Durante 28 años la Rana Jambato parecía haber desaparecido de la faz de la tierra. De hecho, nadie la había vuelto a observar desde el año 1988 y, de hecho, se creía extinta, pero en el año 2016 unos campesinos del Ecuador (de donde es oriunda esta especie) avistaron un espécimen e inmediatamente informaron a los expertos locales, quienes confirmaron que se trataba de un jambato negro. Desde entonces, los científicos han hecho su mejor esfuerzo por conservar esta especie que durante tanto tiempo se creyó extinta. ¿Quieres conocer todo sobre la rana jambato y por qué es importante en su medio ambiente? En Supercurioso te traemos toda la información que debes conocer al respecto. ¡Acompáñanos a descubrir todo sobre esta particular rana!

La Rana Jambato, una especie que se creía extinta

La Rana Jambato, una especie que se creía extinta

Aunque durante muchos siglos esta rana habitó los bosques ecuatorianos, La Rana Jambato era cada vez menos frecuente en su propio ecosistema debido a varias razones. En primer lugar, la llegada de nuevos depredadores a su hábitat había hecho que su cantidad mermara en gran medida, pero en su desaparición también influyeron varios factores como el cambio climático y la pérdida de su hábitat natural. Sin duda, estos factores fueron claves para su desaparición, solo que su extinción no fue tal. Todo parece indicar que la este pequeño anfibio no había muerto, solo estaba escondido. Lo que es innegable es que su población se ha visto reducida en una cantidad importante, y que los científicos tendrán que hacer su mejor esfuerzo para volver a repoblar los bosques ecuatorianos. Vamos a conocer un poco más sobre esta particular rana.

1. Hábitat natural

La Rana Jambato es una de las joyas del planeta en peligro de extinción. Se trata de una especie característica de Ecuador, y suele encontrarse en zonas montañosas de gran altitud. De hecho, su hábitat natural son los bosques montañosos o los páramos que oscilan entre los 2.800 metros sobre el nivel del mar y los 4.200 metros de altura. Sin embargo, en años recientes se ha descubierto que esta rana es capaz de adaptarse a otros ambientes, e incluso se han encontrado distintos especímenes en zonas aledañas a Quito que no solían considerarse parte del hábitat de esta pequeña rana. Su distribución abarcaba desde la provincia de Imbabura, en Ecuador, al norte hasta las provincias de Chimborazo y Bolívar al sur.

Su hábitat natural son los valles interandinos de estas zonas, donde la precipitación media anual va de 250 a 2000 mm y la temperatura fluctúa entre los 3 y 18 grados centígrados. Una de las principales causas de su riesgo de extinción ha sido la pérdida de su hábitat natural, ya sea porque nuevos depredadores las asechan en ellos, depredadores foráneos que no pertenecen a esa hábitat pero que han aprendido a adaptarse, o porque el mismo ser humano les ha ido quitando los espacios en los que estos animales viven. La buena noticia es que este animal ha aprendido a sobrevivir también en hábitats modificados por el hombre, lo que le da una nueva esperanza a esta particular especie. 

2. Características de la Rana Jambato

Características de la Rana Jambato

Sin duda, la Rana Jambato es uno de los animales curiosos del mundo. Se trata de un animal pequeño, los machos de esta especie miden en promedio unos 3,7 centímetros, mientras que las hembras pueden alcanzar un tamaño promedio de unos 4,2 centímetros. Suelen caracterizarse por tener un vientre de color naranja brillante o un color rojo muy intenso. Además, el dorso y los flancos de este pequeño animal suele ser de color negro azabache, y también suele contener pequeñas verrugas. Es un animal de movimientos muy lentos que se encuentra activo durante el día.

3. Redescubrimiento

Como te dijimos más arriba, esta especie fue redescubierta en el año 2016, 28 años después de la última vez que había sido vista en su hábitat natural. Encontrarla, después de tantos años sorprendió a los científicos, quienes inmediatamente empezaron a trabajar en la conservación de esta especie. Para localizarlas, el Centro Jambatu de Investigación y Conservación de Anfibios realizó un concurso que daría por ganador a la persona que lograra llevar ejemplares de esta rana a la institución. Gracias a este concurso los investigadores pudieron dar con otras ranas y, posteriormente, buscar más especímenes en los lugares en los que este había sido encontrada.

Aunque el sitio en el que se encontraron estas ranas se mantiene en secreto, las autoridades revelaron que habían logrado localizar 43 ranas especímenes de la Rana Jambato, todo un éxito para una especie que se consideraba extinta. Sin embargo, encontrarlas en su hábitat natural no era suficiente para asegurar la conservación de esta especie, por lo cual se decidieron a elaborar un plan para aumentar la población de este anfibio, de manera que se pudiera asegurar su conservación a corto, mediano y largo plazo. Aunque este plan todavía esté en proceso, los científicos son optimistas en cuanto al posible desenlace. Vamos a conocer un poco más respecto a los planes de repoblación de la Rana Jambato.

4. Repoblación

Repoblación

En vista de la poca cantidad de estas ranas que se habían podido encontrar, los expertos de esta área decidieron hacer un plan para repoblar la especie. Para empezar, crearon un hábitat ideal para ellas, controlado por el hombre, al que trasladaron los 43 especímenes encontrados. Un año después del descubrimiento del primer ejemplar que se veía de esta especie en 28 años, los científicos lograron hacer que estas se reprodujeran de forma completamente natural y para el 2017 ya contaban con unas 500 renacuajos producto del encuentro de una pareja.

En la actualidad esta especie sigue en peligro de extinción, sin embargo el futuro de estas ranas parece menos negro del que se tenía de ellas hace unos años. No obstante, esto no quiere decir que ya todo el asunto esté resuelto, puesto que todavía falta investigar las causas exactas del gran riesgo de extinción que corren, pues solo después de identificar estas causas y de darles solución es que se podrá volver a liberar estas ranas en su hábitat natural sin riesgo alguno de que su población disminuya drásticamente. Hasta entonces, estaremos a la expectativa de qué ocurrirá con estos peculiares animales en peligro de extinción.

Sin duda, la Rana Jambato es un animal bastante particular que sorprendió a los científicos por haber permanecido sin ser vista durante 28 años. El hecho de que no se encuentren extintas del todo es de por sí una buena noticia para los científicos y amantes de estas pequeñas criaturas, pero este es apenas el inicio de la solución, puesto que si no se aplican estrategias adecuadas para su conservación esta especie podría terminar por extinguirse. Nos tocará esperar al futuro para conocer qué ocurre con el futuro de esta especie, así como de otras especies en riesgo. ¿Qué te ha parecido nuestro artículo sobre la Rana Jambato? ¿Conocías la historia de esta particular especie? Y, ¿crees que algún día pueda volver a su hábitat natural? Déjanos tu opinión en los comentarios, ¡estaremos deseando leerte!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here