Monstruos marinos bíblicos | 10 curiosidades del Leviatán y el Behemot
5 con 1 voto[s]

Las Sagradas Escrituras, además de aportar consuelo para las personas creyentes, son también un filón para la mitología o la historia. Muchas de las leyendas que aparecen en ellas son totalmente increíbles y algunas de ellas muy curiosas. En este artículo vamos a analizar los monstruos marinos bíblicos más destacados, como el leviatán o el behemot.

En la Biblia, también hay sitio para los monstruos y algunos de ellos son terroríficos. Muchos de ellos quizás sean desconocidos y te sorprenderán ya que seguro que no pensabas que los podrías encontrar en un libro relacionado con una de las mayores religiones en la actualidad. Si quieres descubrir a los monstruos marinos bíblicos más importantes, este artículo está hecho para ti. ¡Conócelos!

Monstruos marinos bíblicos. 10 curiosidades de ellos

Leviatán

1. El leviatán es una figura que aparece en el Antiguo Testamento y se le ha relacionado con Satanás. Según el judaísmo, Dios creó dos leviatanes uno de ellos de cada género. Arrepentido tras esta decisión, optó por matar a la hembra para que no se pudieran aparear, ya que habrían acarreado el fin de la humanidad.

monstruos marinos bíblicos

2. En el Talmud, se puede leer que es un gigantesco pez monstruoso elaborado durante el quinto día de la creación. Además se pronostica la muerte del Leviatán y se dice que su carne servirá para alimentar y homenajear a Dios.

3. Es uno de los monstruos marinos bíblicos que más concepciones tiene, ya que se cree que se identificaba al Leviatán con el mismo mar. Asociándolo directamente también con los invasores que venían por mar y buscaban aterrizar a las antiguas civilizaciones.

4. En el cristianismo, sin embargo, este monstruo bíblico está relacionado con el concepto del caos. En las Sagradas Escrituras se habla de que Dios tuvo que destruir a esta gigantesca bestia para empezar a moldear el mundo a su antojo. Es tal la importancia del Leviatán en la Biblia, que ha sido el nombre que los monstruos marinos han adoptado de manera genérica.

5. Además de ser uno de los monstruos marinos bíblicos más horribles, el Leviatán está considerado como uno de los cuatro príncipes del infierno para la biblia satánica junto a Lucifer, Belial y Satanás. Un indicio que nos hace observar todavía con más fuerza el concepto de ser maligno de este monstruo.

Behemot

monstruos marinos bíblicos

6. Behemot aparece en el libro de Job y por sus descripciones los expertos tienden a pensar que se trata de un gigantesco hipopótamo o incluso un dinosaurio. La palabra siempre va asociada a una bestia de gran poder.

7. Algunos estudios sugieren que este monstruo bíblico estuvo inspirado en la antigua tradición egipcia de cazar cocodrilos o hipopótamos. Esta práctica era bien extendida en la época y transmitía la lucha del hombre contra las bestias salvajes, algo que decidieron contar en la Biblia de manera exagerada.

8. El libro de Job, que es donde aparece de manera más detallada el Behemot, es considerado un libro didáctico y muchas de las historias que recoge no se sabe si parten de la imaginación de Job o son reflejos de la realidad. Tras ver la descripción que hace de este monstruo, el lector puede afirmar la existencia de dinosaurios o de un animal enorme ya extinguido aunque por otra parte puede ser una fantasía.

9. En la descripción que aparece dice claramente que se revuelca en la espesura de los lotos y los juncos. Habla de que todas las bestias le rinden pleitesía y que está cubierto entre los árboles sombríos, algo que nos habla de su oscura apariencia. Mientras en el caso del Leviatán su representación coincide con una criatura más asociada al Mal, el Behemot es una simple bestia marina.

10. El Behemot pudo ser la primera descripción de dinosaurio de toda la historia, ya que en su descripción se dice de manera concisa que tenía una cola como un cedro y que la movía libremente. Los cedros son árboles que pueden llegar a medir cincuenta metros, por lo que la bestia que portara esa cola debería ser gigantesca. Los brontosaurios o los diplodocus podrían casar con esta descripción.

Como habrás podido comprobar tras leer este artículo con curiosidades acerca de los monstruos marinos bíblicos, hay dos que son los principales y sus nombres son el Leviatán y el Behemot. Tienen en común que son dos bestias gigantescas, pero el primero está mucho más asociado al mal que el segundo, éste pudo haber sido una de las primeras descripciones de los dinosaurios que habitaron la Tierra hace millones de años o simplemente un monstruo que vivía en la mente de un gran escritor.

Ahora nos gustaría conocer tu opinión sobre estos seres. ¿Qué crees que querían decirnos las Sagradas Escrituras con la aparición de estos monstruos marinos en ellas? ¿Piensas que el Leviatán era la personificación de Satán? ¿Opinas que el Behemot pudo ser un dinosaurio? ¡Escríbenos! 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here