Existen colecciones consideradas demasiado escandalosas para la delicada sensibilidad de la sociedad y sus artefactos fueron encajonados y encerrados en los rincones más  oscuros de salas de almacenaje durante décadas. Este es el caso de la pornográfica sala secreta del museo Británico, denominada Secretum. Aquí se conservan algunas de esas colecciones eróticas ocultas, llenas de falos, cinturones de castidad y arte erótico. ¿Listo para ruborizarte?

La pornográfica sala secreta del Museo Británico

Como David Gaimster, del Museo Británico, escribió una vez:

«Si los museos son una metáfora física de la forma en la que el presente ve el pasado, entonces sus colecciones reflejan las actitudes culturales y morales de las sucesivas generaciones de curadores, tanto en la elección de los artefactos COMO en las estrategias utilizadas para clasificarlos».

Los motivos que llevan a estas decisiones se basan a menudo en la moral, en la contraposición a la publicación académica, en los principios…

Fundada en 1865 a raíz de la Ley de publicaciones obscenas (1857), la sala Secretum del Museo Británico, originalmente llamada el «Gabinete de objetos obscenos», era esencialmente un depósito de pornografía antigua.

La pornográfica sala secreta del Museo Británico

A la altura de la histeria sexual victoriana, esta sala secreta del Museo Británico fue creado para proteger al público más impresionable: las mujeres, los niños y la clase trabajadora, de los peligros morales de la erótica. Durante este período, numerosos artículos de hallazgos arqueológicos fueron llegando desde el extranjero, y estos objetos revelaron los hábitos carnales aparentemente exuberantes de las sociedades antiguas. Tal sexo libre de culpa, decidieron los curadores de arte, debía ser censurado y guardado a puerta cerrada.

En un momento dado, el Secretum albergaba la estimación de 1.100 objetos.

La Copa Warren, se calcula que data del I d.C.
La Copa Warren, se calcula que data del I d.C.

Se incluyen artefactos tales como la colección de obras de arte eróticas de George Witt; los grabados del Renacimiento italiano conocidas como «las posiciones»; la Copa Warren, un recipiente romano que presenta escenas homoeróticas (imagen superior); la réplica de un cinturón de castidad medieval; y condones antiguos.

Obra perteneciente a la colección de George Witt
Obra de shunga, perteneciente a la colección de George Witt

Sólo los caballeros eruditos se consideraban capacitados para observar las imágenes «tan peligrosas» y sólo ellos podrían obtener acceso a la colección.

En la década de 1960, la colección del Secretum se redistribuyó gradualmente a otras partes del Museo Británico. La estatua de Tara, uno de los primeros artefactos de la colección, que ahora se encuentra en la Galería José E. Hotung (Sala 33) es un ejemplo de esto.

Estatua de Tara
Estatua de Tara, siglo VIII d.C., Sri Lanka

Desde la década de 1980 en adelante, sus reliquias restantes se mantuvieron en el armario 54 y 55 del departamento de antigüedades medievales y posteriores.

Hoy en día, algunos conservadores del Museo Británico argumentan que la colección Secretum restante debe ser preservada como una «cápsula del tiempo» del gusto y la moral  victorianos.

¿Te ha gustado este tema? Entonces, no te puedes perder nuestro artículo sobre los templos eróticos de la India: Khajuraho.

Imagen: Jeffrey y Patrick Marioné

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here