5 Mitos curiosos de la diosa griega Artemisa | Señora de los Animales
4.7 (94.29%) 7 votos

Fervientemente venerada en el Mediterráneo, la diosa griega Artemisa ha logrado conservar su imagen salvaje e independiente hasta nuestros días. Representada con su arco y flechas, la figura de la hija de Zeus y Leto ha girado en torno a los animales, la caza, los nacimientos, la castidad y su férrea voluntad de preservar su independencia frente a los hombres. Se cree que el culto a esta deidad es incluso anterior a la civilización helénica, así que no es de extrañar que su nombre esté rodeado de mitos.

5 Mitos curiosos de la diosa griega Artemisa

Esta diosa de la naturaleza y la caza, celosa de la castidad y la vida salvaje, fue adorada por la Grecia Antigua, aunque su culto se desarrolló especialmente en las ciudades de Braurón, Muniquia y Esparta. También fue venerada en ciudades de Asia Menor, como Éfeso, localidad en la que se ubica el Templo de Artemisa. Este templo, situado en la actual Turquía, es considerado como una de las siete maravillas del mundo antiguo. Por desgracia, este prodigio arquitectónico de colosales dimensiones -construido alrededor del año 550 a.C.- fue destruido dos siglos más tarde en un incendio provocado por Eróstrato.

El Templo de la diosa griega Artemisa, en Éfeso
Fragmento del grabado del Templo de Artemisa, de Philip Galle

La veneración a Artemisa fue  más allá de la civilización helénica. Los romanos reciclaron la figura de esta deidad y la transformaron en Diana, diosa virgen de la caza, la luna y la naturaleza. Su culto se desarrolló especialmente en el templo Aventino, donde fue reverenciada por los habitantes más pobres y los esclavos.

Leto, madre de Apolo y Artemisa

Son varias las leyendas que giran en torno a la concepción y nacimiento de esta diosa, pero la más popular tiene como protagonistas a la madre de Apolo y Artemisa, la lujuria de Zeus y la cólera de Hera. Al descubrir Hera que el embarazo de Leto era producto de una nueva infidelidad de Zeus, le prohibió a la embarazada dar a luz sobre la tierra. Poseidón, piadoso con Leto y desafiando a la esposa de Zeus, cubrió con sus olas la isla de Delos, en la que la embarazada pudo dar a luz resguardada de la ira de Hera. Según cuenta la leyenda, Artemisa nació antes que su hermano mellizo Apolo, por lo que rápidamente se encomendó a la tarea de ayudar a su madre en la última etapa del parto y ejerció de comadrona.

Los siete deseos de Artemisa, según Calímaco

Según cuenta el poeta griego Calímaco, Artemisa -a la temprana edad de tres años- le pidió a su padre, Zeus, siete deseos: permanecer por siempre virgen; tener multitud de nombres que le diferenciaran de su hermano Apolo; ser la “Dadora de luz”; portar un arco y flechas y vestir una túnica corta con la que poder cazar; tener sesenta “hijas de Océano” -todas ellas de nueve años- para su coro, además de veinte ninfas que cuidasen de sus perros.

Artemisa, representada como Diana por los romanos
Diana la Cazadora, por Gaston Casimir Saint-Pierre – Escultura de la diosa griega Artemisa

Pidió también gobernar sobre las montañas y tener el don de ayudar a las mujeres en el parto.

El mito de la diosa griega Artemisa y Acteón

El tebano Acteón, que había heredado la pasión familiar por la caza, tuvo la mala fortuna de encontrarse con la diosa griega Artemisa mientras esta se tomaba un baño. Aunque las ninfas que acompañaban a la deidad se apresuraron a cubrir su torso desnudo, fue demasiado tarde para el joven cazador. La diosa, enojada con él por haber mancillado su castidad con la mirada, le convirtió en ciervo y animó a los perros del tebano a dar caza a su amo. Finalmente, Acteón acabó devorado por sus propios compañeros caninos.

La leyenda de Calisto y la Osa Mayor

Calisto, hija del rey de Arcadia, formaba parte del séquito de ninfas de Artemisa, lo que la obligaba a permanecer casta. Zeus, encaprichado con la joven noble, se hizo pasar por Artemisa (o por Apolo, según otros mitos) y la sedujo -aunque según relata Ovidio, la forzó-. De esta violación, Calisto engendraría a Arcas, no sin antes padecer la ira de la diosa griega Artemisa, quien al descubrir su embarazo la convirtió en osa por haber incumplido su voto de castidad.

Artemisa descubre el embarazo de Calisto
Fragmento de Diana y Calisto, obra de Tiziano

Zeus, conmovido por la suerte de la ninfa y sabiéndose culpable, le otorgó la inmortalidad al convertirla en la constelación Osa Mayor.

Ifigenia y la guerra de Troya

Es sabido que las leyendas retratan a la diosa griega Artemisa como partidaria del bando troyano, aunque siempre jugó un papel menor en este conflicto. Cuando el rey de Micenas, Agamenón, mató a un ciervo, la ira de la diosa se desató. Como castigo, calmó los vientos, inmovilizando de esta forma a la flota griega. Agamenón, aconsejado por los sabios, decidió sacrificar sobre un altar a su hija Ifigenia, fruto de su matrimonio con Clitemnestra, para apaciguar la ira de la diosa. Según cuentan los mitos, Artemisa, compadecida, decidió reemplazar con un cervatillo a la joven, a la que se llevó consigo a Tauride, donde se convertiría en su principal sacerdotisa.

Estos son solo algunas leyendas que giran en torno a esta diosa, que demuestran que la originalidad de la mitología griega nunca dejará de sorprendernos. Si queres conocer más curiosidades, te recomendamos que leas los mitos de quince conocidos dioses griegos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here