Durante el brutal régimen nazi, las personas homosexuales sufrieron una implacable persecución. Aunque los hombres fueron quienes mayormente padecieron el despiadado odio de los nazis, las mujeres homosexuales en el Tercer Reich también sufrieron enormemente. Entérate de qué pasó con ellas.

El fuerte hostigamiento que vivieron las mujeres homosexuales en el Tercer Reich

Aunque los actos homosexuales entre los hombres habían sido tradicionalmente un delito en gran parte de Alemania, entre mujeres no estaba penalizado. Esto se debía a que las féminas estaban de algún modo consideradas bajo el poder de los hombres y, por eso, las lesbianas no eran generalmente consideradas como una amenaza social o política.

A los hombres homosexuales se les obligaba a usar un triángulo rosado en su ropa, como la estrella de David impuesta a los judíos, bajo el régimen de Hitler. Pero la vida de las mujeres homosexuales en el Tercer Reich fue muy diferente a la de ellos, aunque, sin duda, fue muy dura.

Lo que hoy se sabe sobre este tema es poco, pero hay algunas historias de gran sufrimiento y que demuestran una feroz resistencia. Muchas mujeres huyeron del país hacia la seguridad de América o Inglaterra, escapando del peor aislamiento social, la violencia y la prostitución forzada.

Incluso antes del ascenso de los nazis al poder, en 1933, existía una fuerza conservadora que reprobaba las relaciones entre mujeres, pero con el nazismo esta reacción conservadora fue reemplazada por la represión estatal.

Los nazis consideraban que las mujeres eran pasivas, especialmente en asuntos sexuales, y que necesitaban hombres para cumplir con las aspiraciones de sus vidas y para participar en el sexo. Muchos nazis también se preocuparon por las líneas entre la amistad y el lesbianismo, que hacían más difícil la tarea de descubrir a las “verdaderas” lesbianas.

Por todo esto, los nazis rechazaron el lesbianismo como un problema estatal y social porque creían que las lesbianas podían llevar a cabo el papel principal de una mujer alemana: ser madre de tantos bebés “arios” fuera como fuera. Consideraban que cada mujer, independientemente de su sexualidad, podría servir al Estado nazi como esposa y madre.

Mujeres homosexuales en el Tercer Reich, ¿qué ocurría con ellas?

A pesar de esta idea, los nazis sí perseguían a las mujeres lesbianas, aunque con menos severidad que a los homosexuales varones. Poco después del nombramiento de Hitler como canciller, la policía sistemáticamente allanó y cerró bares y clubes homosexuales, forzando a las lesbianas a reunirse en secreto. Los nazis crearon un clima de miedo fomentando incursiones policiales y denuncias contra lesbianas.

mujeres homosexuales en el tercer reich, forzadas a casarse

Muchas mujeres homosexuales en el Tercer Reich se alejaron de sus amistades, por miedo a poner en riesgo sus seguridad, algunas llegando incluso a mudarse a nuevas ciudades donde nadie las conocía. Otras tuvieron que buscar la protección del matrimonio por conveniencia con hombres homosexuales.

La policía consideraba a las lesbianas como “asociales”, es decir personas que no se ajustaban a las normas nazis y por lo tanto podían ser arrestadas o enviadas a campos de concentración.

Las mujer homosexuales también sufrieron discriminación debido a la política de los nazis hacia las mujeres alemanas en general. Los bajos salarios fijados para las mujeres les afectaban especialmente, ya que solían estar solteras y no podían depender del trabajo de un marido para recibir apoyo. 

Como ves, aunque de un modo menos brutal, las mujeres homosexuales también sufrieron terriblemente bajo el yugo nazi.

¿Sabías de su situación?

Descubre:

– Am Spiegelgrund, la despiadada clínica infantil dirigida por nazis

Imágenes: Wikimedia Commons

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here