¡Hola Supercurioso! Antes de leer el artículo nos gustaría que conocieras una nueva forma de descubrir nuestro curioso mundo, ¡a través de Youtube! Tenemos un canal del que nos encantaría que formaras parte. ¡Puedes suscribirte y conocerlo aquí –> YouTube Supercurioso!

Las míticas terrazas de cuarzo rosa y blanco que existieron una vez en Nueva Zelanda y que llegaron a ser llamadas “la octava maravilla del mundo” podrían ser redescubiertas siglos después de haber desaparecido, y la pista para encontrarlas es el diario escrito a mano por un explorador de mediadios del siglo XIX. Entérate de los detalles.

Escondida bajo un lago neozelandés podría hallarse la octava maravilla del mundo

En un estudio publicado recientemente en el Journal of the Royal Society de Nueva Zelanda, los investigadores Rex Bunn y Sascha Nolden afirman que han encontrado la ubicación de las terrazas de color rosa y blanco del país, que algunos habían considerado una vez la “octava maravilla de la mundo.”

Las terrazas, un conjunto grande y brillante de rocas en cascada blancas y rosadas, fueron consideradas el depósito más grande de sílice sinterizada, un tipo de cuarzo.

Cuando el monte Tarawera entró en erupción el 10 de junio de 1886, ceniza volcánica cayó al lago Rotomaha, temporalmente llenando el lago y cubriendo las terrazas en una tumba de barro y roca.

La erupción mató a 120 personas en su mayoría indígenas y le robó la región lo que había sido uno de sus paisajes más emblemáticos.

Un estudio de cinco años, publicado el año pasado, llegó a la “conclusión ineludible” de que las terrazas habían sido destruidas durante la explosión del terremoto. Un equipo de investigadores estadounidenses y de Nueva Zelanda utilizó una variedad de sonares submarinos, sondeos y fotografías para determinar qué sucedió el día de la explosión y cómo afectó geológicamente a la región.

El año pasado, el científico principal de la investigación, Cornel de Ronde, subrayó la importancia cultural que las terrazas representaban para los neozelandeses.

Sin embargo, Bunn y Nolden, ahora están diciendo que la conclusión del año pasado puede estar basada en 130 años de información cartográfica incorrecta. En una entrevista, los investigadores expresaron que creen que las terrazas no habían sido empujadas al fondo del lago o destruidas, refutando así las conclusiones encontradas por investigadores anteriores.

La octava maravilla del mundo podría estar bajo un lago en Nueva Zelanda

Utilizando el diario de Ferdinand von Hochstetter del año 1859, creen que han encontrado la ubicación de las terrazas, 30 a 50 pies debajo de la orilla del lago Rotomaha. Los investigadores invirtieron la ingeniería del trabajo de Hochstetter reconstruyendo las orientaciones geográficas desde 1859, determinando dónde caerían sobre la topografía actual de la región.

El diario de Hochstetter ofrece uno de los únicos sondeos cartográficos exhaustivos de la región tomados antes de la erupción y, dado que en él se basa la reciente investigación, los expertos han expresado sentirse seguros de que la información cartográfica “es sólida”.

Hochstetter se considera a menudo el “padre de la cartografía de Nueva Zelanda” y había sido contratado por el gobierno regional en ese entonces para examinar las islas.

Según comentó Nolden a la prensa, encontró el trabajo de campo de Hochstetter mientras curaba una exposición sobre el trabajo del cartógrafo en 2010.

Las excavaciones futuras del sitio ahora están en manos de la autoridad tribal de Tuhuourangi de Nueva Zelandia.

¿Qué te parece la que dicen es la octava maravilla del mundo?

Descubre más lugares extraordinarios:

– 5 Lugares del mundo que no podrás creer que existen 

– 5 Lugares del mundo que no podrás creer que existen V

Imágenes: Wikimedia Commons

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here