Cuando llega el verano nuestra vida se acalora y es común que nos veamos en situaciones engorrosas por ello. Empezamos a sudar más de la cuenta, constantemente nos sofocamos y, por supuesto, nos cuesta un poco más dormir. De hecho, una de las cuestiones más buscadas en el todopoderoso Google durante los días de verano es «no puedo dormir por el calor», y por eso mismo en Supercurioso te damos consejos y trucos para combatir este tipo de situaciones. ¿Eres de esas personas que sufren horriblemente con el calor? Pues no te preocupes, estos consejos para combatir el calor te ayudarán a dormir tranquilamente. ¡Acompáñanos a descubrirlos!

«No puedo dormir por el calor»: consejos que te ayudarán

10 trucos para combatir el calor al dormir

Son muchos los efectos del verano en nuestras vidas, y aunque es una época ideal para muchas cosas, como ir a la playa, al río, o andar con prendas bastante frescas, la verdad es que esta temporada también tiene sus desventajas y una de ellas es, precisamente, no poder dormir por el calor. De hecho, hay muchas personas que sufren de este gran problema y que buscan solucionarlo, por ejemplo, durmiendo desnudos. Sin embargo, no todos los consejos de la cultura popular son tan acertados como parecen. Incluso dormir desnudo no es tan aconsejable para ahuyentar el calor, pues esta triquiñuela te puede terminar jugando en contra. ¿Entonces qué hacer si no puedo dormir por el calor? ¡Vamos a conocer algunos consejos que te ayudarán a dormir mejor!

1. Una buena ducha podría ayudarte

Sin duda, uno de los mejores consejos para aquellos a quienes el calor no los deja dormir es darse una buena ducha de agua fresca antes de acostarse. Al ducharte, te quitas toda la mugre del cuerpo, y eso hace que te sientas mucho más fresco. Eso sí, tienes que cuidar que el agua no esté tan fría, pues eso podría espantarte el sueño. Pese a ello, es uno de las mejores opciones para dormir más fresco.

2. El aire acondicionado es un buen aliado

¿Cómo tener un buen sueño si no puedo dormir por el calor? Pues otro de los trucos para dormir pese al calor puede ser utilizar un ventilador o un aire acondicionado que te ayude a refrescar un poco el ambiente. Este, sin duda, es uno de los mejores consejos, pero debes tener cuidado con la temperatura, pues los expertos recomiendan mantenerse entre los 20° y los 22°, pues una temperatura más baja puede hacer que te despiertes varias veces en la noche por el frío.

3. Una hamaca puede ser de gran ayuda

Una hamaca puede ser de gran ayuda

Si tienes el espacio y cuentas con una hamaca, entonces esta puede ser una de tus mejores aliadas a la hora de combatir el calor. Y es que las hamacas son mucho más frescas que las camas, ya que estas permiten que el aire penetre con mucha mayor facilidad. Además, ganarás mayor frescor si decides colgar tu hamaca en un espacio más abierto que el dormitorio, de manera que estés en un espacio en el que circule más la brisa. Sin duda, uno de los mejores consejos para quienes buscan descansar, dormir y aprovechar el sueño en esos días de calor.

4. El alcohol no es tu amigo

Aunque pueda parecer que algunas bebidas alcohólicas puedan ser de ayuda para conciliar el sueño, la verdad es que esto no es del todo así. Y es que incluso si nos ayudan a quedarnos dormidos, el estado de ebriedad puede afectar de manera negativa nuestro sueño y, por lo tanto, nuestro descanso. Esto ocurre porque el alcohol afecta la etapa rem de nuestro sueño, la cual es una de las cosas curiosas que suceden mientras duermes, y, además, deshidrata nuestro cuerpo, lo que nos hará sentir menos descansados.

5. Los amores para otro día

Si eres de los que disfrutan de dormir abrazados a su pareja, entonces un buen consejo puede ser abandonar este hábito, al menos durante las noches de mucho calor. Y es que los cuerpos son una gran fuente de calidez, pero durante las noches de altas temperaturas esto puede volverse una desventaja. Dormir en habitaciones separadas podría ayudarte bastante, aunque tampoco es necesario acudir a los extremos. Con mantener algo de espacio personal puede bastar para que no sigas googleando el típico «no puedo dormir por el calor».

6. Mantén tu rostro fresco

Mantén tu rostro fresco

Durante los días de calor una de las mejores maneras de mantenerse fresco es mantener nuestro rostro bien, valga la redundancia, fresco. Esto se debe a que nuestras mejillas pueden ayudar a librar gran parte del calor acumulado en nuestro cuerpo, de manera que lavarse bien la cara antes de dormir puede ayudarte bastante, y también mantener un ventilador que mantenga nuestro rostro fresco. Eso sí, cuídate de no poner el ventilador demasiado cerca de tu rostro, ya que esto podría ocasionarte un resfrío o, en el peor de los casos, afectar tus nervios faciales de forma negativa.

7. Las sábanas al congelador

Puede sonar exagerado, pero uno de los trucos que podría ayudarte a dormir mucho mejor es meter las sábanas al congelador. Por supuesto, para esto deberás primero doblarlas bien y meterlas en una bolsa. Puede que este truco para aquellos que señalan que no pueden dormir por el calor no sea efectivo durante toda la noche, pues eventualmente nuestro calor corporal y el del ambiente harán que la temperatura de la cobija cambie, pero al menos te ayudará a conciliar el sueño con mucha mayor facilidad. ¿Te atreverías a intentarlo?

8. Enfría tus muñecas

Uno de los trucos para combatir el calor menos conocidos es el de enfriar tus muñecas. ¿Te parece extraño? Seguramente sí, pero está comprobado que dejar correr un poco de agua en tus muñecas por algunos minutos puede ayudar en gran medida a descender la temperatura de tu cuerpo.

9. Procura un espacio y una posición cómoda

Procura un espacio y una posición cómoda

Otro de los errores que hay que combatir durante esas noches de calor es cambiar mucho de posición. Este es un error muy común, y es que cuando no puedo dormir por el calor suelo o, mejor dicho, solemos movernos de un lado al otro buscando una posición que nos ayude a conciliar el sueño. Lo ideal en este sentido es buscar desde el principio una posición cómoda y que nos permita dormir más tranquilos. Lo preferible en este sentido siempre es una posición que nos permita estirarnos a gusto, sin que nuestras extremidades estén en contacto con el resto de nuestro cuerpo para, así, reducir el calor que nosotros mismos producimos.

10. Cuida lo que comes antes de dormir

Ya estamos por cerrar este artículo con trucos que buscan ayudar a todos aquellos que se aquejan de no poder dormir por el calor, y el último consejo que tenemos en este sentido es cuidar bien lo que se come antes de dormir. Somos lo que comemos, dice el dicho, y en este sentido lo mejor que puedes cenar en las noches de veranos son frutas frescas que ayuden a hidratar tu cuerpo. Los alimentos que deberás evitar son, por otro lado, las carnes y las grasas.

¿Qué te ha parecido nuestro artículo para aquellos que no pueden dormir por el calor? ¿Ya has intentado alguno de estos trucos? Y, ¿Cuál es el que más te funciona a ti? Déjanos tu opinión en los comentarios, ¡estaremos deseando leerte!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here