En nuestro globalizado mundo todo parece estar ya documentado, registrado y descubierto, pero aún existen numerosas incógnitas y tesoros que permanecen sumidos en el más absoluto de los misterios. En este artículo os acercamos a la fascinante historia de 6 tesoros perdidos que aún no se han podido encontrar.

6 tesoros perdidos de forma misteriosa que nadie ha hallado

1. El tesoro del Álamo

La antigua misión franciscana de El Álamo es muy conocida por la famosa batalla librada en 1836 entre el ejército mexicano y una milicia de secesionistas texanos. Sin embargo, no es tan conocida la leyenda que cuenta cómo un gran tesoro de oro y plata fue enterrado en el subsuelo de El Álamo.

El historiador y buscador de tesoros Frank Buschbacher cree que este tesoro procedería de los fondos que se consiguieron recaudar para hacer la financiación del proceso de independencia de Texas. Se cree que los famosos héroes de El Álamo, Bowi y Crockett, habrían conseguido una importante cantidad de dinero para la levantar un ejército y financiar la guerra. Este tesoro recibió el sobrenombre de San Saba y el lugar exacto de su localización paso a ser un enigma al fallecer los 188 hombres que se acantonaban en el Álamo. Los buscadores de tesoros creen que los secesionistas lo enterraron bajo el recinto, pero, y pese a haberse excavado en diferentes áreas del lugar, aún no se ha encontrado ni rastro del oro y la plata de El Álamo.

2. El tesoro de Moctezuma

Este es un tesoro lleno de enigmas y con una historia legendaria que lo mismo ubica su rastro en Utah que en un pequeño pueblo español en Lérida. Moctezuma, mítico regente de los Aztecas, atesoraba una enorme fortuna, riqueza que, como la vida, le fue arrebatada durante la ocupación de Tecnochtitlan por los soldados españoles dirigidos por Hernán Cortes. La muerte de Moctezuma no está clara, debatiéndose sobre si fue asesinado por los españoles, lapidado por los mexicas o se suicidó. Lo que si parece claro es que los conquistadores se llevaron parte de este tesoro, pero la mayoría del oro y las joyas fue escondido por las gentes de Moctezuma para evitar su robo.

Pero, ¿cómo llegó hasta Utah o Lérida?

La historia cuenta que en 1914 un buscador de tesoros, Freddy Crystal, encontró un grabado en un acantilado un grabado que interpretó como parte de un viejo mapa del tesoro de Moctezuma. Para descifrar el mapa, Crystal recurrió a un descendiente de Moctezuma y, concluyó que se correspondía con un lugar en Utah, Kanab. Llegó a convencer a los del pueblo de que el tesoro estaba allí y éstos le ayudaron a buscarlo en una intrincada red de cuevas y túneles bajo una montaña. Nunca encontraron nada.

tesoros perdidos
Tesoros perdidos misteriosamente

Otra vía conduce a un pequeño pueblo en España, Toloriu, un pueblo medieval de montaña de sólo 15 habitantes. Según esta hipótesis, parte del tesoro habría llegado a este pueblo llevado por la princesa María Xipaguazin Moctezuma, hija del rey, y casada con Juan de Grau, barón de Toloriu, y uno de los que embarcaron con Cortes. Se cuenta que María murió en 1537, tras tener a su hijo Juan Pedro de Grau y Moctezuma. Poco antes de su muerte, la princesa habría enterrado el tesoro en el pueblo. Unos 400 años más tarde, en los momentos previos al comienzo de la guerra civil, la tumba de la princesa fue saqueada. Nunca se ha encontrado nada.

3. El tesoro del Flor do Mar

Según cuenta la historia, en el año 1502, se construyó un barco al que se bautizó como el Flor do Mar, el Flor del Mar. El hermano de Vasco de Gama, Esteban, fue nombrado capitán del mismo y tomó parte con el mismo en un viaje a la India en el año 1505. El barco también tomó parte en varias batallas hasta que perdió en una tormenta en el mar en el año 1511. Una historia a la que hay que añadir toda una extraordinaria leyenda sobre el espléndido tesoro que albergaban sus bodegas. Se cuenta que llevaba una enorme fortuna, concretamente el tesoro del reino de Malaka, en la actual Malasia. Un tesoro que se  dice incluiría unas 6 toneladas de oro.

4. El tesoro de Barbanegra

En 1996, los arqueólogos encontraron los restos de un naufragio en la costa de Carolina del Norte. A menos de una milla y media de la orilla y un sitio ubicado a 7,6 metros bajo el nivel del mar. Es un lugar poco común para encontrar un naufragio, constituyendo uno de los más grandes hallazgos en la historia de la búsqueda de tesoros. Se pensó que se estaba ante los restos del barco La venganza de reina Ana, también conocido por estar bajo la bandera del pirata Barbanegra.

tesoros perdidos
Tesoros perdidos: Barbanegra

En 1718, el Reina Ana quedó en encallado en un banco de arena cerca de la costa de Carolina de Norte. Desde que fue encontrado, y hay que señalar que no está confirmado al 100% que sea La Venganza de la Reina Ana, no se ha encontrado ni una sola onza de oro en las cercanías del barco. Antes de morir, Barbanegra confesó que sólo él y el demonio conocían dónde estaba su tesoro.

5. El tesoro de Dutch Schultz

Por si parecía todo poco enigmático, aquí nos topamos con uno de esos personajes que parecen sacados de una extraordinaria novela negra. Dutch Schultz es uno de los más famosos y crueles gansters de la historia de Estados Unidos. Dutch hizo su fortuna durante la prohibición, siendo conocido por sus pocos escrúpulos a la hora de hacer negocios, cobrar deudas e imponer su ley. Amasó una enorme fortuna, pero en cuanto se vio perseguido por las fuerzas de la ley, decidió esconderla en algún lugar situado en Catskill Mountain, en la parte sureste del estado de Nueva York.

Schultz fue tiroteado mientras estaba en el baño de un local, desapareciendo con él la verdadera localización del tesoro. Existen numerosas especulaciones sobre dónde se encuentra o sobre a cuánto asciende el tesoro, pero nadie ha conseguido encontrar nada. Otros investigadores han señalado que podría estar en una caja de hierro en enterrada en el un bosque en el área de Phoenicia, también en Nueva York. Un área en la que se han sucedido varias inundaciones, algo que explicaría que no haya aparecido el tesoro.

6. El tesoro templario

Los caballeros y los tesoros templarios son una constante en numerosos libros y películas. Un misterio que ha despertado la curiosidad de miles de investigadores y millones de lectores. Los templarios amasaron una cuantiosa fortuna que nunca fue hallada. Cuando la orden fue abolida y sus dirigentes arrestados, los que consiguieron escapar cargaron el tesoro en barcos y zarparon con rumbo desconocido. Una teoría muy popular señala que los Templarios huyeron a Escocia con toda su fortuna, y desde allí, partieron hacia Nueva Escocia.

tesoros perdidos
Tesoros perdidos de los Templarios

La leyenda cuenta que el tesoro está escondido en la isla de Oak en Canadá, donde recalaron algunos caballeros. La búsqueda se ha prolongado hasta la actualidad, siendo el llamado Money Pit de la isla de Oak un lugar al que acuden buscadores de tesoros. Hasta no hace mucho se pensaba que el tesoro que ocultaba el Money Pit no era el de los Templarios y sí el del Capitán Kid. El hallazgo del tesoro de este último en otra ubicación ha dado fuerza de nuevo a la teoría del tesoro de los Templarios.

También te puede interesar leer: la historia del Jack Sparrow real.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here