La tribu Vadoma | De origen africano y con pies de avestruz
5 con 1 voto[s]

Si has llegado hasta este artículo es porque seguramente has escuchado habla de la tribu Vadoma, un pueblo africano famoso por tener los pies de avestruz. ¿Cómo, de avestruz? Sí, así como lo lees, los pies de avestruz, como dos grandes garras que le salen, en vez de los cinco dedos a los que estamos acostumbrados. ¿No sabías que esto era posible? No te preocupes, nosotros también nos sorprendimos en algún momento, por eso en Supercurioso nos sentamos a averiguar más sobre esta los Vadoma para traerte toda la información que necesitas saber sobre esta particular tribu africana.

No dejes de enterarte de la peculiar historia de la tribu Vadoma.

Los Vadoma: el pueblo pies de avestruz

La tribu Vadoma.
La ectrodactilia es una alteración donde los tres dedos centrales de los pies desaparecen para dar paso a dos prominentes garras.

Para empezar, tenemos que ubicarnos geográficamente. Nos encontramos en el sorprendente continente africano, donde la sabana se abre en todas direcciones, el calor reina y el sol está en su cenit mostrándonos todas las curiosidades de África que se extienden de norte a sur, de este a oeste. Una nube se mueve en el cielo, roza el sol, casi, nos brinda un poco de sombra, y a lo lejos vemos un hombre que lleva un andar complicado. Camina un poco extraño, la verdad, como si llevara unos incómodos zapatos.

Seamos un poco más específicos: Estamos en el valle del Zameze, en la hermosa tierra de Zimbabue. En estas tierras no solo aquel hombre que vemos a lo lejos camina de forma extraña, de hecho hay toda una tribu famosa por el hecho de que los miembros que usan para movilizarse de un lado al otro, es decir, sus pies, tanto derechos como izquierdos, presentan una curiosa deformidad o alteración genética que les ha hecho ganarse el nombre de pueblo de pies de avestruz, aunque la verdad es que ellos prefieren llamarse los Vadoma, o la tribu Vadoma.

Sus pies, la verdad, son todo un espectáculo. Y no lo decimos en el sentido peyorativo, aunque seguramente en otras épocas a más de uno se le hubiera ocurrido que aquellos hombres fácilmente podrían exhibirse en un circo, al lado del niño-lobo y la mujer-barbuda. Pero la verdad es que nosotros no lo traemos a colación por mal gesto ni con saña, sino con una sorpresa absoluta, después de todo no todos los días se encuentra uno con un hombre de pies tan particulares como estos, y, aunque lo diferente a veces nos genere rechazo, tiene uno que sobreponerse de esos prejuicios y ver las cosas en su propia naturaleza: con sorpresa, sí, pero también con entendimiento.

Estos pies, decíamos, presentan una maravillosa particularidad: tienen dos amplios dedos deformados, enormes, grandes, grandísimos en comparación con los dedos de cualquier otro pueblo, un tanto más parecidos a dos enormes garras que a dedos propiamente. Es por ello que la tribu Vadoma se ha hecho famosa, aunque no precisamente en el estilo hollywoodense del término. Veámoslo, de todas manera, con respeto y admiración hacia esas personas que logran hacer de sus peculiaridades o limitaciones físicas todo un ejemplo de supervivencia y también de orgullo: vamos a visitar a la tribu Vadoma.

1. La historia de la tribu Vadoma

La tribu Vadoma.
Los pies de avestruz que caracterizan a esta tribu fueron registrados, por primera vez, en 1770.

Zimbabue, o en su traducción local, «casa de piedra», es uno de esos países de soberbia belleza donde podemos encontrar las cosas más increíbles y espectaculares. Basta con recordar que se halla situado justo entre el río Zambeze, las cataratas Victoria y el río Limpopo. Es justo al norte de este país y escondido entre una zona montañosa, donde se encuentra el pueblo de la tribu Vadoma, una de las últimas tribus de nuestro planeta. Es una zona casi inaccesible y es muy posible que debido a este aislamiento dicha característica física se haya hecho aún más patente.

Los vadoma son, la verdad sea dicha, un pueblo sencillo. Comen, como todos nosotros, duermen y, por supuesto, tienen otro tipo de necesidades, de esas que tienen que ver con fluidos que, para no caer en lo escatológico ni en lo erótico, no vamos a especificar aquí. En todo caso, se diferencia de nosotros solo por sus miembros inferiores, esos que nosotros usualmente escondemos en los zapatos o mostramos con coloridos tonos en las uñas, y en los cuales nosotros apenas reparamos. Pues bien, esos mismos ellos los tienen bastante distintos, todo debido a una condición física llamada, no tan comúnmente, ectrodactilia.

Los Vadoma están ahí, en ese pueblito de Zimbabue, tienen sus propios mitos y tradiciones, sus ritos y su propia manera de concebir y hacer la vida, como todos. Están ahí, decíamos, y están desde hace mucho, tanto así que a mediados del siglo XVIII la leyenda de estos hombres con enormes e irregulares pies ya era conocida en diversas partes del mundo, y los aventureros, a lo Julio Verne, se aventuraban en medio de este asombroso y extraño continente con el fin de averiguar si era cierto o no el mito de la tribu Vadoma.

2. La tribu Vadoma y la ectrodactilia

La ectrodactilia es una alteración donde los tres dedos centrales de los pies desaparecen para dar paso, únicamente, a dos prominentes garras que recuerdan mucho a los pies de una avestruz, y es tan poco común que si la escribes en word el corrector te dirá que el término no existe. Se trata en realidad de una alteración genética autosómico dominante originada por una alteración, un pequeño cambio en el cromosoma número siete,una mutación, como diría el Profesor X.

Esta enfermedad también es conocida como síndrome de Karsch-Neugebauer, y puede derivar no solamente en malformaciones de los miembros inferiores, sino también de los superiores, es decir, las manos. Mientras los pies disponen de una apariencia semejante al de las avestruces, las manos de las personas que padecen este síndrome suelen asumir una forma muy semejante a las pinzas de una langosta.

Pero no creas que esta característica es exclusiva de los Vadoma, en absoluto. De hecho, es mucho más frecuente de lo que crees. Digamos, tampoco es algo que le ocurra al 5% de la población, pero tampoco es algo absolutamente escaso: la ectrodactilia aparece en todo el mundo, aunque es realmente extraña o, al menos, no solemos verla con mucha frecuencia, pues aparece en una de cada 90.000 personas. Por lo tanto, si usted tuviera agregadas a unas 180.000 personas en Facebook, seguramente unas dos, en promedio, padecieran de esta condición que caracteriza a la tribu Vadoma.

Sin embargo, es importante destacas que, si bien la ectrodactilia se puede presentar en todo el mundo, en la tribu Vadoma es extremadamente común. «¿A qué se debe esto, profesor?». Bueno, yo no soy profesor, pero aventurémonos a averiguar: aparentemente la alta frecuencia de este síndrome dentro de los Vadoma se debe a su aislamiento y a una pequeña casualidad que se generó vaya a saber usted cuándo. Según especulan los científicos, este fenómeno debió aparecer con una frecuencia un poco inusitada dentro de la tribu en algún momento de su historia, y luego, a medida que hombres y mujeres se fueron reproduciendo, y teniendo algunos el gen recesivo y otros el gen dominante, poco a poco se fue transmitiendo en la aldea, lo que llevó a que cada vez fuera más frecuente y pasara de ser una irregularidad a ser lo común entre ellos.

Esta malformación, mutación o condición genética es bastante común además en la Tribu Talaunda, que se encuentra en Zimbabue y en Bostwana, por lo cual muchos científicos han especulado que esta tribu puede presentar algunos antepasados comunes con la tribu Vadoma.

3. La tribu Vadoma, una tribu como cualquier otra

La tribu Vadoma.
Pese a sus pies, son una tribu como cualquier otra.

Bueno, hasta aquí nos vamos entendiendo. Pero seguro que en algún punto te surgió la duda: Pero, ¿y cómo viven estas personas? Pues viven de una manera bastante regular. De hecho, para una persona con ectrodactilia sería más fácil adaptarse a vivir dentor de la tribu Vadoma que en el mundo cotidiano que usted y yo conocemos. Esto debido a que dentro de la tribu están perfectamente integrados, trabajan, tienen sus familias y viven felizmente en esas tierras que generación tras generación, han tenido siempre esta particularidad física.

De hecho, como te dijimos más arriba, este síndrome data por lo menos del siglo XVIII, cuando fue documentado por primera vez en 1770 por Jan Jacob Hartsinck, el director de la Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales. Sin embargo esta solo fue la primera vez que fue documentado, lo que no quiere decir que no existiera antes.

Don Jan Jacob Hartsinck lo vio pro primera vez tras un encuentro con un grupo de esclavos africanos que iban a ser llevados a la Guayana Holandesa. Tiempos de oscuridad y de graves violaciones contra los derechos humanos (cuando lejos estaba todavía el concepto de derechos humanos), en que muchos médicos vieron su momento para estudiar problemas genéticos de este tipo. Problemas que, a fin de cuentas, no eran solo exclusivos del pueblo africano, aunque enfermedades como la ectrodactilia eran más frecuentes en este continente.

Volviendo al tema de la tribu Vadoma, los hombres con pies de avestruz, debemos aclarar otra cosa en la que destacan, y es que sus pies, esos mismos que un extranjero pudiera ver con malos ojos, los han beneficiado enormemente en algo: los Vadomas son hábiles como el que más al momento de escalar un árbol. Tal parece que sus pies, aunque estéticamente fuera del canon, les dieron una ventaja dentro de la sabana africana, lo que los hace una de las tribus más sorprendentes del mundo. 

Bueno, hasta aquí todo lo que podíamos decirte sobre la tribu Vadoma. ¿Conoces alguna otra tribu de la que quieras que te hablemos? ¿Te gustaría conocer otras tribus? Déjanos tu opinión en los comentarios, ¡estaremos deseando leerte!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos también: Hadzaa: la tribu que caza como los escualos, Los Yanomami, una tribu muy curiosa y La tribu de las mujeres del plato en el labio. 

 

13 Comentarios

    • Aún más interesante, suponiendo que estos genes se propaguen más que los de pies normales, esto provocaría que los miembros de estas tribus, si no se mezclan con los de otras, dentro de unas pocas generaciones sean mayoritariamente de pies de este tipo.
      Es un cambio enorme (en apariencia) en unas pocas generaciones, y con una sola mutación….
      Espero no equivocarme en decir que es una muestra de lo que los modernos evolucionistas llaman equilibrio puntuado… es decir, una especia cambia poco durante mucho tiempo, y entonces pasa algo (cambio en el entorno o una mutación «conveniente» como esta) y la especie en poco tiempo se vuelve muy distinta, porque muchos cambios pequeños se acumulan sobre uno grande. Impresionante.

  1. […] Si ahondamos en su pasado descubriremos que se trata de un rincón del mundo no exento de cierto interés histórico: la isla fue descubierta en 1506 por el marino portugués Tristão da Cunha. Quién a pesar de darle nombre nunca llegó a conocerla en persona. De hecho, no puso ni un pie en esta tierra. Le pareció demasiado abrupta, con demasiados acantilados como para explorarla. Quizá por ello no fue hasta 400 años después, cuando los británicos empezaron a ocuparla poco a poco, como humildes asentamientos temporales en épocas de caza de focas y ballenas.También Estados Unidos la usó con el mismo fin, aunque llegado el siglo XX y a mediados de los años 50, los asentamientos temporales se volvieron fijos cuando se desarrolló la industria de la langosta y otros tipos de pesca bastante rentables. Era el momento de poblarla y de echar raíces.Puede que ahora te estés preguntando por las modernidades que dispone a día de hoy Tristán de Acuña. Bien, te diremos en primer lugar que no, no hay aeropuerto, el único contacto con el exterior llega, de hecho, una vez al año. ¿Cómo? Por mar y  gracias al barco RMS Saint Elena que llega siempre cargado de medicinas, libros, revistas, correo… y con alguna persona que quiera quedarse y se lleva al que quiera marcharse de la isla. Es un viaje de ida y vuelta que muchos suelen aprovechar.¿Y qué hay del WiFi? Sí, Internet llegó a la isla en el 2001, aunque la televisión llegó unos años después gracias a un técnico inglés que se responsabilizó de que los habitantes de Tristán de Acuña, pudieran distraerse con algo más que con el bello paisaje y su amenazante volcán. Aunque como ya debes deducir, quien viva aquí se debe únicamente a una clara elección personal muy firme. De hecho, y como curiosidad, te diremos que en 1961 la actividad volcánica hizo que todos los habitantes tuvieran que ser evacuados a Londres. ¿Imaginas la expectación?El contraste de escenario debió ser sobrecogedor y asombroso. Pero, ¿piensas que alguien de ellos eligió quedarse en la capital británica en lugar de volver? En absoluto, todos regresaron. Ahora bien, existe un inquietante problema con la población de Tristán de Acuña: la endogamia. Son 271 habitantes que forman 8 familias, ocho apellidos básicos. Un lugar al que los científicos suelen acercarse para estudiar muy de vez en cuando por su claro interés genético.Si deseas saber algo más de esta isla, podrás encontrar por ejemplo su referencia en uno de los cuentos de Edgar Allan Poe: “Las aventuras de Arthur Gordon Pym”. Mientras, te dejamos con otro interesante artículo: La tribu con los pies de avestruz” […]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here