Valora este post

Son bien pocas las ocasiones en que se nos permite dar buenas noticias últimamente, y en especial aquellas que estén relacionadas con el medio ambiente. Pues bien, en esta ocasión nos alegra poder transmitirte un dato medianamente positivo, la alegría nunca puede ser completa, así que deberemos conformarnos con lo que hay: el agujero de ozono se está cerrando. Poco a poco va adquiriendo más consistencia alrededor de nuestro precioso y malherido planeta azul, pero eso sí… en lo que concierne a la zona de la Antártida, parece que sigue existiendo un vacío bastante apreciable. Pero ¿por qué no decirlo? tal vez aún haya esperanza para la hermosa Gaia, veámoslo más detenidamente:

El cambio climático

Fue en la década de los 80 cuando muchos científicos empezaron a aportar pruebas de una realidad casi alarmante: se había formado un agujero en la capa de Ozono, justo en el Polo Sur. Fue a través de un artículo publicado en la revista Nature el que lanzó la alarma mundial, aunque tiempo después se intentó rechazar esos datos etiquetándolos de exagerados.

Pero las imágenes por satélite estaban ahí…algo estaba ocurriendo. Tal vez por ello los años posteriores estuvieron marcados por cumbres internacionales para pactar acuerdos: En 1985, 20 países, incluyendo los mayores productores de CFCs (Causantes de la destrucción de la capa de Ozono) firmaron la Convención de Viena para la Protección de la Capa de Ozono, y en 1987, 43 naciones firmaron el Protocolo de Montreal, donde se comprometieron a reducir en un 50% sus emisiones de CFCs. Según la NASA, sin estos acuerdos dos terceras partes de la capa de ozono ya hubieran desaparecido.

Recuperacion capa de ozono

Pero para comprender su importancia recordemos a qué nos referimos cuando hablamos de  “capa de ozono”, es sencillo, se trata de esa zona de la estratosfera, alta en ozono y que nos permite poder absorber entre el 97 y el 99% de radiación ultravioleta. Es esencial pues para mantener el equilibrio en la tierra y para protegernos de los rayos del sol. Las posibles consecuencias por su desaparición, serían desastrosas, de hecho muchos científicos ya nos advierten que muchas de las catástrofes naturales que estamos sufriendo se deben al cambio climático.

Datos actuales:

Así es, los niveles de ozono en la estratosfera se han recuperado en un grado bastante aceptable, un cambio que ha empezado a notarse en los últimos dos años. ¿La razón? según el  jefe de Investigación e Instrumentación Atmosférica del INTA, Manuel Gil, el Protocolo de Montreal anteriormente nombrado y las medidas internacionales adoptadas para hacer frente al problema de la capa de ozono, están funcionando. El frenar y controlar las emisiones es sin duda la clave para que se recupere de nuevo la capa de ozono en el planeta, aunque, otros científicos como Matalya Kramalova y Susan Strahan afirman que la mejora no es tan evidente como se cree mayoritariamente, ni que se deban a las medidas adoptadas por los países contaminantes, en absoluto, la discreta recuperación se debería más bien a la meteorología de estos últimos años, llena de alteraciones y que, de alguna forma, ha hecho que la capa de ozono no avance en su desaparición.

Sea como sea, de momento nos quedamos con la parte positiva: su recuperación. Falta por cumplir ese otro objetivo esencial: conseguir que el agujero situado en la Antártida, se cierre y no continúe alterando el equilibrio de este rincón maravilloso de nuestro planeta.

¿Lo conseguiremos?

 

 

1 Comentario

  1. tecnologia anunnaki para producir ozono artificial y parchar el orificio si quieren que sigamos consiguiendoles mas oro sino moriremos y sus intereses se veran truncados

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here