempos.

8 Comentarios

  1. Muy lindo el articulo e interesante como todo el contenido de la web sigan así. Creo que es «isla Sotobanari». Buenos aportes Sra Valeria. 😀

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here