Muchas veces seguimos a pies juntillas los consejos que nos dan familiares, amigos y vecinos para curar enfermedades leves o evitar contraerlas. Seguimos métodos tradicionales convencidos de que así sanaremos o no caeremos enfermos. En algunos casos mejoraremos, aunque en bastantes ocasiones, no será por los motivos que creemos. En otros, no tendrá ningún efecto lo que hagamos o incluso puede ser contraproducente. Vamos a descubrir 5 falsedades de la medicina popular.

5 falsedades de la medicina popular

1. La sopa de pollo cura los resfriados

En muchos hogares cuando alguien cae enfermo por una gripe o un constipado fuerte, se le prepara una sopa de pollo tradicional, con pasta y trocitos de ave. Parece que esta sopa contiene algo que contribuye al rápido restablecimiento del enfermo.

5 Falsedades de la medicina popular

Pero…no es así. La sopa nos proporciona una situación de confort al ser caliente y contener hidratos de carbono y gracias a los aminoácidos que contiene tiene un ligero efecto calmante. Hace que nos sintamos mejor, pero no tiene ninguna propiedad curativa.

2. Ponte una chaqueta o te constiparás

Cuando llega el invierno y el frío, inevitablemente se oye la frase «ponte una chaqueta o te constiparás» o «abrígate, que te vas a constipar«. Esto no es así. Los resfriados los causa un rinovirus que se contagia y nada tiene que ver con llevar más o menos abrigo. Hace más de medio siglo que esto es conocido y se siguen achacando los constipados a ir poco abrigado.

5 Falsedades de la medicina popular

En invierno proliferan los rinovirus porque estamos en espacios cerrados durante más tiempo y ese es el ambiente que les va mejor.

3. Si lees con poca luz o ves la televisión a oscuras, te quedarás ciego

Esta es otra de las falsedades de la medicina popular. En realidad si te sientas demasiado cerca del televisor o lo ves con poca luz, lo mismo que si lees sin la suficiente iluminación, no perjudicarás permanentemente a tu vista. Es una mala costumbre, pero los ojos se acostumbran a la oscuridad. Lo que si conseguirá es provocarte «fatiga visual» y posiblemente dolor de cabeza.

4. Poner agua oxigenada en las heridas mejora su curación

Cuando alguien se produce una pequeña herida o raspadura, lo normal es poner agua oxigenada. Se supone que desinfectará y con eso la curación de la herida será mejor y más rápida. Con toda confianza vemos las burbujas blancas que suben crepitando de la herida. Pero…el peróxido de hidrógeno arrasa con todo, mueren las bacterias y todo lo que encuentra en su camino el oxígeno liberado. Actualmente los médicos opinan que el agua oxigenada retrasa la cicatrización.

5. Bebe zumo de naranja si estás constipado, ya que estimula el sistema inmunológico

Ciertamente la vitamina C estimula el sistema inmunológico, pero hay que mantener el nivel de vitamina C a lo largo del tiempo. No sirve empezar a beber naranjada cuando se está constipado esperando que te cure. Si notas mejoría es por el efecto placebo, la naranjada no combatirá tu enfermedad. Sí será positivo para tu sistema inmunológico consumir, por ejemplo, naranjas o fresas de manera habitual.

5 Falsedades de la medicina popular

Como ves, en la mayoría de los casos, las falsedades de la medicina popular tienen un fondo de verdad, pero todos esos remedios no tienen el rigor que muchas veces les suponemos y es bueno saberlo para valorarlos como merecen.

Si te ha interesado este artículo, quizá quieras conocer 7 antiguos remedios medievales.

Imágen: mj ecker

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here