Cuando se trata de gustos y preferencias cada persona es un mundo, pero hay muchos que coinciden en una en particular: las nalgadas parecen ser una forma de explorar diferentes recodos de la sexualidad y liberar estrés y adrenalina. Por esto, las nalgadas o «spanking» ha sido empezado a ser usadas como una forma de terapia.

Descubre de qué se trata la nueva terapia de nalgadas

El spanking, o el acto de dar o recibir nalgadas en un contexto sexual es para algunos el comienzo de una exploración del mundo de la sana perversión. Puede resultar en una experiencia liberadora y beneficiosa para la salud mental, según expertos que han comenzado a recomendar la terapia de nalgadas.

Al hacer una busqueda rápida en Google de los términos «terapia de nalgadas» o «terapia BDSM», se puede observar que la gente está usando la nalgada como algo más que una manera una forma de liberación sexual. Esta canalización del dolor en el placer también se convierte en una manera terapéutica para que los profesionales se pierdan en el momento y puedan ayudar realmente a gente a hacer frente a trauma serio.

Hasta hace poco, las personas que disfrutan recibiendo nalgadas habrían sido juzgadas casi de enfermas mentales. Hasta la década de 1980, el S&M (sadomasoquismo) fue clasificado como una enfermedad mental por la Asociación Americana de Psiquiatría. Lo que es bastante desconcertante teniendo en cuenta que los estudios han encontrado que el 36 por ciento de los adultos estadounidenses admitió el uso de herramientas para estos fines durante el sexo.

Sin embargo, la aceptación del tema se ha abierto camino con la comprensión del hecho de que las nalgadas pueden ser un catalizador para el placer y la emoción.

Terapia de nalgadas una nueva forma de tratar el trauma

Cuando estamos disfrutando de un cierto acto sexual, cualquiera que sea este, nuestros cerebros se inundan con sustancias químicas que se sienten bien, sobre todo el neurotransmisor dopamina. En esta dinámica, el dolor juega un papel importante. De acuerdo con un artículo de la revista Nature Reviews Neuroscience, hay muchas más similitudes entre cómo nuestros cerebros procesan el placer y el dolor de lo que imaginamos.

Dulcinea Pitagora, psicoterapeuta, terapeuta sexual y fundadora de la serie KinkDoctor, señala que las nalgadas pueden aumentar la emoción y las sensaciones físicas, aumentar la adrenalina, las endorfinas y la oxitocina, explorar y quizás empujar la línea entre placer y dolor, aumentar la intimidad y el vínculo entre las personas.

Esta emoción proviene probablemente de un sentido del tabú. El Dr. Nikki Goldstein, un sexólogo y autor de Single But Dating, dice nos emocionamos ante las cosas que nos parecen traviesas y diferentes.

El control desempeña un papel importante en la liberación sexual de las nalgadas. La práctica sadomasoquista de azotes sexuales es más que sólo el cerebro convirtiendo los sentimientos de dolor físico en una oleada de dopamina. También hay la liberación psicológica del poder. De acuerdo con Psychology Today, el componente esencial no es el dolor o la sumisión en sí, sino el conocimiento de que una persona tiene control total sobre la otra.

Hay muchos beneficios terapéuticos en las nalgadas. Un sumiso encuentra terapia, alivio del estrés, y una sensación de calma a través de la renuncia de su poder. Dar a alguien el control total sobre usted transfiere sus preocupaciones y cargas psicológicas a la otra persona.

¿Qué opinas de esto? ¿Estos datos cambian un poco tu visión de esta práctica?

Imágenes: Wikimedia Commons/ Gwendal Uguen

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here