Valora este post

¿Eres alérgico al maní? Si no es así, seguramente conoces a alguien que sí lo es, una de esas personas que tienen que estar al menos a unos 200 kilómetros de distancia del cacahuete más cercano o sufren un paro cardíaco, una de esas personas que se hinchan e hinchan de solo entrar en contacto con este fruto. La verdad es que las alergias alimenticias son muy variadas, e incluso hay algunas alergias superextrañas  que nos sorprenden constantemente. Pero la alergia al maní o la alergia al cacahuete merece, entre todas estas, un lugar especial, primero por ser tan frecuente, pero también por ser tan impactante, cosa que nos llamó poderosamente la atención en Supercurioso, y por lo cual decidimos emprender una investigación y, después de leer bastante, redactamos este artículo.

Entonces, ¿eres alérgico al cacahuete? ¿Sí? ¿No? Lee esta nota para que descubras por qué tantas personas lo son.

¿Por qué tantas personas sufren de alergia al cacahuete?

alergia al maní, alergia al cacahuete.
La alergia al maní puede ser letal si no se detecta a tiempo.

Quizá te parezca, en principio, una tontería, una cuestión risible, una simple alergia, pero no lo es. Para ponerte en contexto, nada más en los Estados Unidos 1.8 millones de niños sufren de alergia al maní, y la cifra va en aumento. Tanto así que de 1997 al 2008, la cantidad de personas que padecen de alegría al cacahuete se triplicó, y es bastante común en lugares como Canadá, el Reino Unido y Australia.

Además, la alergia al maní es una de las causas más comunes de asfixia inducida por los alimentos: un verdadero peligro para la vida de los niños y los adultos si no se toman las previsiones necesarias de forma inmediata.

1. El cacahuete

El maní o cacahuete forma parte de nuestra vida cotidiana, está ahí, en muchos de los alimentos de consumimos, en forma de mantequilla de maní, como dulce de cacahuete o simplemente como un agregado a otros alimentos para mejorar su sabor. Por ejemplo, la mantequilla de cacahuete es muy popular en los Estados Unidos, sobre todo en esos famosos sándwiches de mantequilla de maní y jalea. Pero el maní también es usado en muchos de los alimentos que consumimos a diario, ya sea para darle forma (muchas industrias lo usan para hacer crecer las tortas y otros postres) o para darle sabor. Además, ¿sabías que el cacahuete es uno de los ingredientes de la  dinamita?

El maní, aunque suele asociarse frecuentemente con las nueces, es una legumbre, fruto de una vaina de la que brotan estas semillas tan apreciadas en la gastronomía. Por ser tan escasos de agua, se le asocia también a los frutos secos, y es un alimento energético rico en grasas y proteínas. Sin embargo, para las personas que presentan alergia al maní son un alimento que puede resultar letal. Pero, ¿por qué tantas personas sufren de alergia al cacahuete? No es una cuestión baladí, sobre todo si se toma en cuenta que para el año 1900 no se contabilizaba ni una sola persona que sufriera de alergia al maní en los Estados Unidos. No obstante, hoy se encuentra entre los alimentos más letales del mundo. 

2. ¿Por qué tantas personas presentan alergia al maní?

alergia al maní, alergia al cacahuete.
El aumento de la alergia al cacahuete ha hecho que los científicos generen diversas teorías al respecto.

Para empezar tenemos que decir que en la actualidad no hay una teoría unificada respecto al aumento de la alergia al cacahuete en el mundo, sino varias teorías, en vista de que ninguna presenta evidencias suficientes para ser la definitiva. La primera de estas teorías sobre la alergia al maní señala que la comida moderna que comemos representa un ataque continuo a nuestro sistema inmunitario. Y, en vista de que parte de estos alimentos contienen maní o derivados, que son considerados alérgenos alimentarios, o sea, alimentos que favorecen la aparición de las alergias, es esto lo que está causando el aumento de la alergia al maní en el mundo.

Otra de las teorías acerca del aumento de la alergia al maní, y que se desprende de la primera, se refiere al modo en el que se procesa el cacahuete. En Occidente (léase sobre todo Estados Unidos) el maní se tuesta, y este proceso altera sus proteínas generando en el sistema inmunitario humano estas reacciones, es decir, la alergia al maní. Los defensores de esta teoría se basan en que en otros países, en China, por ejemplo, el maní se hierve, lo cual ha mantenido los índices de alergia al cacahuete realmente bajos. En otras zonas asiáticas comen el maní cocido, crudo o frito, y en mucha mayor cantidad que en Occidente, y sin embargo no hay tantas personas que sufren alergia al maní.

Una tercera teoría dice que el aumento de la alergia al maní se debe a la insuficiente exposición a la luz solar que hoy en día padecen los niños, debida, entre otras cosas, al enorme tiempo que le dedican a los videojuegos y la televisión, lo que causa las llamadas lesiones tecnológicas. La vitamina D presente en la luz solar es indispensable para un sano desarrollo y crecimiento del cuerpo, y además hace que el sistema inmune reconozca ciertas sustancias y genere tolerancia a ellas. Cuando los chicos pasan menos tiempo al aire libre puede presentarse una severa deficiencia de vitamina D, y sus metabolismos pueden comenzar a sentir como un peligro las proteínas del maní.

Otra de las teorías tiene que ver con las vacunas. Y es que muchas vacunas se elaboran con excipientes derivados principalmente de aceite de maní. Dado que es un aceite bastante barato de producir, el aceite refinado de este fruto seco fue ámpliamente adoptado durante la década de 1960 para hacer vacunas por su eficaz capacidad conservante. De hecho, es en los 90 cuando aparece la mayor incidencia de esta alergia, quizás por la expansión cada vez más grande de las vacunas infantiles.

Sin embargo, una última teoría indica que el aumento de la alergia al cacahuete se debe, precisamente, a la baja exposición que los niños tienen al cacahuete. ¿Qué? ¿Cómo? Sí, así como lo lees. ¿No lo entiendes? No te preocupes, nosotros tampoco lo captamos a la primera, así que aquí te lo explicamos.

3. La alergia al maní puede ser causada por… la ausencia de maní

En vista del aumento de la alergia al maní, muchos investigadores se han lanzado a investigar el hecho desde todas sus ramas. Es el caso, por ejemplo, de los investigadores del King’s College de Londres, quienes durante años realizaron un estudio en el cual le hicieron un seguimiento exhaustivo a unos 640 bebés, a los cuales empezaron a estudiar cuando solo contaban entre 4 y 10 meses de edad.

¿Y en qué consistía este estudio? Pues bien, los investigadores decidieron darle a la mitad de estos niños a comer cacahuete con regularidad, mientras que a la otra mitad no les dieron maní, y así fueron dejando pasar los años. Los niños crecieron, cumplieron un año, luego dos, luego tres, después cuatro y finalmente alcanzaron los 5 años de edad, cuando los estudiosos decidieron parar el estudio para analizar los datos recopilados hasta entonces.

Llegados a este punto, los investigadores decidieron exponer a todos estos niños al contacto con el maní. Entonces, ¿qué ocurrió? Pues lo inesperado: que del grupo que había estado en contacto regular con el maní solo un 3.2% desarrolló alergia al maní, mientras que del otro grupo un 17% creció con alergia al cacahuete. Digámoslo, pues, en proporciones: seis veces más que el grupo que estuvo expuesto al maní con frecuencia.

Pero, ¿qué sugiere esto? Bueno, los especialistas parecen indicar que exponer el sistema imunológico del niño desde temprana edad a diversas sustancias consideradas alérgenes puede hacer que el niño desarrolle mayor resistencia a las alergias, y, por lo tanto, que el aumento de la alergia al cacahuete puede deberse, precisamente, al poco contacto que los niños tienen con este alimento desde su temprana infancia.

La cuestión no deja de ser curiosa pues, precisamente en Inglaterra, la Asociación Pediátrica había recomendado, desde el año 2009, que se retrase la exposición de los niños al maní hasta los tres años, cuestión que iba en franca contradicción con todas las cifras, pues la incidencia de alergias al maní es mucho mayor en los países donde se come por primera vez estando mayor, que en los países donde desde pequeños es una costumbre. Otro dato curioso: se presentan más alergias en los países desarrollados que los que están en vías de desarrollo.

 

4. Los peligros de un ataque de alergia al cacahuete

alergia al maní, alergia al cacahuete
¿Sufres de alergia al cacahuete? ¡Cuidado! Evita el contacto de cualquiera de estas formas.

Alergias hay a casi todo, es una cuestión sumamente frecuente y, además, misteriosa para la ciencia, que no ha podido descifrar por qué unas personas sufren de alergias y otras no. Lo curioso es que la alergia al maní, específicamente, parece estar causando reacciones inmunológicas notablemente violentas, quizás porque contiene proteínas que no están presentes en otros alimentos.

La alergia al maní ocurre cuando el sistema inmunitario de un individuo identifica los componentes del maní como dañinas, esto no porque sean danñinas en sí mismas, sino por un error del cuerpo humano. Cuando esto ocurre, el cuerpo libera diversas sustancias en el torrente sanguíneo, para «defenderse» del ataque, lo que se suele traducir en síntomas que pueden ser desde leves, como una simple comezón, hasta graves, como la anafilaxia o asfixia, la cual, si no se busca una forma de controlar la alergia, puede matar al individuo. Es por ello que la alergia al cacahuete no es ningún chiste.

Ahora bien, este contacto con el maní no tiene que ser necesariamente directo para que la persona afectada sufra un ataque. Si bien la causa más frecuente de un ataque de alergia es el comer maní, a veces el simple contacto con la piel del cacahuete puede desembocar en una reacción alérgica. Y, aún más, el consumo de un alimento que, durante su procesamiento, estuvo expuesto o en contacto con maní, puede desencadenar, igualmente, una reacción grave. Incluso, y esto es más grave todavía, se puede provocar una reacción alérgica al inhalar polvo o aerosoles que contengan maní.

Ahora, ya lo sabes, la alergia al maní o cacahuete no es una cosa que debamos tomarnos a modo de chiste, sino algo que debe preocuparnos bastante. ¿Te ha gustado este artículo? ¿Conoces alguna otra alergia igual de grave? Déjanos tu opinión en los comentarios, ¡estaremos deseando leerte!

También te invitamos a leer: Problemas que solo las personas con alergias entenderán, y ¿Simple resaca o alergia al alcohol?

6 Comentarios

  1. En México se conoce como Cacahuate y no conozco a personas que sean alérgicas. Deberías de dar referencias de donde es la información

    • Bueno, en el artículo se dice que en los países subdesarrollados hay menos alérgicos que en los desarrollados. Y más arriba hay una mención que dice «léase sobre todo Estados Unidos», donde es mucho más común este tipo de alergias. Yo soy de Venezuela y creo que tampoco conozco a nadie alérgico al maní

  2. En mi país ECUADOR nuestra gastronomía el maní juega un papel importante, tanto en la comida costera como en las comidas de la sierra, el oriente y en las Islas Galápagos, me gusto mucho este artículo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here