¿Has escuchado hablar de las Uvas Arcoíris? Unos fascinantes racimos de distintos colores que han llamado la atención de todo internet por su particular belleza. Claro, ya habíamos visto las uvas rojas, vino, verdes o moradas, pero, ¿arcoíris? En Supercurioso esto nos agarro de sorpresa, pero no desprevenidos, así que al enterarnos inmediatamente nos pusimos a investigar todo lo que pudimos sobre las uvas arcoíris y te lo resumimos en un artículo para que te enteres de todo lo que tienes que saber al respecto.

Es posible que hayas oído hablar de ellas o incluso que tus ojos alguna vez hayan parpadeado asombrados por ese festival de sugerentes colores en un solo racimo de uvas. Pero, ¿son una auténtica variedad que podamos encontrar en tiendas? Y, si lo son, ¿dónde podemos adquirirlas? ¿Sería posible incluirlas en nuestras fiestas de fin de año con el fin acompañar cada campanada con una uva de distinto color? Sigue leyendo para que descubras estas y otras cosas respecto estas extrañas uvas que han conquistado internet.

¿Qué son las Uvas Arcoíris?

uvas arcoíris
Durante su proceso de maduración, las uvas van cambiando de tono.

La verdad es que las imágenes que han conquistado internet recientemente parecen más bien una ficción que una realidad, quizá una fotografía retocada con PhotoShop o algún artilugio, pero la verdad es que a todos nos han hecho dudar al menos un poco. Es decir, ¿uvas arcoíris? ¿Son reales? Seguro que son muchas las veces que has tropezado con estas sugerentes imágenes. Parecen frutas prohibidas, solo con imaginar un campo de vid orlado hasta arriba de este tipo de uvas, nos viene de inmediato a la cabeza cuentos como el de Alicia en el País de las Maravillas.

La verdad es que el tema de las uvas arcoíris es una verdad a medias o, si lo prefieres, una mentira parcial envuelta en una pequeña «leyenda urbana» que ha ganado bastante popularidad recientemente. ¿Quieres conocer el misterio de las uvas arcoíris? Sigue leyendo, aquí te lo develamos.

1. El misterio de las Uvas Arcoíris

uvas arcoíris.
Las imágenes de las uvas arcoíris se han popularizado en internet.

¿Existen las uvas arcoíris? Sí, sí existen. Sin embargo, te advertimos que no debes emocionarte todavía, pues por bellas que se vean estos frutos, de probarlas seguro las escupirías de inmediato, pues estas famosas uvas no tienen nada de delicioso. Por otro lado, la verdad es que poco tienen de inusual y de misterioso. La verdad es que las uvas arcoíris no son más que uvas ordinarias en etapa de maduración, razón por la cual si las probaras no te gustarían ni un poquito: sería como comerte un aguacate sin madurar, o un cambur verde.

Por cierto, aprovechando que estamos hablando de las uvas, te advertimos que estas frutas se encuentran entre las cosas que tu perro No debería comer jamás.

Entonces, ¿por qué no habíamos visto estas uvas antes? Pues por la sencilla razón de que nadie vende las uvas que no se han madurado. Sin embargo, es una certeza que estas imágenes de las llamadas uvas arcoíris han conquistado el internet, al menos por el breve momento que duran los boom mediáticos en los algoritmos de Google y en la memoria de las personas. ¿Cómo ocurrió? Pues seguramente por la visión de un fotógrafo que se topó con estos ramos y quiso fotografiarlos por razones puramente estéticas, y luego otros que lo siguieron y luego otros que armaron el mito de estas riquísimas y exclusivas frutas y, finalmente, cientos, miles y hasta cientos de miles que creyeron en esto y lo compartieron.

En conclusión, el misterio de las uvas arcoíris radica en la afición de aquellos que aman la fotografía y la naturaleza, y en alguna casualidad que se volvió viral. Seguramente  hasta tú mismo sueles fotografiar esos árboles que con la llegada del otoño se van vistiendo de fascinantes colores. Mientras unos dejan caer sus hojas a sus faldas o en los suelos de nuestros bosques o ciudades, otros relucen con tonos ocres, granates y llamativos marrones. Así pasa con las uvas, que se van coloreando en un proceso conocido como el envero, y que ofrece la explicación detrás de todo este gran misterio.

2. El envero

Uvas arcoíris.
Un buen proceso de maduración, denominado envero, le da a las uvas su tono real.

Las uvas experimentan una etapa de maduración más conocida como «envero» un período fascinante por los diversos colores en que se tornan los racimos. Durante este período de maduración, las uvas van cambiando su pigmentación, de manera que, por ejemplo, si la variedad de la uva es blanca, pasará por una coloración que irá del verde al amarillo. Por otro lado, si se trata de uvas tintas, la coloración discurrirá entre unas atractivas tonalidades verdes, después al rojo claro, a uno más intenso hasta derivar en el clásico morado fuerte tan atractivo a nuestros ojos y delicioso a nuestro paladar.

El envero es una fiesta de los colores en los campos de vid, ahí donde poder observar esas uvas inmaduras que aún mantienen sus tonalidades verdes oscuras, con una textura muy dura. Poco a poco, el sol va atravesando sus cuerpos para dotarlas de más dulzor y de nuevos colores, que van desde los amarillos hasta los rosados, desde los verdes claros hasta los morados. El envero finaliza cuando el racimo está completamente maduro, momento en que podremos sostener en nuestras manos ese tesoro natural en el cual todas las uvas relucen ya con un mismo color, apagando el misterio de las uvas arcoíris.

Las famosas uvas arcoíris no son, por lo tanto, ninguna variedad de uvas. En absoluto, es solo un proceso natural que muchos sommeliers adoran observar para intuir cómo será la cosecha de vino de ese año, y que se popularizó en internet causando grandes expectativas.

3. Una imagen popular en internet

Uvas arcoíris.
Durante el envero las uvas van cambiando de tono, lo que hace que algunos racimos se vean multicolores.

Así pues, reiteramos: a diferencia de la sandía cuadrada,  las uvas arcoíris no existen como una especie de uva, y lo reiteramos porque se han dado casos de personas que venden por internet estas supuestas semillas haciendo creer que son «uvas híbrido», variedades únicas que adornarán nuestros jardines y que nos deleitarán con su sabor en nuestros platos. Y no es verdad, al igual que tampoco son verdades absolutas muchas de las imágenes que circulan por la red, ya que se alteran digitalmente para exagerar las coloraciones, cuando no vienen alteradas desde el enfoque y el encuadre para hacernos ver otras cosas. El envero es sin duda la mejor época del año para hacer fotos a los racimos de uvas en su vid, pero el espectáculo no es tan fantasioso como nos hacen creer. Aún así, vale la pena verlo.

¿Existen? Sí, existen, pero no son una variedad de uvas, como ya explicamos más arriba, aunque es completamente normal si caíste en la confusión. Después de todo, no de gratis existe el dicho «Una imagen vale más que mil palabras». Así somos los hombres, sobre todo en esta época del internet en la que todos estamos interconectados y tenemos acceso, ahora más que nunca, a lo que ocurre en todos los confines de la tierra. Eso nos lleva a creer a veces en imposibles, o en cosas que consideramos ciertas simplemente por ver una imagen que nos lo demuestra o, cuando menos, nos hace creer que lo demuestra.

Sin embargo, al menos en lo que a este caso respecta, muchas veces puede tratarse de mitos urbanos, fotografías que se popularizaron y en las cuales se fue construyendo una historia que pudiera ser bonita, pero que en el fondo resulta ser pura fantasía. Así, las uvas arcoíris son un excelente ejemplo de lo crédulo que resultamos a veces en esta era que, más que de la información, pertenece a la desinformación y a los mitos urbanos, cuestión esta que debería llamarnos a la reflexión respecto a si debemos creer en todo lo que vemos, sobre todo si no conocemos la procedencia de lo que se nos muestra en la pantalla.

Después de todo, las uvas arcoíris no son más que un mito inocente, pero, ¿qué pasaría si las imágenes se utilizaran para manipular nuestra visión de la vida? ¿Qué pasaría si se utilizaran para hacernos creer en cosas que no son reales? ¿Es esto una simple advertencia o es algo que ya ocurre en nuestra vida cotidiana? Son cuestiones que deberíamos estarnos cuestionando en este momento, después de todo lo que creemos nos define, y los que saben hacernos creer o descreer cosas nos definen a nosotros. Por suerte, en el ser humano subsiste la duda, está ahí, latente, y solo falta ejercitarla con buen criterio para derrumbar los muros que nos quieran imponer.

Resuelto este misterio, te invitamos a averiguar por qué tomamos uvas con las doce campanadas. ¿La lección del día? Bueno, antes de creer, duda, investiga y pregúntanos, después de todo aquí en Supercurioso siempre estamos atentos a resolver tus inquietudes y nadie tan interesado como nosotros en llegar al fondo de asuntos como estos.

Esperamos que te haya gustado este artículo. ¿Sabes alguna otra cosa sobre el mito de las uvas arcoíris? ¿Quisieras agregar algo a este artículo? Déjanos tu respuesta en los comentarios, ¡estaremos deseando leerte! 

 

 

Si te ha gustado este artículo, no te pierdas tampoco Los beneficios de beber vino tinto, el por qué no abundan demasiado los alimentos azules y no te quedes sin descubrir estas frutas que seguro no conocías (y que sí existen en verdad).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here