A continuación os contamos algo un poco fuera de lugar en un sitio de reverencia espiritual. Los terrenos del templo de los pechos están llenos de miles de representaciones de pechos femeninos. Colgando en varios rincones del complejo, estas decoraciones «tetonas» son en realidad entregadas por los visitantes como ofrendas espirituales.

El templo de los pechos en Japón

Para terminar de sorprenderte, te diremos que -quizás para añadir autenticidad- las hay de todas las formas y tamaños. Algunos son más grande y turgentes, hechos de tela y rellenos con lo que parece ser espuma, con pezones brillantes con pequeñas cuentas. Otros son, simplemente, bloques de madera rematados con curvas circulares salpicadas de pezones rosados que cuelgan en secuencia. No todos tienen un aspecto tridimensional, también hay placas de madera simplemente con imágenes pintadas de bustos.

Según el sacerdote jefe del templo, Annen, todo comenzó hace años cuando un médico de la cercana ciudad de Wakayama vino a orar por un paciente que estaba recibiendo tratamiento para el cáncer de mama. El médico pidió al personal del templo que colocara un símbolo de los senos femeninos como una ofrenda. La palabra de la petición inusual comenzó a extenderse y pronto el templo se hizo conocido como un sitio para orar por problemas de salud de las mujeres.

templo-de-los-pechos1

Los pechos representan el nacimiento, por lo que la gente los usa para orar por los embarazos seguros, la protección contra el cáncer e incluso un suministro saludable de leche materna. Siendo el único templo en Japón con una forma tan especializada de ofrendas, el lugar recibe a visitantes de todo el mundo.

Designado un sitio de importancia nacional en 1977, está compuesto por 180 «choishi», o marcadores de piedra, cada uno de los cuales presenta cinco niveles para representar los elementos principales del universo budista esotérico. El marcador de piedra número 180, en Jison-in, marca el inicio de la ruta de peregrinación. El sendero es de unos 24 kilómetros de largo y cuenta con un marcador de piedra cada 109 metros que conduce al complejo del templo Danjo Garan, uno de los lugares más sagrados en el Monte Koya. Las autoridades locales de turismo dicen que más del 80% de los marcadores que todavía están de pie hoy fueron construidos en el período Kamakura de Japón (1185-1333).

La fuerte conexión del templo con los temas de la maternidad se remonta a más de 1.000 años. Jison-in es una puerta de entrada al sagrado Monte Koya, o Koyasan. Curiosamente, hasta finales de 1800 a las mujeres no se les permitió visitar la montaña, lo que no impidió de Jison-in se convirtió en un lugar sagrado de culto para ellas.

En aquellos días, los peregrinos de Koyasan se detenían y rezaban en cada marcador mientras se dirigían hacia la montaña. Hoy, para llegar hay trenes que salen regularmente hacia Kudoyama de la estación de Namba de Osaka. El trayecto dura aproximadamente una hora, pero si prefieres puedes saltarte la caminata y conducir directamente hasta Koyasan.

Si te ha gustado este tema, no te puedes perder nuestro artículo: Siglo XV: cuando las brujas robaban penes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here