Aunque hoy en días las creencias nórdicas en las que creían los vikingos y que comportaban una serie de dioses, rituales vikingos y supersticiones se consideran una religión, estos habitantes del Norte no lo consideraban así. Para ellos, la religión era, en realidad, un conjunto de costumbres que, con la llegada del cristianismo (‘nýr sidr’, la nueva costumbre), se convirtieron en ‘forn sidr’, costumbres antiguas.

Sea como sea, esta serie de creencias y rituales vikingos eran tan intensos e impactantes como su cultura, ya que se componían de elementos llenos de violencia, muerte y sexo. En este post veremos los diez más curiosos y te aseguramos que te sentirás aliviado de, por ejemplo, no solo tener que soportar a tu cuñado en navidades, ¡sino ser sacrificado por tu propia familia!

10 Rituales Vikingos que quizás no conoces | Impactantes

1. Los aterradores zombis vikingos

Rituales Vikingos barco

No, no se trata de ningún título molón de alguna peli de serie B. Los draugr, o zombis vikingos, eran unas criaturas que, se decía, se alzaban después de la muerte y que tenían los ojos brillantes, una fuerza descomunal y una peste brutal. Para prevenir que los muertos se levantaran de sus tumbas, los vikingos de la época tenían diferentes rituales que comportaban esconder palos en la ropa de los muertos, pincharles las plantas de los pies con agujas o ponerles unas tijeras abiertas sobre el pecho.

2. El blot, el festival de la gratitud

Otro de los rituales vikingos más curiosos y sangrientos es el del blot, un festival en el que los nórdicos mostraban su agradecimiento a los dioses a través del sacrificio de numerosas criaturas (normalmente animales, pero no siempre: dice la leyenda que el rey de Suecia participó muy activamente en el blot… como sacrificio). Los vikingos las mataban en un altar de piedra y se pasaban la sangre y las carcasas de las víctimas mientras entonaban cánticos rituales.

3. El hombre, como el oso…

Algunos de los rituales vikingos más curiosos no solo se componen de sangre y vísceras, sino que son rituales de belleza en toda regla. Por ejemplo, es sabido que los vikingos adoraban las melenas rubias por encima de todo, y que eran capaces de decolorarse el pelo y la barba con un jabón muy fuerte a base a lejía que, ya de paso, eliminaba los piojos y las liendres.

4. Rituales navideños

Rituales Vikingos batalla

Durante el solsticio de invierno (lo que correspondería a nuestra navidad, que por cierto tiene su origen en el solsticio), los vikingos participaban en rituales que buscaban el favor de los dioses. Para ello, bebían grandes cantidades de alcohol, disfrazaban a los más pequeños de las cabras que tiraban del carro de Odín, decoraban árboles con ropa y otros objetos. No difieren tanto de nuestras celebraciones, aunque los vikingos también acostumbraban a prender una rueda de fuego y tirarla colina abajo para rogar el retorno del sol.

5. Rituales de batallas

Algunos rituales vikingos buscan la victoria de las numerosas batallas que se libraban en aquellos tiempos. Los vikingos, que eran muy supersticiosos, tenían numerosos rituales para conseguir ganar. Por ejemplo, estaban atentos a cualquier señal del clima que pudiera ser un buen o mal presagio, marcaban las armas con las que se irían a la batalla con símbolos mágicos de protección y sacrificaban animales como osos, toros…

6. Berserkers, los vikingos extra vikingos

Los berserkers eran unos vikingos extra rudos, que no usaban armadura (se cubrían con las pieles de su animal totémico, como osos o lobos) y solo sus manos y dientes para luchar. Para conseguir ese estado de extraordinaria fiereza eran necesarios una serie de rituales vikingos que sumían a los guerreros en la autohipnosis, por ejemplo, vivir en el bosque como un animal salvaje, ayunar, bailar danzas rituales o someterse a dolores o temperaturas extremas.

7. La muerte de un jefe suponía un sacrificio adicional

Rituales Vikingos valhalla

Los rituales funerarios al morir el jefe de una tribu vikinga no solo suponían cremar sus restos, sino otras celebraciones más extremas: una de las esclavas del jefe se ofrecía como voluntaria para acompañarlo a la otra vida. Para ello, debía acostarse con todos los hombres de la tribu antes de ser estrangulada y apuñalada por la matriarca.

8. Costumbres matrimoniales

Otros rituales vikingos eran algo más tranquilos. Por ejemplo, las bodas se celebraban siempre en viernes (ya que es ‘el día de Frigg’, una de las diosas de la fertilidad) y comportaban que la novia se quitara el kransen, un accesorio para el pelo que indicaba su soltería y que pasaba de madres a hijas) y que el novio llevara una espada de sus antepasados. Después de la boda, se celebraba una gran fiesta y se consumaba el matrimonio.

9. El águila de sangre, uno de los peores métodos de ejecución

Uno de los peores métodos de ejecución de la época, el águila de sangre implicaba poner a la víctima boca abajo, tallarle un águila con las alas extendidas en la espalda, romperle las costillas y sacarlas por el agujero, creando así unas alas artificiales y terribles. Como “guinda”, también se cogían los pulmones de la víctima (que aún estaba viva) y se situaban encima de las costillas hasta que, esta vez sí, moría.

10. Modificación de los dientes

Puede que para infundir miedo en el enemigo, los nórdicos tenían entre sus rituales vikingos modificar sus dientes de diferentes maneras, a cual más sorprendente. No solo se pintaban los dientes de colores (parece que el que más les gustaba era el rojo), sino que también grababan una serie de líneas horizontales en los dientes de delante que también cubrían con tinte.

Esperamos que te haya gustado este artículo sobre rituales vikingos y que te hayan dejado con la boca abierta. Dinos, ¿cuál te ha impactado más? ¿Hay alguno que nos hayamos dejado? Recuerda que puedes dejar los comentarios que quieras, ¡estaremos encantados de leerte!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here