La prueba de la caja. Medir la creatividad de los bebés
Valora este post

A menudo, cuando pensamos en bebés, los términos que nos vienen a la cabeza son “indefenso” o, incluso, “misterioso”, características que pueden aplicarse a casi cualquier bebé. Intentar descifrar el balbuceo de un bebé es algo que ha llevado de cabeza a más de un investigador sin demasiado éxito, pero un grupo de científicos ha descubierto una manera para poder medir la creatividad en bebés de tan solo un año. El método del que te hablaremos a continuación se llama la prueba de la caja, en inglés the Unusual Box Test (UBT), y puede llegar a predecir las habilidades de pensamiento divergente en un bebé.

La prueba de la caja no es inusual

La UBT, o prueba de la caja, tiene más apariencia de juguete que de una herramienta para la evaluación cognitiva. Las características de esta caja son de dos tipos; unas características fijas y otras más novedosas. Como características fijas tendríamos una repisa, cuerdas, una agujero de forma abstracta, escaleras pequeñas, etc… y las características novedosas serían objetos como plumas, ganchos (no peligrosos) y palos.

prueba de la caja

Pero, ¿en qué consiste la prueba? Lo que hace básicamente la prueba de la caja es medir la manera en que alguien interactúa con esos objetos que forman parte de la caja. La puntuación se da en función del número de interacciones que se hacen con los objetos de dicha caja, de tal manera que cuantas más interacciones, mayor puntuación.

Un grupo de investigadores de la universidad de Sheffield descubrió, en 2014, que esta prueba de la caja podía utilizarse en bebés de hasta dos años, cuando hasta esa fecha solo se había utilizado para medir la creatividad en niños mayores de tres años.

Pero en 2016, los investigadores de la Universidad de Stirling unidos a los de la Universidad de Sheffield dieron un nuevo impulso a este método. Ofrecieron a 29 niños de 1 año una caja con algunos objetos y dejaron que, de manera individual, los niños interactuaran y jugaran con la caja, sin tener ninguna indicación para ello. Más tarde se midieron el número de interacciones caja-objeto, enmarcada dentro de un tiempo igual para todos los bebes. Cada niño recibió una puntuación que oscilaba entre 6 y 28 puntos. Pasadas unas semanas, los bebés que habían obtenido la puntuación más alta la primera vez, volvieron a repetir la prueba de la caja y esta vez obtuvieron de nuevo puntuaciones altas.

Este experimento sugirió al grupo de investigadores que el grupo de bebés de tan solo 1 año de edad podían pensar de manera divergente y que la capacidad de dicho pensamiento se podía llegar a medir. También se estudió dichas habilidades en los padres de estos bebés. Este estudió demostró que los bebés con una alta calificación en la prueba de la caja, tenían a su vez padres con fuertes habilidades de pensamiento divergente.

Las ventajas de lo divergente

En resumen, la prueba de la caja intenta medir algo más específico que la creatividad, busca cuantificar el pensamiento divergente que es ese tipo de pensamiento que nos ayuda a encontrar la solución inmediata a la resolución de cualquier problema.

prueba de la caja

Un buen ejemplo de este tipo de habilidades son las que demuestran algunos de los usuarios de Pinterest con los famosos DIT (Do It Yourself), o lo que es lo mismo, Hazlo Tu Mismo. Algunos de los “inventos” que nos muestran estos usuarios parecen sacados de una película de MacGyver y, a simple vista, pueden parecer inútiles pero la habilidad para crearlos no es tan inútil. Las personas con logros creativos a nivel personal y profesional en la vida adulta, seguramente fueron bebés con una alta puntuación en la prueba de la caja, es decir, con un alto nivel de pensamiento divergente.

Ejercicios para mejorar tu pensamiento divergente

A continuación te dejamos algunos ejercicios para favorecer el pensamiento divergente.

  1. Lluvia de ideas: No existe una mala idea. Deja que salgan de tu cabeza todas.
  2. Lleva encima un diario: Cada vez que una idea surja de tu cabeza anótala. Para ello va bien que siempre lleves encima un lugar donde apuntarlas como un diario.
  3. Escritura libre: Escoge un tema y durante un período de tiempo escribe toso lo que se te ocurra sobre el. Volviendo al punto 1 no deseches ninguna idea. ¡APÚNTALO TODO!
  4. Mapa mental: Convierte tu lluvia de ideas en algo visual trazando conexiones entre los diferentes pensamientos de tu sesión de Brain Strorming (lluvia de ideas).

Como ves no son especialmente complicados y podrían ser muy beneficiosos para tu mente, ayudando a que desarrolles cada vez más tu pensamiento divergente.

¿Qué te ha parecido la prueba de la caja? ¿La conocías? Si te interesa entrenar tu pensamiento divergente, practica estos 4 sencillos consejos regularmente y pronto notarás como tu creatividad y tu habilidad para hacer asociaciones de ideas va creciendo y cada vez tendrás más capacidad de pensamiento divergente. ¿Te animas? Déjanos tus comentarios al respecto. ¡Estaremos encantados de leerte!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here