¿Te declaras, como nosotros, un amante de las ciencias y los misterios con los que la naturaleza nos sorprende? Pues este artículo seguro que te encantará. ¿Has escuchado hablar sobre las quimeras humanas? Se trata de esa rarísima posibilidad de que una persona tenga dos ADN diferentes. Pero vamos un paso más allá en las rarezas del mundo natural, para hablarte de las quimeras animales. Este interesante concepto surge en primera instancia del mundo mitológico, pero irrumpe en la ciencia para dejar a todos sin habla. Acompáñanos en Supercurioso a conocer todo sobre las quimeras genéticas, que son las responsables de la existencia de algunos de los animales más raros del mundo. ¿Estás listo para aprender? Pues, ¡Empecemos!

1. ¿Qué es el quimerismo?

quimeras genéticas

Antes de empezar a hablar sobre qué son las quimeras animales, se hace necesaria la comprensión de este concepto, con el que muchos no estamos familiarizados. Una quimera en la mitología clásica era un ser fantástico y monstruoso que estaba formado por partes de diversos animales. Tenía la cabeza de un león, la cola de un dragón y el torso de una cabra. Es de este ente mitológico que se encuentra el origen del nombre de un fenómeno real: el quimerismo o el microquimerismo.

En la actualidad, el quimerismo se considera un trastorno genético que ocurre cuando dos óvulos, tras la fecundación, se unen en uno solo y se desarrollan normalmente como si fueran un único individuo. La fusión ha de realizarse antes de las tres semanas y en los casos estudiados, el ser vivo resultante tiene ADN distinto en las células de algunos órganos, es decir tiene doble material genético.

2. Las quimeras genéticas: ¿Cómo comprenderlas?

quimeras genéticas

Las quimeras animales y las quimeras humanas son asuntos de una tremenda complejidad científica. Si bien el tema ha alcanzado visibilidad con algunos experimentos científicos bastante polémicos, la realidad es que se viene investigando en esta materia desde hace mucho tiempo. En la actualidad existen ya algunos animales que llevan incorporadas en sus propias células, genes humanos. El fin último de esta clase de experimentación es lograr que el organismo del animal produzca sustancias que puedan ser aprovechables por la industria farmacéutica, generándose nuevos medicamentos para la trata de diferentes enfermedades. Es por ejemplo el caso de los onco-ratones, cuyos cuerpos han sido usados para inocularles ciertas enfermedades humanas, y así probar tratamientos en ellos, que por razones éticas estarían vetados en las personas.

Este sería un caso que serviría para ilustrar el concepto de las quimeras animales. A estos seres vivos se les convierte en quimeras, puesto que en algunas de sus células la dotación genética proviene de dos organismos diferentes, de especies distintas. Ahora, el hecho de que los genes humanos sean mínimos en su composición, es lo que permite que conserven su apariencia regular. Esta clase de experimentación es lo que se conocería como animales transgénicos. Pero cuando hablamos de quimeras genéticas, nos referimos a un proceso un tanto más profundo. No serían tan solo genes el material que se comparte, sino células completas de otros organismos, ya sea en su fase embrionaria o adulta.

La realidad de la experimentación con quimeras animales

Las quimeras genéticas son un asunto que llegó a los laboratorios científicos para quedarse. Las técnicas actuales de ingeniería genética apuntan a la creación de animales con un mayor contenido genético humano del que ha logrado incorporarse hasta ahora. Desde hace algunos años vienen enfocándose esfuerzos en la creación de ovejas y cerdos transgénicos. El objetivo de ello es que, gracias a la inserción de genes humanos o de células madre humanas en el organismo de estos animales, las especies podrían llegar a desarrollar tejidos u órganos que no serían rechazados por el organismo y el sistema inmunológico de una persona. De lograrse, se estarían abriendo las puertas a la posibilidad de generar xenotransplantes.

Y como te decíamos, no se trata de algo precisamente nuevo. Las quimeras animales son objeto de experimentación desde hace algunas décadas. Por ejemplo, fue a finales de la década de los setenta cuando se creó el primer híbrido citoplasmático de humano y animal, de humano y de ratón en concreto. Luego de ese primer avance se hicieron otros experimentos en los que se fusionaron las células de humanos con las de animales como las ranas, los conejos y las vacas.

Estos híbridos citoplasmáticos, también llamados cíbridos, son organismos que surgen de la fertilización de un óvulo animal con un núcleo obtenido de una célula somática humana. Hasta el momento ninguno ha llegado a término. Todos han quedado en fase embrionaria inicial de blastocito, debido a las regulaciones legales existentes. La realidad de las quimeras animales, en este sentido, es que los científicos no pueden prever su comportamiento futuro. En caso de solventarse los temas legales y éticos, la realidad es que el proyecto podría seguir siendo inviable, en virtud de que podrían presentarse malformaciones desconocidas. En todo caso, se trata de un tema que levanta las polémicas desde el punto de vista moral. Y es que, ¿te imaginas darle a un ratón el cerebro de un humano? Una idea digna de la más alucinante película de ciencia ficción. ¿No es cierto?

3. Las quimeras animales más alucinantes: Especies bicolores

El gato bicolor

Animales quiméricos | 5 ejemplos que te alucinarán

Desde la óptica netamente visual, nos encontramos con quimeras animales que han llamado la atención por su estética tan peculiar. El primero de los casos es el de un gato que presenta un aspecto increíble. Parece el resultado de una larga sesión de photoshop. No solo su pelaje es bicolor, sino que sus ojos también son de tonos diferentes.

El periquito bicolor

especies bicolores

Otra de las especies curiosas y lindas de quimeras animales es este periquito australiano, que tiene una mitad de color azul y la otra de color verde.

La langosta bicolor

especies curiosas

El siguiente de estos animales quiméricos es una langosta que presenta dos tonalidades bien diferenciadas. Una parte es de color oscuro y la otra es anaranjada.

Las quimeras genéticas no son solo un trastorno que puede dar lugar a estos interesantes y coloridos ejemplares en el mundo animal, sino que puede presentar graves problemas para las personas. Uno de los casos más famosos fue el de una madre que luchaba por la custodia de sus hijos, a la que acusaron de haberlos robado. Las muestras de ADN de la progenitora, extraído de la sangre, no coincidían con los de sus vástagos, motivo por el cual le fue retirada la custodia y ella acabó en la cárcel acusada de rapto y de intentar lucrarse con ello. Finalmente, el caso se resolvió analizando el ADN de la abuela materna y que resultó coincidir con el de los niños. La madre era un caso de quimerismo.

¿Qué te ha parecido esté artículo sobre las alucinantes quimeras animales? ¿Sabías que la naturaleza podía producir seres tan fantásticos?, ¿o que el ingenio y hambre de conocimiento del hombre daría lugar a esta clase de experimentaciones de quimeras genéticas? Déjanos todas tus opiniones sobre este tema en un comentario. ¡Estaremos encantados de leerte! Y si quieres seguir navegando en los misterios y maravillas del mundo animal, no te pierdas esta selección de los más increíbles animales curiosos. También inspírate con estas fantásticas frases sobre los animales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here